Verificador LR

VerificadorLR

07 Dic 2020 | 15:07 h

Cuidado con los bulos del dióxido de cloro (CDS). En Facebook, un texto compartido más de un centenar de veces afirma que este compuesto químico es útil para “neutralizar vacunas” y sus posibles efectos secundarios. La publicación pone en duda la efectividad de las mismas y recomienda el consumo de CDS a bebés, niños y adultos.

No obstante, la información que presenta es falsa. El uso de CDS para “neutralizar vacunas”, así como para tratar otros males, no cuenta con respaldo científico y puede ser perjudicial para la salud. De igual modo, las inmunizaciones sí funcionan a la hora de prevenir enfermedades.

Publicación brinda instrucciones para "neutralizar" vacunas con dióxido de cloro. Foto: captura de Facebook

Las vacunas no suelen causar efectos adversos graves

La publicación propone “neutralizar vacunas” con la solución de dióxido de cloro (CDS, por sus siglas en inglés) ante la posibilidad de una “vacuna obligatoria” con supuestos efectos secundarios desconocidos.

En primer lugar, vale recalcar que los posibles efectos adversos de las inmunizaciones son leves en su mayoría. Como indica el portal Vaccines.gov, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., entre los más comunes están la fiebre leve, molestia o inflamación en la zona donde fue administrada, dolor de cabeza, malestar muscular y articular, cansancio y escalofríos.

En tal sentido, Juan More Bayona, PhD en Inmunología comparada, indicó a Verificador que estos efectos son transitorios. Si la sintomatología se torna moderada, explicó que se suele tratar con antiinflamatorios y que solo en situaciones muy raras se produce un problema grave que requiera hospitalización o medicamentos específicos.

El consumo de dióxido de cloro no neutraliza las vacunas y puede ser tóxico

Ahora bien, este medio ha desmontado en numerosas ocasiones los mitos sobre el dióxido de cloro. Hasta el momento, no se cuenta con estudios concluyentes, revisados por pares o publicados en una revista científica que avalen su consumo en humanos como medicamento.

Asimismo, organismos nacionales, como la Digemid, e internacionales, como la FDA de Estados Unidos y la Organización Panamericana de la Salud, han alertado sobre los riesgos y efectos tóxicos de ingerirlo. Entre estos se encuentran las náuseas, vómitos, diarrea y síntomas de deshidratación severa.

Cabe resaltar que en setiembre último se reportó el primer deceso por consumo de CDS en la región de Ayacucho, Perú. La causa de muerte fue una hemorragia interna tras haber ingerido la sustancia. Junto con el fallecido, quien padecía la COVID-19, otros dos pacientes fueron llevados a las Unidades de Cuidado Intensivo por este hecho.

De igual modo, Verificador se contactó con Alfonso Apesteguía, director del Cicotox de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. El especialista en Toxicología y Química Legal explicó que el dióxido de cloro es un desinfectante aprobado para utilizarse en superficies inanimadas, no como medicamento.

Precisó además que “no es antiséptico”, es decir, no sirve para echarlo sobre la piel y eliminar bacterias, virus y hondos, a diferencia del alcohol. Sobre sus efectos tóxicos, alertó que estos ocurren al consumirlo en altas cantidades con una concentración mayor a la permitida (0,8 partes por millón). “Si lo toma un niño pequeño, puede haber más peligro”, detalló.

“El dióxido de cloro puede llegar a producir insuficiencia respiratoria porque es un agente oxidante. Entonces, ingresa al cuerpo y, a nivel de la sangre, va a hacer que la hemoglobina (...) cambie su composición de Fe +2 a Fe +3 y se transforme en metahemoglobina”, expresó.

Según explicó Apesteguía, esto produce una condición médica llamada metahemoglobinemia. A raíz de la alteración de la sangre, la hemoglobina pierde la capacidad de transportar oxígeno al organismo, lo que produce la insuficiencia respiratoria “y puede llevar a la muerte”.

Las vacunas sí protegen contra las enfermedades

El texto también pone en duda la efectividad de las vacunas, un tema que Verificador ha revisado previamente en sus distintas variables. Según la publicación, “al día de hoy, todavía no se sabe a ciencia cierta si estas sirven para protegernos de enfermedades”.

Esa afirmación es falsa. Como explicó para un artículo anterior el Dr. Alexis García, inmunólogo clínico y coordinador de extensión del Instituto de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, la inmunización “ha sido uno de los adelantos científicos más importantes que ha habido para el control de enfermedades infecciosas”.

Además, entre los males que previenen las vacunas, García destacó la hepatitis B, el sarampión, la rubéola, la varicela, el virus del papiloma humano y el dengue, aunque esta última con menor eficacia.

Finalmente, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) determina que, en la actualidad, la vacunación “previene de dos a tres millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial”.

Conclusión

Es falso que la solución de dióxido de cloro “neutralice” los efectos secundarios de las vacunas. Las posibles reacciones adversas son leves en su mayoría. Además, la ingesta de CDS no ha demostrado su eficacia para uso médico en humanos y puede ser perjudicial para la salud. Por lo tanto, calificamos esta publicación como falsa.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.