Ezzio Ramos

ezzio.ramos@glr.pe Ezziofr

13 Nov 2020 | 19:17 h

En Facebook, circula un artículo escrito por el colectivo Médicos por la Verdad en Perú, en el que cuestionan la seguridad y eficacia de la vacuna contra la difteria. Entre sus afirmaciones, señalan que la presencia de mercurio en la vacuna podría “causar autismo” y que la prueba PCR no sirve para realizar diagnósticos.

No obstante, el texto reproduce diversos bulos antivacunas, así como información imprecisa y engañosa. Aún así, el post que lo adjunta ha sido compartido más de 350 veces.

Publicación de Médicos por la Verdad sobre la difteria. Foto: captura de Facebook.

La publicación aborda diversos temas a partir de los recientes casos de difteria en el Perú, tras 20 años de silencio epidemiológico. Asimismo, pone en duda la validez de los test PCR y reproduce mentiras sobre las vacunas.

Sobre el brote de difteria en el Perú

Luego de la muerte de dos personas ––una menor de cinco años y una mujer de 69––, el Ministerio de Salud dictaminó la alerta epidemiológica y emprendió campañas de vacunación a lo largo de la capital.

El artículo de Médicos por la Verdad inicia con una frase engañosa, al no mencionar la declaración del Hospital Dos de Mayo. En efecto, los progenitores de la menor de 5 años denunciaron que hubo negligencia médica.

Sin embargo, el Ministerio de Salud señaló que el fallecimiento de la niña se debió a que presentaba “complicaciones cardiacas severas conocidas como miocarditis diftérica, incluyendo arritmias ventriculares de alto riesgo”.

Comunicado Minsa

Con respecto a la segunda fallecida, el artículo presenta datos incompletos e imprecisos. El último 4 de noviembre, durante una conferencia de prensa, el entonces viceministro de Salud Pública, Luis Suárez Ognio, señaló que el Hospital Cayetano Heredia había notificado la muerte de una señora de 69 años.

Según se indicó, la mujer presentaba un cuadro respiratorio que había dado un “resultado preliminar compatible con Corynobacterium Diphtheriae” en laboratorio. Posteriormente, fue el Instituto Nacional de Salud el que informó que la prueba "fue sometida al PCR, siendo también positiva para difteria, lo cual confirma la existencia de la bacteria”. Es decir, la prueba molecular sirvió para corroborar el indicio que se tenía de la enfermedad.

Asimismo, como explicó a Verificador la médico internista Lisseth Gómez, la difteria es una enfermedad de la cual sí se tiene mayor conocimiento, y se dispone de diversas herramientas de detección ante una alerta de casos, como el test PCR, el cultivo faríngeo o los rayos X.

Gómez detalló que, si un médico sospecha de un caso de difteria, se realiza una ficha epidemiológica para que acuda un equipo especial a tratar a los contactos del paciente, hacer un cerco epidemiológico y tomar las muestras pertinentes.

El test PCR sí sirve para realizar diagnósticos

FALSO

“Nos extraña que se use la PCR, una prueba que no mide carga viral ni es útil para establecer un diagnóstico (como lo señalamos hasta el cansancio cuando hablamos de COVID-19 y que en una publicación anterior mostramos como el mismo inventor de la prueba explicaba que no servía para hacer diagnósticos)”

Nuevamente, el colectivo Médicos por la Verdad adjunta un video ––el cual ya ha sido revisado por Verificador–– para asegurar que las pruebas PCR no sirven para diagnosticar enfermedades ni para medir carga viral.

Por un lado, el término carga viral es utilizado para casos en los que se transmiten virus, como el VIH y el SARS-CoV-2, mientras que la difteria es ocasionada por una bacteria. En tales casos, la PCR puede servir para calcular la cantidad de material vírico presente en la muestra recogida, como indican InfoRed SIDA y una verificación de Maldita Ciencia.

Por otro lado, la PCR sí es útil para realizar un diagnóstico, y no solo para la COVID-19. Un boletín de la Organización Panamericana de la Salud, en el apartado “¿Cómo se confirma el diagnóstico de la difteria?” indica lo siguiente:

“La reacción en cadena de la polimerasa (PCR por su sigla en inglés) es útil para la detección del gen de la toxina diftérica, y permite un diagnóstico rápido cuando el cultivo no es positivo.”

