Itzia  Huillcahuari

En redes sociales, una publicación alerta sobre un “fuerte terremoto” que se producirá en los próximos días. De acuerdo con esta información, el fenómeno sísmico ocurrirá a causa de una tormenta solar. “EMC confirmada es la más fuerte que ha soportado la Tierra en el 2021”, continúa el escrito, acompañado de una imagen y varias etiquetas de países como Perú, Chile y Ecuador. Dicho contenido es falso.

Publicación falsa de Facebook. Foto: captura

Es conveniente precisar, en primer lugar, qué es una tormenta solar y una EMC (eyección de masa coronal). Un artículo anterior de Verificador de La República explica sobre la actividad del Sol durante su ciclo, que dura 11 años. Dicha actividad solar comprende una serie de fenómenos como erupciones, viento solares, llamaradas solares y eyecciones de masa coronal.

La NASA explica que estos últimos son uno de los principales tipos de explosiones que produce el Sol. Se tratan de nubes gigantes de material solar en expansión y tardan entre uno y tres días en llegar a la Tierra. Cuando esto sucede, las eyecciones pueden impactar satélites en el espacio o interferir con las comunicaciones por radio.

Actividad solar. Foto: La República.

El doctor Nobar Baella, investigador y astrónomo del Instituto Geofísico del Perú (IGP), precisa que la probabilidad de que esto se dé aumenta cuando las EMC poseen mucha intensidad, más frecuentes durante una mayor actividad solar.

“Básicamente, una eyección ocurre cuando el Sol expulsa parte de su corona en forma de energía con una cantidad de cargas eléctricas (núcleos de helio, protones y electrones), y van en todas direcciones. Esto sucede con mayor probabilidad cuando hay un máximo solar (etapa más activa del Sol)”, resalta el astrónomo.

Una tormenta solar, por su parte, se da cuando una EMC o una corriente de viento solar de alta velocidad llega a la Tierra y golpea con fuerza la magnetosfera (la capa exterior de su campo magnético) generando una perturbación. Su intensidad se mide por magnitudes del 1 al 5.

El Northern Lighthouse Project, de la Sociedad del Norte de Astronomía, califica estos grados como menor (G1), moderado (G2), fuerte (G3), severo (G4) y extremo (G5). En un ciclo solar (11 años), las tormentas G1 ocurren aproximadamente 1.700 veces; las G2, 600; las G3, 200; las G4,100 y las G5, 4 veces. Los efectos que pueden provocar varían desde fluctuaciones débiles en la red eléctrica hasta graves afectaciones a los sistemas de energía, según el nivel que posea.

Hay alerta de tormenta solar de categoría menor entre el 23 y el 24 de febrero

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos emitió hace unos días una alerta de tormenta solar, vigente para los días 23 y 24 de febrero (UTC). Su sistema de vigilancia identificó la categoría de este fenómeno en intensidad menor (G1), producida por una eyección de masa coronal registrada el 20 de este mes.

Alerta del NOAA sobre una tormenta solar de grado 1. Foto: captura

El director de Astronomía y Ciencias Espaciales del Conida, doctor Jorge Samanes, refiere que es completamente normal que la actividad solar aumente, debido a que el Sol está en su primer año del ciclo en un proceso de llegar a su máximo, previsto para el 2025. Es decir, el astro continuará presentando eyecciones de masa coronal y otros eventos hasta entonces, aunque actualmente su frecuencia es menor.

“La actividad solar está aumentado, pero de todas maneras la frecuencia de eyecciones no es tanta como sí lo es durante un máximo solar. Ahí podemos ver un mayor número de eyecciones y de explosiones solares”, afirma.

El aumento de la actividad solar en los próximos años no significa que acontezcan perturbaciones de importancia. Mucho menos puede provocar un terremoto, como manifiesta la publicación de Facebook, ya que se habla de mecanismos diferentes y ajenos hasta lo que se conoce.

“Pueden detectarse eyecciones y tormentas sí, pero como hay varios niveles tendrían que ser muy fuertes para tener efectos notorios en la Tierra. Aun así, no hay ningún mecanismo conocido actualmente que relacione una tormenta solar con los terremotos, no hay conocimiento científico de eso”, resalta Baella.

Conclusión

Las tormentas solares forman parte de la actividad del Sol. En un ciclo, que dura 11 años, estos eventos suceden varias veces como consecuencia de las eyecciones de masa solar (EMC). Sin embargo, poseen diferentes niveles de intensidad y los de mayor grado ocurren con menor frecuencia. Por otro lado, los terremotos acontecen por un mecanismo ajeno a la actividad solar, según se conoce actualmente.

En ese sentido, la publicación analizada en este artículo es falsa. No se ha pronosticado para los próximos días ninguna tormenta solar significativa. Tampoco una EMC “fuerte” y no se producirá un terremoto a causa de esto.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).