Verificador LR

verificador@glr.pe VerificadorLR

20 Nov 2020 | 13:48 h

Un post titulado “¿Qué está matando a tu riñón?” menciona las supuestas causas principales de la enfermedad renal crónica (ERC). Hasta la fecha, ha recibido más de 7.000 interacciones, 3.000 comentarios y 34.000 compartidos en Facebook.

El viral anuncia que son seis las razones que producen daños en los riñones: (1) la retención de la orina en la vejiga; el consumo en grandes cantidades de (2) sal, (3) carne y (4) cafeína; (5) la escasa bebida de agua y (6) el inicio tardío de un tratamiento. Sin embargo, la información es imprecisa.

Viral “¿Que está matando a tu riñón?”. Foto: captura en Facebook.

De acuerdo a Medlineplus, la enfermedad renal crónica “significa que (los) riñones están dañados y no pueden filtrar la sangre como deberían”. Esto ocasiona que los desechos se acumulen en su cuerpo y causen, además, otros problemas de salud. “La diabetes y la hipertensión arterial son las causas más comunes”, afirma.

Tanto Percy Huamaní, nefrólogo del Policlínico Jerusalem, y Cristian León, director clínico del Servicio de Nefrología de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), no consideran que las supuestas causas principales de la ERC, expuestas por el post, sean las razones fundamentales de esta afección. Los especialistas indicaron que existen varios motivos que la originan.

Para Huamaní, la enfermedad renal crónica se clasifica en las causas primarias y secundarias. Explicó a Verificador de La República que las primarias están asociadas con afecciones propias del riñón: las razones son genéticas y otras hereditarias.

Seguidamente, señaló que las secundarias están vinculadas con la diabetes, hipertensión, obesidad, lupus, cáncer de cuello uterino, infecciones urinarias, cálculos renales, entre otros. “Las causas secundarias son las que más ocasionan enfermedades renales”, precisó.

Descartó que retener la orina en la vejiga (cuando la persona retrasa voluntariamente el momento de miccionar) sea una causa directa de la enfermedad renal. Pero, advirtió, sí puede favorecer la producción de infecciones urinarias, las cuales son las causas secundarias.

El riñón. Foto: captura de la web American Cancer Society.

Respecto a la alimentación, indicó que en las personas con enfermedades sistémicas y metabólicas (diabetes, hipertensión, obesidad) existe una dificultad en procesar los alimentos porque no tienen una alimentación saludable.

El consumo de la sal en las personas hipertensas no es favorable. La recomendación es una dieta baja en sal. En general (para cuidar los riñones), la dieta debe ser predominante vegetariana, ya que los alimentos de origen animal tienen muchas toxinas y al consumirlos, el riñón se verá forzado a eliminarlos y tendrá un exceso de trabajo. Esto hace que su función se vaya perdiendo”, detalló.

También, en un artículo anterior de este medio, señalamos que el consumo excesivo de sal ocasiona un incremento de la presión arterial, de acuerdo a la declaración del nutricionista Edinson Sánchez. “Al haber un incremento de la presión arterial puede ocasionar algún daño al sistema cardiovascular. Cuando tiene presión arterial, lo que puede hacer es dañar los vasos sanguíneos y eso favorece la acumulación de una placa de ateroma. O es más fácil que se acumule algún tipo de grasa en las arterias, lo cual desencadenaría más adelante es un accidente cerebrovascular”, ilustró.

Así también, Percy Huamaní aseveró que comer carne roja comprende un daño directo al riñón, incluso en una persona sana, pero en alguien con un daño o algún problema renal empeorará el cuadro. Además, indicó que una deshidratación puede originar una falla renal aguda, pero que puede ser reversible.

“Las personas con el riñón afectado no podrán beber agua porque no podrán eliminarlo. La cantidad de agua que debe tomar dependerá en qué estadío de la enfermedad renal crónica está. En tanto, los sanos sí pueden tomar agua porque la función del riñón está bien”, detalló.