Con respecto al video del creador de las PCR, este portal explicó que sus declaraciones habían sido tergiversadas. El contexto de las imágenes corresponde a una discusión sobre el VIH, del cual Kary Mullis tenía una postura negacionista.

En esa línea, el nobel de química no consideraba “relevante” utilizar su invención para detectar el virus del SIDA. Por ello, criticaba las interpretaciones que se hacían del PCR, y apuntaba que un resultado positivo “no te dice que estás enfermo”. Esto último, sin embargo, no contradice la función principal de un test PCR, que es detectar la presencia de material genético de un microorganismo.

ENGAÑOSO

“El corynebacterium es encontrado normalmente sin causar infección en la faringe humana”.

El artículo no presenta ninguna prueba que certifique la frecuencia de esta afirmación. No obstante, la médico internista Lisseth Gómez explicó que sí puede detectarse la bacteria sin presentar síntomas de infección: es el caso de los asintomáticos. El portal de los Manuales MSD de consulta médica, contempla también la existencia de “un estado de portador asintomático”.

“Tiene la bacteria, está contagiando, a través de la tos, los estornudos y los objetos contaminados con sus fluidos (...) Sin embargo, no tiene ningún síntoma”, señaló Gómez. Asimismo, precisa que en estos casos se sospecha de los familiares que tuvieron contacto con el paciente cero y que posiblemente no fueron inmunizados.

Pese a ello, el artículo del colectivo Médicos por la Verdad califica el término asintomático como un “concepto contradictorio”, pese a que estos pacientes pueden propagar la enfermedad.

Asimismo, el texto sugiere que “se quiere fabricar otra epidemia de asintomáticos” para justificar las campañas de vacunación. Sin embargo, más allá de la especulación no brinda información al respecto. Por el contrario, la médico internista detalla que la vacunación permite prevenir la transmisión de la enfermedad, la cual es contagiosa.

Sobre el mercurio en las vacunas contra la difteria

ENGAÑOSO

"Esta [la vacuna contra la difteria DPT] es una de las vacunas que más mercurio contiene en forma de timerosal (25mcg) (...) una cantidad 25 veces superior a la considerada segura por la FDA para un niño de 10 kg.

La llamada vacuna antidiftérica-antitetánica-antipertusis (DTP) contiene 0,05 miligramos de timerosal, equivalente a 50 microgramos (mcg), según indica un documento de la OPS. En efecto, este conservante contiene cerca de un 50% de mercurio.

Sin embargo, el artículo no indica la fuente de la FDA que asegure que la cantidad de timerosal utilizada en las vacunas sea “25 veces superior” a la segura. Tras una búsqueda, más bien, Verificador halló que la misma Food and Drugs Administration (FDA) ha desmentido los rumores alrededor del uso de timerosal en las vacunas.

“El timerosal tiene un largo historial de uso seguro y eficaz en la prevención de la contaminación bacteriana y fúngica de las vacunas, sin que se establezcan efectos nocivos aparte de reacciones locales menores en el lugar de la inyección”, asegura la entidad.

Asimismo, la OMS y su Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (Gavcs) señalaron, tras un estudio de más de 10 años, que “no hay pruebas de que la cantidad de timerosal utilizada en las vacunas suponga un riesgo para la salud”.

FALSO

"Desde hace más de 20 años se conoce la asociación entre el mercurio presente en las vacunas y el daño neurológico que podrían causar".

El artículo da como principal fuente un estudio científico ––Mercury Exposure and Children’s Health–– sobre la salud de los menores y la exposición al mercurio en sus distintas manifestaciones. Verificador lo revisó y halló que este no presenta ningún argumento sobre una presunta asociación entre el mercurio presente en las vacunas y un posible daño neurológico.

"En 2006, el Comité Asesor Mundial sobre Seguridad de las Vacunas de la OMS concluyó que no había motivos para cambiar las prácticas de inmunización actuales. El uso de mercurio en las vacunas es, sin embargo, todavía muy controvertido. La OMS continúa revisando la evidencia para los bebés prematuros y desnutridos”, refirió el artículo.

Asimismo, no se ha comprobado científicamente que exista una relación entre el uso de timerosal en las vacunas y un posible daño neurológico. Un artículo publicado en el Journal of Preventive Medicine and Hygiene en el año 2015 descartó que exista una relación entre las vacunas y los desórdenes neurológicos.

