ALERTA - Castillo superó a Fujimori al 100% de actas contabilizadas por ONPE

No, no existe una “nueva cepa” de la COVID-19 que afecta a los niños

Verificador LR

No, no existe una “nueva cepa” de la COVID-19 que afecta a los niños. Foto: composición LR
No, no existe una “nueva cepa” de la COVID-19 que afecta a los niños. Foto: composición LR

Una publicación en redes sociales asegura que se ha descubierto una cepa del nuevo coronavirus. Sin embargo, eso es falso.

Una publicación en Facebook difundió desinformación sobre la manera en que el nuevo coronavirus podría afectar a los menores. “Nueva cepa de COVID-19 ‘golpea’ a los niños”, aseguró el post que ha sido compartido más de 2.300 veces. Sin embargo, es erróneo.

coronavirus, falso

No existe una “nueva cepa” de la COVID-19

La publicación alerta sobre la aparición de una nueva cepa de la COVID-19; sin embargo, esa aseveración es falsa. Hasta el momento solo existe una cepa (el SARS-CoV-2), pero se han detectado variantes de dicho virus.

El médico infectólogo Alejandro Macías explicó a CNN que una variante es la acumulación de mutaciones en un virus y que esta se convierte en cepa cuando se confirma que tiene un comportamiento específico y diferente al del virus inicial. Por ahora, se han alertado sobre tres variantes, principalmente la británica (B117), la sudafricana ( 501Y.V2) y la brasileña (P.1)

Tras revisar las características que se han reportado sobre cada una de ellas, concluimos que la publicación podría referirse a la variante británica debido a que, a finales de diciembre, se informó que era una variante más susceptible a los menores.

No hay evidencia de que la variante británica afecte particularmente a los niños

En diciembre del 2020, los medios comunicaron que la variante británica parecía afectar en mayor medida a los niños. Sin embargo, con el paso de los meses, la expansión de la variante a otros países y las investigaciones llevadas a cabo, esa hipótesis ha sido descartada.

A finales de diciembre, la revista British Medical Journal (BMJ) publicó un artículo en el que señalaba que la variante B117 podría ser la responsable del cambio de tendencia de contagios en el Reino Unido, ya que se percibió un aumento en los casos de menores de 15 años.

Ante dicha publicación, la jefa del departamento de enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres, Wendy Barclay, aclaró que los hallazgos que tenían hasta ese momento no apuntaban a que la variante afectaba particularmente a los niños. “No estamos diciendo que este es un virus que ataca específicamente a los niños o que es más específico en su capacidad para infectar a los niños, pero sabemos que el SARS-CoV-2, tal como surgió, no fue tan eficaz para infectar a los niños como a los adultos”, indicó en el documento.

Asimismo, una investigación reciente de la Salud Pública de Inglaterra (PHE, por sus siglas en inglés) que evalúo a más de 20.000 personas, entre ellas casi 3.000 niños menores de 10 años, concluyó que la variante británica se propaga con más facilidad entre los niños así como entre los adultos.

“La variante no necesariamente afecta a los niños en particular, pero sabemos que aumenta la transmisibilidad en todos los grupos etarios”, declaró Muge Cevik, consejera científica del gobierno británico, a The New York Times.

Además, el estudio publicado determinó que los niños tienen la mitad de probabilidades que los adultos de transmitir la variante. “Al principio hubo mucha especulación que sugería que los niños propagaban más esta variante, pero eso no es lo que sucede realmente”, agregó Cevik.

Finalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también resaltó que los cambios detectados en la nueva variante británica están relacionados con la velocidad de la transmisión, mas no con la severidad de la enfermedad en un grupo etáreo en particular. “La variante del virus que se identificó en el Reino Unido, notó un aumento en la transmisibilidad en todos los grupos de edad. Esto incluye también una mayor transmisión entre los niños más pequeños”, indicó la epidemióloga Maria Van Kerkhove.

Los síntomas de la COVID-19 no han cambiado

El post viral asegura que los síntomas de la “nueva cepa” son diarrea, vómito y fiebre. Sin embargo, las nuevas variantes halladas hasta el momento han demostrado cambios principalmente en la transmisión del virus, pero no en la sintomatología.

La OMS advirtió que la mayoría de personas infectadas tienen síntomas respiratorios y que las recomendaciones siguen siendo lavarse las manos con frecuencia, mantener la distancia, utilizar mascarillas cuando sea apropiado y asegurar una buena ventilación.

Asimismo, Maria Van Kerkhove, especialista del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, detalló que los síntomas suelen ser los mismos y que, aunque a veces los niños presenten síntomas estomacales, estos no son graves. “Algunos niños pueden tener síntomas gastrointestinales como diarrea o vómitos, pero tienden a ser más leves”, dijo.

Conclusión

Hasta el momento se han hallado tres variantes del virus SARS-CoV-2, pero ninguna “nueva cepa”. Además, estudios han revelado que la variante británica no afecta más a los niños y tampoco ha cambiado los síntomas de la enfermedad. Por lo tanto, es falso que existe una “nueva cepa” de la COVID-19 que afecta a los niños.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.