Verificador LR

VerificadorLR

24 Dic 2020 | 10:08 h

“La batata (camote) es el tubérculo que combate la gastritis, el reflujo, el ardor de estómago e incluso úlceras”, anuncia un post que cuenta con más de 1.200 interacciones en Facebook. Sin embargo, esta información es imprecisa.

Viral dice que el camote “combate” la gastritis, el reflujo gastroesofágico y las úlceras. Foto: captura en Facebook.

En este artículo, se valida si efectivamente el consumo de este alimento “combate” la gastritis, el reflujo gastroesofágico y las úlceras pépticas. El ardor estomacal no se verificará, porque este es un síntoma de la primera afección y no es una enfermedad.

¿El camote combate la gastritis, reflujo gastroesofágico y las úlceras pépticas?

En diálogo con Verificador de La República, Nataly Aguilar, nutricionista a domicilio, declaró que “no existe una relación científica comprobada (entre el camote y las enfermedades)”.

Explicó que el consumo de camote (Ipomoea batatas) es parte de una alimentación saludable, pero que no es la cura. “No es que por comer camote no vayas a tener gastritis o el reflujo”, aclaró.

La nutricionista indicó que la gastritis —una inflamación de la mucosa gástrica, que reviste las paredes del estómago— es generada por la bacteria Helicobacter pylori y por los malos hábitos alimentarios. Por ello, comentó que la dieta para los afectados por este mal debe consistir en alimentos no muy aderezados ni muy astringentes.

Añadió que si se come el tubérculo en puré o cocido, producirá efectos de bienestar (en general), pero si se consume con muchos adicionales, puede ocasionar irritación en el paciente.

En un artículo anterior de Verificador, el nutricionista clínico Edinson Sánchez, representante del Colegio de Nutricionistas de Lima, indicó que “el tratamiento nutricional debe ir de la mano con el tratamiento médico” en casos de gastritis.

“Hay muchas creencias y mitos en torno a alimentos milagrosos que pueden curar la gastritis; sin embargo, se recomienda siempre visitar a un nutricionista clínico que elabore un régimen acorde al tipo de gastritis que el paciente presenta. Esto porque consumir algunos extractos o jugos puede ser contraproducente e irritar aún más la mucosa del estómago, puesto que no es lo mismo tratar una gastritis aguda que una crónica. El tratamiento debe ser individualizado”, resaltó.

Para casos de reflujo gastroesofágico, que es cuando los contenidos estomacales (alimentos y ácidos clorhídrico) se devuelven desde el estómago hacia el esófago, Nataly Aguilar indicó que el objetivo es buscar alimentos, particularmente, ricos en proteínas y bajos en grasa.

Como el camote no aporta tanta proteína como otros alimentos, según la especialista, se puede incluir dentro de la alimentación balanceada del paciente, pero no será la fase fundamental. “Se recomienda más alimentos ricos en proteínas, que deban basarse en carne, especialmente, blancas; pescados y huevos”, señaló.

Sostuvo que en pacientes con úlceras pépticas —heridas abiertas en la zona interna del estómago y la parte superior del intestino delgado— es necesario una alimentación balanceada y fraccionada, que no comprendan tiempos muy prolongados en cuanto al desayuno o almuerzo. Además, dijo que se recomienda que tengan medias comidas en la tarde y mañana para aliviar la sensación de acidez, de las úlceras, incluso, de la gastritis.

Así también, resaltó que el tubérculo ayuda al buen funcionamiento del conducto intestinal y comentó que, para ello, las personas pueden generar un almidón resistente. “Puedes optimizar los nutrientes, buscando generar almidón resistente. Se cocina y luego se deja más o menos 5 horas en la congeladora y después te lo comes (...) El almidón que era normal del nutriente, lo convertirás en almidón resistente — que significa que resistirá a la digestión normal y podrá llegar hasta el colón—. Esto hará la función de un prebiótico, el cual es el alimento para la flora intestinal o microbiota”, detalló.

Healthline indica que las batatas (el camote) contienen dos tipos de fibra: soluble e insoluble. “Tu cuerpo no puede digerir ninguno de los dos tipos. Por lo tanto, la fibra permanece dentro de su tracto digestivo y brinda una variedad de beneficios para la salud intestinal”, señala.

Añade que los estudios de probeta (in vitro) han encontrado que los antioxidantes en las batatas moradas promueven el crecimiento de bacterias intestinales saludables. “Una mayor cantidad de estos tipos de bacterias en los intestinos se asocia con una mejor salud intestinal y un menor riesgo de afecciones, como el síndrome del intestino irritable (SII) y la diarrea infecciosa”, explica.

Por su parte, Claudia Agüero, nutricionista del portal Salud en casa, indicó a este medio que no existe alguna evidencia científica que asevere que el camote cure estas enfermedades. Además, argumentó que el tratamiento de una úlcera no es igual al tratamiento de la gastritis y el reflujo, porque implican eventos distintos.

“El consumo de camote podría contribuir al tratamiento de las afecciones, pero dependerá mucho del tratamiento individual. Por ejemplo, hay personas intolerantes al alimento, otros son diabéticos y no se le puede dar todos los días ni en grandes cantidades (...) Depende del tratamiento individualizado”, sostuvo.

