Lizeth Román

Liz_Roman_23

27 Ene 2021 | 19:20 h

Una publicación indica que, según Fernando Agüero Miga, médico de primera línea del Hospital Santa Rosa, “ahora ya se puede utilizar” de manera profiláctica (preventiva) la ivermectina para evitar contraer la COVID-19.

“Antes decíamos que la ivermectina no está demostrada para la prevención, pero hoy digo lo contrario porque la ciencia avanza. Tenemos que estar abiertos al conocimiento. La ivermectina ha demostrado en varios países (y) en diferentes estudios que sí tiene un beneficio protector o preventivo frente al coronavirus”, dijo Agüero, mediante el video que se ha compartido más de 4.700 veces en Facebook.

Sin embargo, este contenido es falso porque no existe un consenso científico sobre el uso preventivo de la ivermectina contra la COVID-19. Por lo tanto, no se puede afirmar que “ahora” ya se puede emplear de manera profiláctica. Su utilización tiene que ser prescrita por un médico, previa evaluación del paciente.

En el post se afirma que “ahora ya se puede utilizar” la ivermectina para prevenir la COVID-19. Foto: captura de Facebook.

Esta verificación no es sobre el uso de la ivermectina en el tratamiento de la COVID-19, aspecto sobre el que se siguen realizando estudios. En este artículo, nos enfocaremos en analizar el supuesto “efecto preventivo” o profiláctico contra el coronavirus que, según el post, ofrece el fármaco.

Médico de la Diresa de Piura

Consultamos con el médico del video viral, quien, además, es subdirector de la Dirección Regional de Salud (Diresa) en Piura, y nos dijo lo siguiente: “En el mundo hay evidencia científica que respalda la eficacia de la ivermectina tanto en la profilaxis como en el tratamiento en la etapa temprana de la COVID-19”.

Para ello, Agüero citó tres metanálisis “principales” sobre la ivermectina desarrollados por la Universidad de Liverpool, la ‘Alianza de Cuidados Críticos de COVID-19 en Primera Línea’ (FLCCC, por sus sigla en inglés) y el IVM. Precisó que estos son “algunos” de los estudios de la comunidad científica que demuestran ambos efectos del medicamento.

Respecto al “uso preventivo” de la ivermectina, Agüero dijo que la evidencia científica y la presunta seguridad —debido a que supuestamente su uso no produce efectos secundarios graves— ocasionan que el médico la recete de forma profiláctica. Además, se respaldó por el protocolo de la FLCCC, donde reconocen el “uso profiláctico” del medicamento.

“(Es) importante brindar información confiable, la población puede tomar sus decisiones, no podemos ocultarle información (…). Un médico puede recomendar ivermectina, según criterio, porque hay un fundamento científico para hacerlo”, manifestó.

Agüero reconoció que el uso preventivo del fármaco no está contemplado en ningún documento nacional, pero dijo que tampoco está contraindicado su uso. Finalmente, sostuvo que no recomienda la automedicación de la ivermectina ni de ningún otro medicamento y, además, aconseja a la población que el uso de ivermectina debe ser prescrito por un médico.

¿Qué dicen estos metanálisis?

Primero, debemos señalar que un metanálisis es un proceso de revisión de distintos estudios realizados sobre el tema —en este caso el uso de ivermectina en casos de COVID-19 -— y, por lo general, el resultado de este es más sólido que el hallazgo de las indagaciones por sí solas.

La revisión a cargo del Dr. Andrew Hill, del Departamento de Farmacología de la Universidad de Liverpool, Reino Unido, es una investigación patrocinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo a un artículo de la CNN, publicado el 22 de enero, el metanálisis de la Universidad de Liverpool dice que la ivermectina se asoció con una reducción de los niveles de inflamación y una eliminación del coronavirus y una disminución de la mortalidad y la duración de la estancia hospitalaria.

Metanálisis de la Universidad de Liverpool. Foto: captura en web SWPRS.

