Verificador LR

VerificadorLR

10 Feb 2021 | 12:00 h

En Facebook, un post publicado el 8 de febrero de 2021 anuncia que “China no usa su vacuna”. Luego, añade que mientras el Perú hace un “show” sobre la llegada de las vacunas —desarrolladas por el laboratorio Sinopharm— “el país oriental ni siquiera usa su vacuna y su Gobierno compra vacunas de otros países”.

Para justificar su información, adjunta una captura de un artículo del medio argentino Infobae cuyo titular dice: “China comprará 100 millones de dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el coronavirus”.

La publicación ha alcanzado más de 600 interacciones y 500 comentarios en la red social; sin embargo, su contenido es engañoso. El gigante asiático sí usa la vacuna de Sinopharm desde julio de 2020 y el pedido de compra fue parte de un acuerdo estratégico.

Post dice que “China no usa su vacuna” contra la COVID-19. Foto: captura en Facebook

El pasado 7 de febrero de este año, el Perú recibió 300.000 dosis de las vacunas de Sinopharm para frenar el brote del nuevo coronavirus. Estas fueron el primer lote del millón de dosis pactadas entre nuestro país y China.

Vacuna de Sinopharm

De acuerdo a un informe de la CNN del 3 de enero de 2021, el laboratorio chino Sinopharm cuenta con dos vacunas — las cuales fueron desarrolladas a partir de coronavirus obtenidos de pacientes de Beijing y Wuhan—. La primera se realiza en colaboración con el Instituto de Productos Biológicos de Beijing y es aquella que arribó al Perú.

“Ambos tipos de virus se cultivaron y de ellos se obtuvieron dos vacunas que se desarrollaron siguiendo el tradicional método de inactivarlos con sustancias químicas. Una vez inactivados, los virus pierden su capacidad de causar infección, pero mantienen su capacidad de despertar la formación de anticuerpos neutralizantes por el sistema de defensa”, dice.

Además, CNN cita los resultados de The Lancet, publicados en enero de 2021, que demuestran que la vacuna de Sinopharm —haciendo referencia a la de Beijing— “es segura y capaz de estimular la producción de anticuerpos neutralizantes”. Además, comunica que la eficacia de la vacuna es de 79,34%.

¿China no usa la vacuna de Sinopharm porque compra vacunas de otros países?

La captura del post proviene de un artículo de Infobae, publicado el 16 de diciembre del año 2020. En este, el medio argentino informa sobre la importación de China de “al menos 100 millones de dosis de la vacuna” de BioNTech-Pfizer contra el nuevo coronavirus para el 2021.

Artículo de Infobae. Foto: captura web Infobae

Sin embargo, en el tercer párrafo, el mismo medio argentino señala lo siguiente: “Los laboratorios chinos también trabajan en vacunas experimentales que han comenzado a ser distribuidas en el país a las personas más expuestas, pero sin haber recibido formalmente luz verde para su comercialización”.

Artículo de Infobae. Foto: captura web Infobae

La mencionada compra fue dada a conocer por el comunicado del 16 de diciembre de 2020 de Fosun Pharma, una empresa farmacéutica de China. “BioNTech y Shanghai Fosun Pharmaceutical (o Fosun Pharma) anunció hoy un acuerdo para suministrar a China continental 100 millones de dosis inicialmente de su candidata a vacuna basada en ARNm BNT162 contra COVID-19 en 2021”, dice.

Asimismo, indica que en marzo de 2020, BioNTech y Fosun Pharma anunciaron una “colaboración estratégica” para un trabajo en conjunto en el desarrollo y comercialización de una posible vacuna COVID-19 con plataforma de tecnología de ARNm (ARN mensajero).

Comunicado de Fosun Pharma. Foto: captura web Fosun Pharma

“Desde el brote de la epidemia de COVID-19, hemos estado trabajando en estrecha colaboración con BioNTech (...) Con la premisa de garantizar la seguridad y eficacia de la vacuna, promovemos activamente la comercialización de la vacuna en China. La vacuna de ARNm BNT162b2 es un modelo exitoso de colaboración internacional en ‘I + D’“, dijo Wu Yifang, presidente y director ejecutivo de Fosun Pharma, según el comunicado.

Además, Wu Yifang añadió que le satisface el acuerdo de suministro con BioNTech ya que “es un paso importante en los esfuerzos de Fosun Pharma y BioNTech para lograr la accesibilidad y asequibilidad de las vacunas en China”.

