Ezzio Ramos

En Facebook, circula una imagen que se ampara en la figura del científico alemán Otto Heinrich Warburg para sugerir que las mascarillas pueden causar cáncer. Según la publicación, los cubrebocas propiciarían que respiremos nuestro propio anhídrido carbónico (dióxido de carbono). Esto, a su vez, produciría acidez en la sangre (acidemia), la cual sería “la principal causa del cáncer”, según una cita atribuida a Warburg.

No obstante, la secuencia de hechos que presenta es falsa. La mascarilla no genera acumulación de CO2 en el cuerpo, ni la acidemia consecuente produce cáncer. Asimismo, la frase del científico alemán es una tergiversación de sus postulados. Pese a ello, la imagen ha sido compartida más de 200 veces y replicada en distintas ocasiones.

Publicación viral vincula las mascarillas con la acumulación de anhídrido carbónico y acidez en la sangre. Foto: captura en Facebook

No, la acidemia no produce cáncer

La publicación establece una secuencia lógica entre la acidez en la sangre y la aparición del cáncer. Verificador de La República se comunicó con Juan Carlos Samamé, médico oncólogo de la Clínica San Felipe y Máster en Clinical Research, quien descartó esta supuesta correlación.

“No hay ninguna demostración de que la acidez o acidemia del cuerpo genere cáncer”, indicó, y remarcó que estas ideas provienen de la creencia de que la alimentación (ácida o alcalina) puede modificar el pH del organismo. En tal sentido, explicó que el pH se mantiene regulado por sistemas buffer o tampones, unos presentes en el pulmón y en el riñón.

“En el cuerpo, el pH siempre está estrictamente en el rango 7,36-7,44. Cuando es menos de 7,36, es cuando se puede hablar de una acidosis o acidemia. Y cuando ocurre un término de acidemia en el cuerpo es porque hay una patología severa”. Esta patología puede ser una sepsis o infección generalizada, pacientes conectados a ventilación mecánica o en situaciones limítrofes con la vida.

Por otro lado, el oncólogo refirió que la falta de oxígeno sí puede producir una tendencia a la acidemia en el cuerpo, dada la acumulación de CO2 en la sangre. Sin embargo, esto ocurre en situaciones particulares en las que no hay una compensación normal del pulmón, como en el interior de un incendio, no con el uso de mascarillas.

“Si yo tengo un problema de acumulación de CO2, lo primero que va a ocurrir es el aumento del CO2 sanguíneo, y el pH cambia con tendencia hacia la baja (acidez). Es entonces cuando el cuerpo comienza a compensar, a menos que exista una patología de por medio”.

Entonces, ¿de dónde proviene la cita de Otto Warburg que afirma que “la principal causa del cáncer es la acidez en el organismo”?

La publicación viral tergiversa la postura de Otto Warburg

La figura de Otto Heinrich Warburg, científico alemán y ganador del premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1931, es utilizada por grupos afines a la medicina alternativa. Sin embargo, estos suelen tergiversar sus postulados para justificar la adopción de una dieta alcalina para prevenir enfermedades, de la cual hemos desmentido su impacto en el pH corporal.

Según revisamos en una verificación anterior, el fisiólogo es reconocido por sus investigaciones acerca del origen del cáncer. Entre ellas, destaca la llamada Hipótesis de Warburg, la cual resumió para la revista Science en 1956.

Sobre tal postulado, la web de fact-checking Snopes.com concluyó que, en las estimaciones de Warburg, “el agente causal que transforma las células normales en células cancerosas no son las condiciones ácidas o bajas en oxígeno, sino un daño irreversible a la capacidad de una célula para obtener energía de la respiración”.

En tal sentido, concluyen, Otto Warburg contribuyó al estudio de dicha enfermedad mediante la “observación de que las células cancerosas producen condiciones bajas en oxígeno y de alta acidez, pero no que tales condiciones hayan sido las causantes de estas células en primer lugar”.

De igual modo, Verificador ha analizado una variante del mismo bulo, en la que se adjudica a la “falta de oxígeno” como la “principal causa” del cáncer.

Es falso que las mascarillas retengan el anhídrido carbónico

Esta afirmación ha sido revisada por Verificador en numerosas ocasiones. Las mascarillas no propician la retención de anhídrido carbónico, conocido también como dióxido de carbono (CO2).

Augusto Tarazona, médico infectólogo y presidente del Comité de Salud Pública del Colegio Médico del Perú, indicó a este medio que tanto el CO2 como el oxígeno son moléculas de gas muy pequeñas y no presentan inconvenientes para atravesar las mascarillas.

A su vez, Juan Carlos Samamé precisó que las mascarillas de tela, quirúrgicas, o incluso las N95, siempre tienen poros de filtración de oxígeno, por lo que no se produce una acumulación constante de CO2. Y si la hubiera, señaló, esta no produciría cáncer, sino dolor de cabeza o somnolencia. Explicó que, tras acumular dicho gas, el pulmón activa sus efectos protectores, como una respiración más rápida, para eliminar el exceso.

También hemos revisado anteriormente que no produce acidosis ni, en consecuencia, el desarrollo del cáncer. Por lo tanto, la secuencia planteada por la imagen viral no tiene solidez.

Conclusión

La publicación viral que vincula el uso de mascarillas con la acidez en la sangre y el cáncer contiene información falsa. En primer lugar, la acidez en el organismo o acidemia no produce cáncer. La cita atribuida al científico Otto Warburg tergiversa su postura sobre el origen de esta enfermedad.

Por otro lado, las mascarillas no propician la acumulación de anhídrido carbónico (CO2), ya que posee filtros que permiten el paso de los gases de la respiración. En consecuencia, calificamos esta publicación como falsa.

*En caso desee saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.