“Una enfermedad neurológica grave puede surgir simplemente por casualidad después de la administración de una vacuna. Esto ha provocado la especulación de que tales enfermedades pueden ser causadas por la vacunación, sobre todo porque las verdaderas causas de muchas enfermedades neurológicas son en gran parte desconocidas”, relata la investigación.

Las vacunas no causan autismo ni TDAH

FALSO

“Y el daño es mucho más serio en niños pequeños porque están en pleno desarrollo neurológico (y por ello el mayor riesgo a desarrollar autismo o enfermedades como TDAH)”.

La vacunación no solo no causa daños neurológicos, sino que tampoco provoca el trastorno del espectro autista ni el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Sobre la primera afirmación, Verificador ha desmontado en ocasiones anteriores que exista una relación causal entre las vacunas y el autismo.

A través del portal Healthy Children, la American Academy of Pediatrics elaboró una extensa recopilación de estudios científicos sobre la seguridad de las vacunas y su falta de vinculación con el espectro autista, así como otros efectos adversos.

De igual modo, Denisse Pineda, psicóloga del Instituto para el Desarrollo Infantil ARIE, indicó a este medio que “hasta la fecha, no se tiene información acerca de las causas [específicas] que generan el autismo”. Indicó que no hay información que avale una asociación directa entre la vacunación y el espectro autista.

Sobre el TDAH, la American Academy of Pediatrics refirió estudios que indican que puede ser causada por la anatomía y función del cerebro, la herencia genética, un nacimiento prematuro o las toxinas en el medio ambiente, entre otras causas. El portal también alegó que no hay evidencia que confirme que las vacunas causen este trastorno.

ENGAÑOSO

“En el mismo inserto de la vacuna (...), explican claramente que uno de los efectos adversos es: autismo, convulsiones, epilepsia y encefalopatía”.

Para sostener su postura, el artículo de Médicos por la Verdad adjunta como prueba una imagen en la que se filtran los “efectos adversos” de la vacuna contra el tétanos y la difteria. No obstante, se trata de una información engañosa, ya que el documento referido no determina una relación causal entre la vacuna y el autismo.

Imagen saca de contexto un link de la FDA sobre la vacuna contra la difteria y el tétanos. Foto: captura de Imgur.com.

Verificador accedió al enlace indicado por la imagen, que lleva al portal Web Archive y corroboró que se mencionaban “eventos adversos informados durante el uso posterior a la aprobación de la vacuna Tripedia”. Entre ellos, estaba el autismo y otras reacciones.

Sin embargo, el documento señala que “debido a que estos eventos se informan voluntariamente a partir de una población de tamaño incierto, no siempre es posible estimar de manera confiable sus frecuencias o establecer una relación causal con los componentes de la vacuna Tripedia.”

ENGAÑOSO

“esta enfermedad [la difteria] tiene tratamiento y solo es problemática en su forma grave (en su mayoría cursa como una leve amigdalitis)”

Esta afirmación es engañosa. Si bien la difteria se conoce y tiene tratamiento, la gravedad del cuadro va a depender de la fase en la que se encuentre. La médico internista Lisseth Gómez indicó a este medio que la gravedad puede ir según el estado inmunológico del paciente.

Precisó que, incluso cuando no se presentan síntomas, la enfermedad es altamente contagiosa y tiene entre un 5% y 10% de mortalidad. Por ello, es importante aplicarse la vacuna para impedir un brote epidemiológico.

Finalmente, consultamos al colectivo autodenominado Médicos por la Verdad en Perú en qué se basan para escoger sus fuentes. Respondieron que se basan en “artículos científicos de revistas especializadas como JAMA, The Lancet, BMJ, PubMed”, así como “artículos y videos publicados en la página oficial de la OMS”. Alegaron que esta información es comentada por médicos de distintas especialidades.

Conclusión

El artículo escrito por el colectivo Médicos por la Verdad en Perú presenta afirmaciones engañosas, imprecisas y falsas sobre el brote de difteria y las vacunas. Asimismo, la prueba PCR sí sirve para realizar diagnósticos, sí mide carga viral, y las declaraciones de su creador fueron sacadas de contexto.

Por otra parte, la OMS, FDA y otras organizaciones han concluido que la presencia de timerosal en las vacunas no supone un riesgo para los menores. Tampoco se ha demostrado una relación causal entre la vacunación y el trastorno del espectro autista. Por lo tanto, calificamos esta publicación como engañosa.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.