Por su parte, Cristian León sostuvo a este medio que “en el mundo, las principales causas de la enfermedad renal crónica son la diabetes mellitus 2 y la hipertensión”. No obstante, señaló que existen otros grupos que pueden devenir en esta afección.

“La glomerulonefritis crónica es de carácter hereditario y suele aparecer, según la etiología (causas de las enfermedades), en distintas edades de la vida. Hay otras, causas menos frecuentes, pero no menos importantes, que están vinculadas a los problemas prostáticos y lipiacis renal”, dijo.

El nefrólogo de la UPCH comentó que el consumo moderado de cafeína es favorable para preservar la salud cardiovascular, que está más asociada a provocar una enfermedad renal crónica. Incluso, agregó que las personas que la toman tienen mejores expectativas de vida. Sin embargo, advirtió que su ingesta en grandes cantidades, sobre todo, concentradas en gaseosas y energizantes, suelen ser perjudiciales para la salud.

Explicó que la prevención de la ERC consiste en una detección temprana, sobre todo, en la población de riesgo (obesos, diabéticos, entre otros) con el fin de identificar oportunamente y controlar el avance y la progresión de la enfermedad. Agregó que otra manera es promover una cultura de hábitos saludables de vida, una dieta bajo en sal, grasas no saturadas, azúcar y alimentos procesados.

Respecto al tratamiento, aseguró que esto dependerá del estadío de la enfermedad renal crónica. La intervención comprende dos ejes: 1) tratar y controlar la causa de fondo (diabetes, hipertensión, entre otros) y 2) consumir alimentos saludables, evitar la automedicación y beber agua, según las necesidades.

De acuerdo a Cristian León y Percy Huamaní, los estadíos de la ERC comprenden cinco etapas:

EstadíoCaracterísticas
1-2 (a veces incluye el 3)-La enfermedad es leve o moderada, la función renal se mantiene intacta y es posible revertir el daño.
-Presencia de los asintomáticos (no hay síntomas).
3-4-Se trata de una enfermedad renal moderada a severa, en el que se busca evitar la progresión de la afección y las posibilidades de revertirlas son pocas.
-Presencia de síntomas.
5-La enfermedad se convierte en una insuficiencia renal, el cual se necesita un tratamiento sustitutivo renal, como hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante de riñón.
-El daño renal es irreversible.

Según una publicación de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y la Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión (SLANH), la enfermedad renal crónica se puede prevenir pero no tiene cura, suele ser progresiva y silenciosa.

Enfermedad renal crónica. Foto: captura web OMS / OPS.

Indican que la persona no presenta síntomas hasta etapas avanzadas, donde las soluciones ya son altamente invasivas y costosas. “Adoptar un estilo de vida saludable y mejorar el tratamiento y el control de la diabetes y la hipertensión (como de otras enfermedades) son las formas más eficaces de prevenir”, comentan.

Asimismo, la Sociedad Española de Nefrología reconoce que más de una causa coexisten y potencian el daño renal. Entre los factores de riesgo no modificables de la afección, indica que son la edad, sexo y bajo peso al nacer.

También, coincidiendo con los especialistas, señala que la diabetes, obesidad, dislipemia, tabaquismo, enfermedades cardiovasculares, entre otros, pueden inducir daño en los riñones de forma directa o indirecta. Añade que estas son alteraciones comórbidas y potencialmente modificables.

No obstante, explica que estos factores de riesgo son parte del inicio y progresión de la ERC, que simultáneamente, pueden potenciar el efecto. Agrega que la mayoría de estos factores han demostrado más asociación que causalidad y muchas veces de forma inconstante. “Varios tienen mecanismos fisiopatológicos comunes, siendo la proteinuria y la hiperfiltración glomerular los más frecuentes e importantes”, explica.

Conclusión

El post es impreciso porque la retención de la orina en la vejiga; el consumo en grandes cantidades de sal, carne y cafeína; la escasa bebida de agua y el inicio de un tratamiento tardío no son consideradas como las principales causas de la enfermedad renal crónica. Expertos señalan que las razones del origen de la ERC son genéticas y están asociadas a otras patologías, siendo la hipertensión y la diabetes tipo 2 las más frecuentes.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.