Lizeth Román

Liz_Roman_23

En Facebook, un post llama “genocida” al presidente de la República del Perú, Francisco Sagasti, porque el mandatario supuestamente no quiere “que los que tienen plata se vacunen”. Sin embargo, este contenido es impreciso porque fue sacado de contexto.

Viral atribuye la frase a Francisco Sagasti. Foto: captura en Facebook.

Actualmente, en el Congreso de La República existen proyectos legislativos para que las empresas privadas y los gobiernos regionales puedan comprar y distribuir las vacunas. Aunque el ministro de Salud, Oscar Ugarte, y la primera ministra, Violeta Bermúdez, han señalado que eso no es posible porque generaría desigualdad en el proceso de inmunización, estas propuestas están en la agenda política.

Entrevista de Francisco Sagasti en Cuarto Poder

Francisco Sagasti fue entrevistado en Cuarto Poder, el 28 de febrero de 2021. En una parte, la conductora Mávila Huertas abordó una pregunta relacionada a la posibilidad de que los privados adquieran las vacunas de Sinopharm y Pfizer.

El presidente contestó que esos dos laboratorios no venden las vacunas a los privados, solo a los Gobiernos. Ante ello, la periodista consultó: “Entonces, por el momento, no existe esa posibilidad, pero no es que el Gobierno esté prohibiendo (adquirir las vacunas)”.

Ante ello, Francisco Sagasti respondió lo siguiente: “Lo que no queremos es que el que tiene plata se vacune y el que no la tiene no se vacune. Eso no queremos”. Como se aprecia, el post de Facebook tomó una parte de la declaración del mandatario para tergiversar el sentido de su respuesta.

Incluso, cuando Huertas le dijo que existen trabajadores que no tienen dinero, pero tienen jefes que sí poseen dinero para vacunarlos, Sagasti sostuvo que esas personas no son más o menos importantes que un trabajador independiente o que un informal con esa misma necesidad.

Sentenció que el hecho de que los privados no accedan a las vacunas era sobre todo por un principio de equidad en el proceso de vacunación.

La vacunación debe priorizar a las personas más vulnerables y expuestas a la COVID-19

En el Perú, la campaña de vacunación comenzó en febrero tras la llegada del primer lote de las vacunas Sinopharm. De acuerdo a la web del Ministerio de Salud (Minsa), esta consistiría en tres fases.

Los primeros en inmunizarse son aquellos que forman parte de la “primera línea de atención contra la COVID-19”, como el personal de salud del Minsa, Sisol, sanidades de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú (PNP), así como las clínicas. A ellos se suman el personal del Ejército, PNP, Cruz Roja, entre otros.

En la segunda fase, se hallan todos los adultos mayores de 60 años, personas con comorbilidad, los pueblos indígenas, personal del INPE y personas privadas de la libertad. En la última etapa del plan de vacunación, están las personas de 18 a 59 años.

No obstante, aunque las personas mayores estaban consideradas en la segunda fase, el Gobierno ha decidido que este grupo será priorizado con la vacunación en la primera etapa. Por ello, se comenzará a inmunizar a los adultos con las dosis de Pfizer.

Vacunación. Foto: captura web Minsa.

Ante la posibilidad de que el sector privado acceda a la adquisición de las vacunas, Juan More Bayona, doctor en inmunología, comentó a Verificador de La República que esto podría ocasionar un aumento de los precios y la escasez de estas soluciones. Pero, sobre todo, según el especialista, no se cumpliría el criterio epidemiológico e inmunológico que consiste en priorizar la vacunación de las personas más susceptibles a la COVID-19 y así dejar de saturar los hospitales y reducir el índice de mortalidad.

“En ese contexto, evidentemente todos los países están buscando acceder a la vacunas, que cuentan con autorización de uso de emergencia, y lo que se está haciendo es tratar de mantener un orden en cuanto a la distribución de las vacunas a nivel global, priorizando el trato de las farmacéuticas con los Estados”, detalló.

Explicó que si “comenzamos a empujar el carro” para que ingresen las privadas, no solo entrarán las locales, sino “las privadas del mundo”, lo que producirá una competencia y, por ende, el incremento de los precios y los retrasos de los acuerdos con los Estados. “Evidentemente, no hay una competencia (con las privadas a nivel mundial). Esas privadas del mundo tendrán mayor posibilidad de acceso a las vacunas, y ya con la escasez, esta aumentaría aún más”, dijo.

More enfatizó en que actualmente ya existe una escasez de vacunas y, por ello, la idea es priorizar la inmunización a las personas que sean más susceptibles, sea por alguna comorbilidad o por exposición, como los de la primera línea. “Los adultos mayores, pacientes con comorbilidad, que precisamente ya conocemos más de un año, son los que más saturan los hospitales, que tienen la mortalidad más alta”, declaró.

En ese sentido, sostuvo: “La idea es priorizar y la forma de priorizar a los susceptibles es manejarlo con un orden (…) El manejo estatal de las vacunas, que es lo que se hace en el mundo, es lo más ordenado que tenemos ahora dentro de toda esta incertidumbre”.

Por su parte, el médico epidemiólogo Antonio Quispe, investigador y docente de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), manifestó a este medio que el criterio epidemiológico permite priorizar las vacunas, dado que el Perú no cuenta con muchas.

Expresó que si hay pocas soluciones, se debe primar a los de la primera línea, lo cual se está haciendo, ya que estos profesionales de salud enfrentan un “riesgo ocupacional” al estar en contacto con pacientes COVID-19. Añadió que si se cuenta con más vacunas, se debe inmunizar a los adultos mayores, algo que el Gobierno reconsideró. Esta población se encontraba en la segunda fase de vacunación, y ya pasó a la primera.

Quispe explicó que las personas con edad avanzada forman parte del grupo de los vulnerables, entendido como un grupo con alto riesgo de muerte por la COVID-19, y añadió que a este grupo se suman aquellos con comorbilidades, obesos y fumadores.

Respecto a la adquisición de las vacunas por los privados, el especialista sostuvo que eso es básicamente para “saltarse la fila”. “Esto (sería) una injusticia social por cuanto las vacunas son un bien público, y como bien público el Estado tiene la responsabilidad de garantizar el acceso universal y gratuito (…) Eso es incorrecto a nivel ético, legal y epidemiológico”, expuso.

Conclusión

El post es impreciso porque la información sobre la vacunación a las personas con dinero atribuida a Francisco Sagasti está incompleta y fue sacada de contexto. El mandatario dijo que por una razón de igualdad, no quería que las personas con dinero accedan a las vacunas, mientras que aquellos que no tienen no lo logren.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.