La vacuna de Pfizer-BioNTech con plataforma ARNm en un inicio formó parte de un programa clínico por la empresa de biotecnología alemana, BioNTech, pero desde marzo de 2020 esta vacuna es parte de la colaboración entre BioNtech, la farmacéutica estadounidense Pfizer y Fosun Pharma (o Fosun Pharmaceutical). Así lo informa el sitio oficial de BioNTech.

Sinopharm. Foto: captura web The New York Times

La vacuna de Sinopharm, desarrollada en colaboración con el Instituto de Productos Biológicos de Beijing, se aprobó en julio de 2020 por las autoridades chinas bajo el esquema de “vacuna de emergencia”. Pero en diciembre de ese año, esta misma vacuna fue la primera en lograr la autorización para “comercialización condicional” por la Administración Nacional de Productos Médicos de China.

De acuerdo a El País, mediante una rueda de prensa del 31 de diciembre de 2020, China aprobó la comercialización condicional de la vacuna de Sinopharm contra la COVID-19.

Además, cita a Chen Shifei, subdirector de la Administración Nacional de Productos Médicos, quien dijo: “Después de una serie de rigurosos exámenes, evaluaciones, verificaciones y análisis de datos de acuerdo a la ley y procedimientos relevantes, se ha concluido que esta vacuna (...) tiene más beneficios potenciales que riesgos y por tanto cumple totalmente los requisitos para su comercialización”.

Luego, Shifei precisó que fue una aprobación “condicional” y puntualizó que la administración exhorta a Sinopharm “a continuar con las pruebas para garantizar la calidad y la actualización de las especificaciones y etiquetas de acuerdo a efectos adversos y datos obtenidos en estudios posteriores al lanzamiento”.

Según la agencia internacional, Zeng Yixin, subdirector de la Comisión Nacional de Salud, sostuvo que desde la aprobación de la vacuna de Sinopharm para uso de emergencia en julio, la campaña de vacunación de grupos especiales ha generado que ya se haya administrado a más de 2 millones de personas. Por ello, indicó que las autoridades chinas se han propuesto inmunizar a 50 millones de ciudadanos a mediados de febrero —donde se da el año nuevo lunar, una festividad que causa la mayor migración humana en el país oriental—.

En esa línea, según un artículo de New York Times publicado en noviembre de 2020, a pesar de que las vacunas candidatas de China no demostraron formalmente ser seguras o efectivas, los funcionarios las han estado aplicando a miles de personas en todo el país bajo una política de uso de emergencia.

Como lo informa el medio estadounidense Zheng Zhongwei, un alto funcionario de la Comisión Nacional de Salud de China dijo que la medida era un “medio muy necesario para proteger la vida y la salud de las personas”, dados los brotes en el extranjero.

Asimismo, comunicó que el presidente de Sinopharm, Liu Jingzhen, anunció que unas 100.000 personas se aplicaron la vacuna de la compañía y ninguna ha mostrado reacciones adversas hasta el momento. Incluso, Jingzhen dijo que 56.000 personas viajaron al extranjero después de recibir la vacuna y ninguno fue contagiado.

También, el presidente de Sinopharm fue uno de los inmunizados con esta vacuna, de acuerdo a La República. “Tomé dos inyecciones de nuestra nueva vacuna y no hubo reacción adversa”, declaró al medio estatal Guangming Daily.

Así también, The New York Times, en un artículo de febrero de 2021, contó que el 14 de setiembre del año pasado, la U.A.E. (United Arab Emirates) aprobó el uso de emergencia de la vacuna de Sinopharm y la aplicó a los trabajadores de la salud, funcionarios del Gobierno y otros.

Luego, informó que el 9 de diciembre, la U.A.E. comunicó una total aprobación a la vacuna de Sinopharm e, incluso, anunció que tenía una tasa de eficacia del 86 por ciento. Así también, señala que varios países del Cercano Oriente lo han autorizado y que el 29 de enero Hungría también autorizó el uso de esta vacuna en su territorio.

Conclusión

Es cierto que China pidió la compra de cerca de 100 millones de vacunas a BioNTech como parte de una “colaboración estratégica”, el 16 de diciembre de 2020. Pero el gigante asiático utiliza la vacuna de Sinopharm desde julio de 2020 como parte de una política de “emergencia”. Además, esta solución cuenta con autorización del Gobierno para ser comercializada, bajo algunas condiciones, a partir del 30 de diciembre del año pasado. Por ello, calificamos el post como engañoso.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.