Ezzio Ramos

Ezziofr

08 Feb 2021 | 12:41 h

En Facebook, un publicación compartida más de 400 veces advierte sobre el uso de la dexametasona en pacientes críticos de coronavirus. De acuerdo con el texto, el referido corticosteroide “anularía” el sistema inmunológico y produciría trombosis y embolias.

No obstante, la información que presenta es falsa. El tratamiento con dexametasona sirve para aplacar la respuesta inmune del cuerpo en la fase de hiperinflamación de la COVID-19 y ha demostrado eficacia. Asimismo, este tipo de uso del fármaco no guarda relación con la trombosis y la embolia.

Publicación viral asegura que la dexametasona "anula el sistema inmunológico". Foto: captura en Facebook

La publicación viral se titula “Genocidio” y emite diversas afirmaciones con respecto a la dexametasona, utilizada en pacientes graves de la enfermedad del nuevo coronavirus. Afirma que este fármaco les “anula el sistema inmunológico” y hasta precisan que “la infección más simple te matará”.

El texto argumenta que la Organización Mundial de la Salud recomienda este corticoide como una forma de matar a los pacientes graves para “embolsarlos y enterrarlos sin autopsia”. Asimismo, agrega que genera “trombosis y embolias”.

La dexametasona no “anula” el sistema inmune de los pacientes críticos de COVID-19

Verificador de La República conversó con Juan Carlos Celis, médico infectólogo del Hospital Regional de Loreto, sobre la pertinencia de la dexametasona en casos severos de COVID-19.

El especialista explicó que la enfermedad del nuevo coronavirus cuenta con una fase hiperinflamatoria —posterior a la de replicación viral— en la que el organismo presenta una “respuesta inmune exagerada”. A fin de aplacarla, se utiliza la dexametasona, dado que es “un potente antiinflamatorio, incluso inmunosupresor”.

Sin embargo, es falso que “anula totalmente” el sistema inmunológico, como sostiene la publicación viral. Celis remarcó que el corticoide reduce la defensa del cuerpo para que “no sea exagerada”. “No quiero desaparecerla [la respuesta inmune], quiero bajarla”.

De igual modo, el infectólogo precisó que las dosis de este medicamento no deben ser exageradas. En ese sentido, la recomendación para combatir la fase hiperinflamatoria es “de 7 a 10 días a dosis baja, 6 mg cada 24 horas, [es] lo que dicen las guías internacionales”.

En adición a lo anterior, la Organización Mundial de la Salud sí recomienda el uso de dexametasona en pacientes COVID-19 en estado grave o crítico.

Si bien puede aumentar el riesgo de contraer otras infecciones, señala el organismo, su aplicación ha demostrado reducir “en alrededor de una tercera parte la mortalidad de los pacientes conectados a respiradores”, según las conclusiones preliminares del ensayo clínico RECOVERY, llevado a cabo en Reino Unido.

Por contraparte, la OMS advirtió que la dexametasona no debe tomarse para prevenir la COVID-19 ni para tratar los síntomas leves que ocasiona.

¿La dexametasona produce “trombosis y embolias”?

Este medio revisó los efectos secundarios de la dexametasona. El portal MedlinePlus señala que no son comunes, pero puede presentarse malestar estomacal, irritación del estómago, vómitos, cefalea, mareos, insomnio, entre otros.

Sin embargo, Verificador no halló rastros de trombosis y embolias como parte de los efectos adversos.

“Los corticoides no son protrombóticos (que estimulan los coágulos)”, dijo, a su vez, Juan Carlos Celis, y desmarcó que exista una relación directa entre la trombosis y este medicamento.

La supuesta vinculación entre el uso del corticosteroide y la trombosis puede proceder de una nota publicada en 2011 por la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (Digemid).

Según la entidad, en casos de pacientes con mieloma múltiple, “la combinación de lenalidomida y dexametasona se asocia con un mayor riesgo de tromboembolismo venoso (...) y de tromboembolismo arterial”.

De igual forma, un artículo publicado en Medigraphic en 2016 —Trombosis en mieloma múltiple hemostasia y citocinas implicadas— precisa el caso antes mencionado por Digemid, y sugiere que el uso de la dexametasona tendría influencia en la incidencia, la cual sería mayor en altas dosis.

Ambos textos no están vinculados al tratamiento de la COVID-19, sino que refieren a un cáncer de médula ósea y al uso del corticoide en combinación con medicamentos específicos.

Los tratamientos que recomienda el texto no son eficaces contra la COVID-19

Por otra parte, el texto viral recomienda el consumo de una serie de insumos “para que no llegue tu familia al hospital”. “Usa ajo, cebolla, kion, aspirina, ivermectina, matico, eucalipto, limón, miel, canela, clavo de olor, sábila”, señala.

Verificador ha revisado en ocasiones previas que estos supuestos remedios no son un tratamiento contra la COVID-19. No lo es el eucalipto, tampoco el ajo, la cebolla, el kion, ni la aspirina con miel y limón.

En el caso del matico, este ayuda a reducir la inflamación de los pulmones en pacientes con coronavirus, pero no reemplaza el tratamiento. La ivermectina, por su parte, aún no cuenta con respaldo científico concluyente sobre su funcionamiento en casos de COVID-19.

Conclusión

La imagen viral que asegura que la dexametasona “anula el sistema inmunológico” es falsa. Este corticoide es un potente antiinflamatorio e inmunosupresor, y su uso en pacientes graves de COVID-19 reduce, mas no anula, la exagerada respuesta inmune de la fase hiperinflamatoria.

Asimismo, la OMS señala que el medicamento reduce la mortalidad en pacientes severos. De igual modo, su aplicación en esta enfermedad no está relacionada con trombosis y embolias. En consecuencia, calificamos esta publicación como falsa.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.