No obstante, CNN explica que, según la revisión, ninguno de los estudios analizados es lo suficientemente robusto individualmente para establecer un nivel de efectividad, pero que en combinación pueden indicar si el fármaco es eficaz. El mismo documento recomienda más estudios antes de que los resultados sean tomados en cuenta por las autoridades.

“La ivermectina debe validarse en estudios aleatorizados más grandes antes de que los resultados sean suficientes para que las autoridades reguladoras los revisen”, se afirma en el metanálisis.

Así también, el referido medio resalta que varios de los ensayos incluidos “aún no se han publicados o se han sometido a una revisión científica” y que por eso los metanálisis están sujetos a confusión. Añade que otro motivo es la amplia variación en los patrones de los ensayos, como las diferencias entre las dosis de ivermectina y la duración de los tratamientos.

Metanálisis de la FLCCC. Foto: captura en web FLCCC.

Por otro lado, la página web de la FLCCC detalla que en octubre de 2020 esta entidad internacional desarrolló un protocolo de tratamiento sobre el uso profiláctico y ambulatorio temprano para COVID-19 de la ivermectina. En este establece las pautas para recetar el medicamento tanto en el empleo preventivo como para el tratamiento de la COVID-19 en etapas tempranas.

La FLCCC aseveró que realizó la revisión de 25 estudios sobre ivermectina de todo el mundo que “muestran una tendencia convincente hacia los potentes beneficios de la droga contra el SARS-CoV-2”. Entre las propiedades reconocidas, de acuerdo al texto de resumen, resaltan que el medicamento puede “prevenir la transmisión de la COVID-19 cuando se toma antes o después de la exposición” y que “tiene potentes propiedades antiinflamatorias con múltiples mecanismos de inhibición”.

Pero, una publicación de Frontiers de Farmacología, indica una limitación del metaanálisis porque “la mitad de los ensayos controlados se han publicado en publicaciones revisadas por pares”, pero el resto se ha tomado de manuscritos cargados en servidores de preimpresión de medicamentos.

Otra revisión de 35 estudios, alojada en IVMMETA, busca demostrar el uso efectivo de la ivermectina en la profilaxis y en la etapa temprana y tardía de casos de COVID-19. Concluye que en el tratamiento temprano, la ivermectina ha resultado más exitoso —a diferencia de los otros casos—.

¿Está demostrado el uso preventivo de la ivermectina?

En comunicación con Verificador de La República, Augusto Tarazona, infectólogo y presidente del Comité de Salud Pública del Colegio Médico del Perú (CMP), declaró que los estudios están más abocados a probar el efecto antiviral dentro de la ivermectina en el organismo humano.

Señaló que esto se debe al estudio in vitro (en laboratorio) de Australia —”El fármaco ivermectina aprobado por la FDA inhibe la replicación del SARS-CoV-2 in vitro”— que resalta el efecto de anulación de la replicación viral del virus de la COVID-19.

Para el infectólogo del CMP, los metanálisis de Liverpool y la FLCCC observan un efecto benéfico de la ivermectina que estaría dependiendo de la cantidad de dosis que se les da, pero que esto todavía no justifica el uso obligatorio regular del medicamento. “Estas evidencias no son suficientes para decir con toda claridad que es un antiviral frente al COVID-19. Estos estudios concluyen que es necesario seguir estudiando para llegar a una conclusión real”, comentó.

Seguidamente, Tarazona explicó que son pocos los estudios que investigan su uso profiláctico y que los resultados son menos alentadores porque lo mejor que se ha podido concluir “es que se debe seguir estudiando”. Sin embargo, señaló que existen “más elementos que como profilaxis no tiene mayor indicación ni mayor posibilidad del efecto”.

De los 41 estudios, alojados en Clinicatrials del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH), solo tres investigaciones están asociadas directamente a probar el uso profiláctico de la ivermectina para evitar la COVID-19.

Estudios de ivermectina. Foto: captura en NIH.