En pacientes con úlcera, señaló que lo primero es que el propio cuerpo tenga esa capacidad de regenerarse y que la persona siga un tratamiento médico y nutricional, porque si no lo hace, aunque coma camote en grandes cantidades no se curará de la enfermedad. “La úlcera es una herida interna en las paredes del estómago que, incluso, muchas veces puede causar sangrado y puede desencadenar anemias, entre otros problemas”, aseveró.

Dijo que tampoco el tubérculo soluciona la gastritis, pero podría ser una buena opción de alimento para reducir el daño en reemplazo de otros carbohidratos. Según la nutricionista, el paciente no debería comer pan, galletas ni tostadas porque eso genera más inflamación. Por tanto, recomienda reemplazarlos por camote, papa y choclo.

Claudia Agüero sostuvo que el camote no cura el reflujo gastroesofágico, aunque sí podría ayudar a aquellas personas acostumbradas a comer mucho, y que padecen de esta afección. Cuando hay reflujo, la persona debe comer en un volumen pequeño, de acuerdo a la especialista, pero existen pacientes que no se llenan con facilidad, entonces, ellos pueden comer camote porque es un alimento muy completo, causa llenura y evita el reflujo.

Respecto a las contraindicaciones de la ingesta del camote, precisó que dependerá mucho la raíz del problema. En caso de la gastritis, señaló que si la causa es la bacteria, puede que cualquier alimento, incluso el camote, le caiga mal porque la bacteria no se elimina. También, señaló que la fritura, sea de camote o de otro alimento, no es recomendable en pacientes con gastritis, reflujos, ni mucho menos con úlceras, puesto que podría empeorar la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento médico de la gastritis, reflujo gastroesofágico o úlceras pépticas?

Godofredo Talavera, gastroenterólogo y presidente de la Federación Médica Peruana (FMP), explicó a Verificador en qué consiste el tratamiento de las úlceras pépticas y el reflujo gastroesofágico, y en ambos coincidió que los pacientes deben llevar una dieta saludable.

Detalló que las úlceras son producidas, en su mayoría, por el Helicobacter pylori, pero también son causadas por medicamentos. “Cuando es por bacteria, debemos darle antibióticos y un inhibidor de la bomba de protones —medicamentos para reducir la cantidad de ácido gástrico— (…) Además, se da sucralfato, el cual es un protector y regenerador de la mucosa gástrica, los primeros dos a tres semanas”, explicó.

En esa línea, indicó que para los pacientes con reflujo, se le receta un inhibidor del ácido y proquinético, un fármaco que mejora el tránsito intestinal, mejorando la velocidad de vaciado y la función de los esfínteres. Agregó que deben tener una posición semi-fowler que consiste en levantar la cabecera unos 35 grados y evitar comer antes de acostarse —entre dos a tres hora en promedio—.

De acuerdo a la información de Medlineplus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, al momento de comer, el alimento pasa desde la garganta hasta el estómago a través del esófago y el anillo de fibras musculares llamadas esfínter esofágico inferior (EEI) en la parte inferior del esófago, que impide que el alimento deglutido vuelva a subir. Pero cuando el esfínter no se cierra bien, los contenidos del estómago pueden devolverse hacia el esófago, esto es el reflujo o reflujo gastroesofágico.

Godofredo Talavera dice que la causa de que la fibra muscular no se cierre es porque la persona, al toser mucho, genera presión en el estómago, lo que desencadena que los contenidos del estómago suban al esófago y ocasiona irritación en la parte inferior del esófago por el ácido que sube y, a su vez, ocasiona que no funcione bien el esfínter. Asimismo, resaltó que existen otras razones, como malformaciones o problemas tumorales.

En un informe anterior de Verificador, se citó un artículo —”Gastritis y gastropatías”— donde se señala que la causa de la gastritis es producida por factores exógenos y endógenos, siendo el Helicobacter pylori la causa más frecuente y común.

En entrevista con Rosario Mayorga, gastroenteróloga de la Clínica Centenario Peruano Japonesa, refirió que la gastritis puede ser aguda (reciente) y crónica (de muchos años) y que su tratamiento dependerá del diagnóstico de la causa.

Explicó que es curable si se aplican los tratamientos correspondientes y se diagnostican con tiempo. Según Rosario Mayorga, una gastritis aguda comprende un tratamiento corto, ya que las causas son más identificables y, además, porque son más sintomáticas. En tanto, en la crónica, dijo que a veces los pacientes son asintomáticos por lo que es difícil diagnosticarlas.

Godofredo Talavera precisó que las úlceras suelen estar acompañadas de una gastritis avanzada, pero no a todas las personas con gastritis les da úlceras.

Conclusión

Es impreciso decir que el consumo de camote “combate” la gastritis, el reflujo gastroesofágico y las úlceras, porque no existe evidencia científica sobre su relación. Este tubérculo puede ser parte de una alimentación saludable para tratar las enfermedades, pero es recomendable que se cuente con una evaluación médica previa para saber si es prudente el consumo del alimento.

*En caso desee saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.