Verificador LR

VerificadorLR

29 Ene 2021 | 7:48 h

Durante las últimas 24 horas, el pantallazo de un tuit sobre supuestas muertes de “vacunados” contra el coronavirus se ha visualizado más de 4.000 veces en la plataforma de Facebook. La publicación del 25 de diciembre del 2020 de la fanpage Panamá por la verdad fue compartida unas 180 veces. Por otro lado, el tuit original, del 22 de diciembre, superó los 1.000 favoritos en poco más de un mes. Actualmente no se encuentra disponible.

En la publicación se reporta que fallecieron (1) unos 1.000 vacunados en Inglaterra, (2) una mujer de 30 años “que se ofreció como voluntaria para la vacuna Pfizer ante cámaras” de televisión, (3) y voluntarios de la vacuna contra la COVID-19 en Turquía, Estados Unidos y Europa. “Nadie cuestiona la vacuna”, remata el tuit original. Sin embargo, este contiene información falsa.

Usuario tomó una captura de pantalla al tuit original y lo difundió en otra red social. Foto: Captura de Facebook.

1. Es falso que “murieron 1.000 vacunados” en Inglaterra: origen de la información es una web de “bromas”

Tal como reportamos en una nota anterior, la información fue publicada por la página 12 minutos, bajo el titular “Inglaterra se sume en el caos, descubiertos 1.000 vacunados de COVID-19 muertos”. El artículo presentaba faltas ortográficas, datos diferentes y una foto que había sido tomada en Perú. Además, contenía la leyenda: “Es una broma. ¡Te han hecho una broma!”.

La página web está diseñada para que los usuarios inventen historias y las compartan en redes sociales. Foto: captura de 12minutos

La página web 12 minutos se describía como “un sitio de entretenimiento”, donde “las noticias son creadas por los usuarios”. “Estas son ‘noticias’ humorísticas, de fantasía, ficticias, que no deben ser tomadas en serio o servir como fuente de información”. En la vista principal se alentaba a los usuarios a crear información falsa.

2. Es falso que se murió la voluntaria de Pfizer

La enfermera Tiffany Dover se desmayó ante los medios de comunicación el 17 de diciembre del 2020, durante una conferencia de prensa en la que se vacunó a los trabajadores de primera línea del Hospital Memorial de Catholic Health Initiatives (CHI) en Chattanooga, Tennessee, Estados Unidos.

Después de haberse desmayado al recibir la vacuna de Pfizer, Tiffany Dover explicó que tenía una respuesta sensible al dolor. “Tengo un historial de tener una respuesta vagal hiperactiva y con eso, si tengo dolor de algo, (...) si me golpeo el dedo del pie, puedo desmayarme”, dijo al Canal 3. Por otro lado, el hospital se encargó de confirmar que la gerente de enfermería estaba bien, como indicamos en una anterior verificación.

Otro de los “argumentos” que apuntaban al fallecimiento de Tiffany Dover era un “certificado de defunción” de SearchQuarry, una base de datos no oficial de información pública. Tras pagar 18 dólares para acceder al supuesto documento, un usuario no recibió nada más que un PDF con información insuficiente, reportó Myth Detector. Por tanto, la especulación de que la enfermera murió es insostenible.

3. ¿Muertes en Turquía, Estados Unidos y Europa?

No encontramos noticias de muertes en el país turco relacionadas al coronavirus, pero sí un artículo de DW titulado: “Turquía: Al menos 8 pacientes con COVID-19 mueren tras incendio en hospital”. En él se detallaba un trágico accidente causado por la explosión de un tubo de oxígeno en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de Gaziantep.

Por otro lado, sí ha circulado el bulo de que “55 personas murieron en Estados Unidos a causa de la vacuna para prevenir la COVID-19″. Esto fue desmentido por EFE Verifica.

Según la verificación, hasta el 22 de enero se administraron más de 17,5 millones de dosis de las vacunas en Estados Unidos. También se registraron poco más de 50 informes en el Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) de personas que fallecieron “después de haber recibido dosis de las vacunas de Moderna o de Pfizer y BioNTech”, informó EFE.

Sin embargo, estos reportes no demuestran una relación entre las vacunas y las muertes. De acuerdo con los Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), “los informes (del VAERS) pueden incluir información incompleta, inexacta, coincidente y no verificada”, explica un documento de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

VAERS no puede comprobar si una vacuna fue o no fue la causante de un problema. De hecho, muchos de los problemas que se reportan a VAERS no fueron causados por vacunas. A veces las personas vacunadas se enferman de casualidad por otras razones. (...) Aunque VAERS no puede comprobar si una vacuna causó un problema, puede ofrecerle información importante a la FDA y los CDC. Si parece que una vacuna causa problemas, el FDA y los CDC harán más investigaciones”, explicó la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

Por último, 23 adultos mayores murieron en Noruega tras recibir la vacuna de Pfizer & Biontech. Sin embargo, hasta la fecha no hay pruebas de que las muertes de dieron como consecuencia de la vacunación.

El 14 de enero, la Agencia Noruega de Medicamentos publicó “un informe sobre 23 muertes registradas en Noruega en relación con la vacunación de las personas mayores frágiles”, informó el Instituto de Salud Pública de dicho país (NIPH). “Los incidentes mortales entre estos pacientes severamente frágiles después de la vacunación no implican una relación causal entre la vacunación contra COVID-19 y la muerte”, informó la Dra. Sara Viksmoen Watle, médica principal del NIPH.

Hasta el 18 de enero, se determinó que 13 de las 23 muertes no tenían relación con la vacuna. Sobre las otras 10 aún no se tienen noticias. Sigurd Hortemo, de la Agencia Noruega de Medicamentos, declaró al verificador noruego Faktisk que no había una “conexión causal” entre la vacuna y las 13 muertes.

Además, la Radiodifusión noruega pública (NRK), informó que los 13 pacientes “frágiles” (algunos con enfermedades previas) fallecieron en hogares de ancianos. “Todos tienen más de 80 años y algunos de ellos, más de 90″, reportó el medio.

Conclusión

Es falso que unos 1.000 vacunados fallecieron en Inglaterra: se trataba de un titular de “broma”. No hay pruebas de que la enfermera voluntaria Tiffany Dover falleció. Por último, se ha descartado que 13 de las 23 muertes en Noruega se deban a la vacunación. Sobre las otras 10 todavía no hay ninguna comunicación. En resumen, la información del tuit viral sobre los fallecimientos relacionados con las vacunas es falsa.

*En caso desee saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.