Respecto a la receta como uso preventivo, Tarazona expresó: “Si bien (el fármaco) no tiene muchos efectos secundarios, pero hay personas que tiene riesgos para los efectos secundarios, porque (la ivermectina) ocasiona un cruce con la actividad de otros medicamentos. (…) Si un médico decide dar de manera profiláctica, considerando indicaciones que existen o algunas recomendaciones. Esto se tiene que hacer previa evaluación médica”.

Sostuvo que una primera pauta para los médicos son los protocolos de atención nacional del Ministerio de Salud (Minsa) y Seguro Social que incorporan a la ivermectina para casos ambulatorios en pacientes con factores de riesgo, como el documento técnico de la Resolución Ministerial. Otra pauta, según el infectólogo del CMP, es utilizar la literatura internacional porque “existen recomendaciones particulares aisladas”, que el médico pueda considerar y someterlo a su juicio crítico.

Uso de la ivermectina en Perú. Foto: captura en web del Minsa.

Sin embargo, precisó que no todas las entidades, las cuales son referentes internacionales en materia de salud, la comparten. En efecto, hasta la fecha, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) no recomienda el uso preventivo de la ivermectina en casos de COVID-19, porque no está demostrado.

“No debe tomar ningún medicamento para tratar o prevenir el COVID-19 a menos que se lo haya recetado su proveedor de atención médica y lo haya adquirido de una fuente legítima”, dice el sitio oficial. La FDA ha reiterado que la ivermectina no está autorizada para prevenir el nuevo coronavirus y advirtió algunos efectos adversos, a través de su cuenta de Twitter.

Así también, los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), mediante un comunicado, publicado el 14 de enero, ha determinado que “actualmente no hay datos suficientes para recomendar a favor o en contra del uso de ivermectina para el tratamiento de COVID-19”.

Por su parte, Godofredo Talavera, presidente de la Federación Médica Peruana (FMP) reconoce a este medio que existen más investigaciones que estudian si existen (o no) beneficios para uso preventivo. Sin embargo, dijo que estos todavía “no son del todo concluyentes para el uso profiláctico”.

“Los estudios de doble ciego son los que tienen más valor. De esos hay muy pocos. Pero, los reportes (señalan) que, según autores e investigadores, sí tendrían un efecto (en la COVID-19) dando en forma profiláctica. Sin embargo, como en toda enfermedad nueva se necesita más evidencia”, recalcó.

Respecto a los metanálisis de Liverpool y la FLCCC, comentó que dentro de ellos hay estudios que no han sido publicados, pero que muestran resultados óptimos sobre el uso de la ivermectina en etapa temprana. “Entonces son ventajas que hace que uno en este momento pueda recomendar la ivermectina. (Pero) de forma profiláctica tendría que haber más estudios”, concluyó.

Talavera enfatizó que, a pesar de que no existen estudios sólidos, los profesionales de la salud están en la libertad de poder recomendarla. No obstante, expresó que la desventaja de tomarla de manera preventiva “es que la población se descuida de las medidas de protección”, lo cual es un limitante para “darle abiertamente como profiláctico a la gente”.

Esto también fue advertido en un artículo anterior de Verificador por Leslie Marcial Soto, médico infectólogo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), quien apuntó contra la automedicación y dijo que la ivermectina “debe ser prescrita por un profesional de salud, quien debe dar seguimiento de su prescripción”.

Especificó que el riesgo de la automedicación es que la persona crea que está protegida y que, por ello, no consulta al médico. “(Luego, el paciente) se empeora y puede llegar a una emergencia muy grave y le echa la culpa a la ivermectina, pero lo que pasó es que no hubo un seguimiento médico y el paciente tuvo una evolución natural de la enfermedad”, detalló.

Tanto Augusto Tarazona como Godofredo Talavera coinciden que el uso de la ivermectina debe ser prescrito por un médico, previo diagnóstico del paciente, y que su uso no debe darse de manera indiscriminada.

Conclusión

No hay solidez científica sobre el efecto preventivo de la ivermectina para evitar la COVID-19. No podemos afirmar que “ahora” ya se puede emplear de manera profiláctica. Su uso debe ser recetado por un médico, previo diagnóstico del paciente. Por ello, calificamos el post como falso.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.