Verificador LR

verificador@glr.pe VerificadorLR

18 Nov 2020 | 22:53 h

Una publicación de Facebook difunde una serie de afirmaciones falsas sobre la vacunación contra la COVID-19 en el Perú y su presunta obligatoriedad.

Además, asegura que médicos peruanos curan el nuevo coronavirus con dióxido de cloro. Sin embargo, esta información es falsa.

El post ha sido compartido más de 300 veces. Foto: captura de Facebook

Falso: “Congreso aprueba vacunación obligatoria”

El 8 de octubre se aprobó en primera votación el proyecto de ley que declaraba de necesidad e interés nacional la adquisición de la futura vacuna contra el SARS-CoV-2. En el articulo 4 de este documento se estipulaba que la distribución, comercialización y disponibilidad de los medicamentos y vacunas contra la COVID-19 sería “gratuita, universal y obligatoria”.

El término “obligatorio” generó gran confusión entre los usuarios de redes sociales y provocó la proliferación de numerosas publicaciones en contra de los proyectos de vacuna en desarrollo.

Sin embargo, consultado por Verificador, el presidente de la Comisión de Salud, Omar Merino, recalcó que el fin de esa ley es asegurar el acceso a la vacuna a todos los peruanos, por lo que retirarían la palabra que generó confusión. “El texto sustitutorio aprobado en primera votación genera un marco legal para garantizar que, en caso de que —Dios no quiera— aparezca otra enfermedad que genere una emergencia sanitaria o pandemia declarada por la OMS, el Estado garantice el acceso y la distribución gratuita de las vacunas para toda la ciudadanía”.

Además, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, aclaró que los ciudadanos tiene la potestad de decidir vacunarse o no. “Es obligación del Estado vacunar. Si las personas no desean vacunarse, no se vacunan”, indicó en su presentación ante la Comisión de Salud y Población del Congreso.

Con esa afirmación, coincidió el entonces viceministro Luis Suárez. “Como Ministerio de Salud, somos los obligados a poner la vacuna a disposición de la población, porque es nuestra responsabilidad ofrecer la mejor medida posible de prevención. Cada persona es libre de decidir si se vacuna o no”, declaró en una conferencia de prensa.

A pesar de dichas aclaraciones, la comisión de Salud del Congreso decidió retirar el término de obligatorio y ahora se llama “Ley que garantiza el acceso gratuito, universal, público y equitativo a la vacuna contra la COVID-19″.

Asimismo, en una nota anterior de Verificador, también demostramos que es falso que se colocará un “holograma en el DNI” y, posteriormente, en la mano para registrar la vacunación, como afirmo Beatriz Mejía.

Falso: “La vacuna incorpora peligrosa carga de ADN”

En principio, todavía no está lista una vacuna para prevenir la COVID-19 y, de las que se están elaborando en fases avanzadas, la de Moderna y la desarrollada por BioNtech & Pfizer son de tipo ARN mensajero (ARNm), a las que se referiría la publicación. Son moléculas recubiertas de ARNm, similares al ADN, que llevan las instrucciones para producir una proteína viral.

Sin embargo, estas no contienen ADN, sino ARNm. “Las vacunas de ARNm son moléculas recubiertas de ARNm, similares al ADN, que llevan las instrucciones para producir una proteína viral”, afirma Archa Fox, experta en biología celular molecular de la Universidad de Australia Occidental, en The Conversation.

Además, de acuerdo con el infectólogo Eduardo Verne, su aplicación no representa un peligro para la salud. “Hay que ser bien claros. Están diciendo que, como es un ARN, puede entrar al núcleo de la célula y transformarnos. No. Así no funciona. La vacuna ARN no penetra en el núcleo de la célula, así que no tiene capacidad de integrarse (con el ADN). Todo lo que ocurre es en el citoplasma”, declaró anteriormente a Verificador.

Por último, en notas anteriores, comprobamos que la vacuna ARN no es “transgénica” ni “modifica el genoma humano”.

Falso: “Médicos peruanos curan la COVID-19 con dióxido de cloro”

No hay evidencias científica que avale su uso en humanos. En una nota anterior de Verificador, explicamos que los estudios realizados sobre el uso del dióxido de cloro fueron hechos, en su mayoría, en fase preclínica, analizando los efectos de este compuesto en pruebas in vitro (en laboratorio) y en animales.

Asimismo, autoridades reguladoras de países como Estados Unidos, Canadá, Ecuador y Colombia advierten sobre las efectos negativos del consumo constante del dióxido de cloro, puesto que puede ser peligroso para la salud.

Finalmente, en Verificador demostramos que es falso que el dióxido de cloro se use de manera terapéutica contra la COVID-19 y que limpia y desinfecta la sangre.

Falso: “Se está cometiendo el delito de genocidio”

La publicación sugiere que la vacunación obligatoria constituiría el delito de genocidio. Sin embargo, de acuerdo con el Código Penal, esa no es una de sus causas.

Código Penal. Foto: captura de pantalla

No obstante, como hemos mencionado la inmunización no es obligatoria en el país, por lo que los ciudadanos pueden decidir si aplicársela o no. Además, no se puede asegurar que la vacunación contra la COVID-19 matará a las personas, como sugiere la publicación.

Conclusión

La ley aprobada en el Congreso en primera votación no ordena la aplicación obligatoria de la vacuna, únicamente asegura el acceso a la inmunización a todos los peruanos. Además, no es cierto que la vacuna tiene un carga peligrosa de ADN, que aplicarla es un genocidio ni que el dióxido de cloro cura la COVID-19. Por lo tanto, es falso que la vacuna contra la COVID-19 será aplicada obligatoriamente a todos los peruanos.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.