Ezzio Ramos

En Facebook, una publicación compartió una captura del sitio web de Moderna en el que la farmacéutica compara la tecnología del ARN mensajero, presente en su vacuna contra la COVID-19, con un software de computadora.

Supuestamente, esto revelaría que las vacunas desarrolladas con dicho mecanismo estarían preparando a los humanos para un “sistema de control” diseñado para alterar sus “funciones celulares y biológicas”. No obstante, es engañoso concluir esto a partir de la información proporcionada por Moderna.

Publicación afirma que la vacuna de Moderna podría controlar "funciones celulares y biológicas". Foto: captura en Facebook

La publicación, que ha sido compartida más de 480 veces, tergiversa el contenido del sitio de Moderna dedicado a explicar la plataforma de ARN mensajero, al que describe como el “software de la vida” y compara con un sistema operativo. Esta tecnología ha sido utilizada por la compañía estadounidense para desarrollar una vacuna contra la COVID-19 que reporta una eficacia del 94%.

“Moderna ahora está haciendo pública la verdad detrás de la plataforma de vacunas ARN”, menciona el post. De acuerdo con el texto, la tecnología presente en la vacuna de Moderna estaría “preparando a los seres humanos a un sistema de control diseñado para alteración y por ende control de sus funciones celulares y biológicas en un futuro imprevisible”.

La tecnología ARNm no puede controlar “funciones celulares y biológicas”

Verificador ha explicado en ocasiones anteriores el funcionamiento de las vacunas contra la COVID-19 que emplean la tecnología de ARN mensajero, las cuales no modifican el ADN de las personas, como anuncian diversos bulos.

En comunicación con este medio, el doctor en Inmunología Comparada Juan More Bayona explicó que, en este tipo de vacunas, el ARN mensajero únicamente ingresa al citoplasma de la célula. Ahí, se dirige hacia los ribosomas, que se encargan de producir proteínas. Señaló que, para el caso de la COVID-19, producir la proteína S del virus genera una reacción contra la misma, lo que evitaría un posible contagio.

Con respecto al posible “control” de las funciones celulares y biológicas atribuido a esta tecnología, el médico Enrique Cornejo Cisneros, máster en Ciencias con mención en Investigación Clínica, sostuvo que el ARN “no tiene el poder para cambiar los procesos de las células”.

Explicó que esta sustancia, producida por las células de manera normal, contiene instrucciones para hacer algo concreto y específico en el cuerpo. “El ARN no puede hacer más que para lo que fue diseñado o programado. No puede dar una serie de instrucciones múltiples o complejas”, dado que solo tiene una función.

En tal sentido, las vacunas con tecnología de ARN mensajero, indicó Cornejo, cuentan con un segmento de información que le indica a la célula que produzca solamente “una proteína como la espina del virus [la proteína S]”. “No le puede ordenar nada más”, ni puede inducir a que las células “hagan cosas que no están destinadas a hacer”. A ello, el especialista agregó que la vacuna solo vive unas horas en el organismo, es decir, no puede dar instrucciones a las células durante un tiempo prolongado.

Para efectuar el supuesto “sistema de control” que alteraría las funciones celulares y biológicas del ser humano, como asegura la publicación viral, Cornejo explicó que se tendría que manipular el ADN. Ahí está contenida “toda la información de cómo la célula hace todos sus procesos en el cuerpo”, mientras que el ARN “tiene un pedazo de información muy concreta”. Sin embargo, como hemos visto anteriormente, la vacuna no modifica los genes.

Tal como precisó Juan More a Verificador, el ARN mensajero solo ingresa al citoplasma de la célula. Para poder afectar el genoma, tendría que acceder al núcleo, el cual está protegido por enzimas contra el ingreso de agentes extraños.

Conclusión

La tecnología de ARN mensajero presente en la vacuna de Moderna no puede controlar las “funciones celulares y biológicas” de las personas. Esta plataforma contiene instrucciones concretas y específicas, y no tiene el poder para cambiar los procesos de las células. En consecuencia, calificamos esta publicación como engañosa.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.