Verificador LR

verificador@glr.pe VerificadorLR

06 Nov 2020 | 15:21 h

En Facebook, una publicación viral titulada “El terrible secreto de un cubrebocas” ha reunido una serie de bulos para señalar que el uso de mascarillas sería perjudicial para la salud. El texto ha sido compartido cientos de veces y reproducido en diferentes post entre junio y noviembre.

Sin embargo, la publicación contiene información falsa. Los cubrebocas no impiden la respiración, ya que el oxígeno atraviesa el material de fabricación. Además, aunque con menor efectividad, los barbijos de tela sí protegen contra el coronavirus.

Publicación presenta una serie de afirmaciones falsas sobre las mascarillas. Foto: captura de Facebook

Tras una revisión del texto, Verificador detectó que sus principales afirmaciones son incorrectas. También presenta información no verificable, como las opiniones que proclaman un “crimen contra la humanidad”, e información desfasada en el tiempo, como los “futuros” protocolos sanitarios aplicados para viajar, acudir a la escuela y a los restaurantes.

Por otra parte, una revisión mediante la herramienta Crowdtangle corroboró que el texto viene circulando en Facebook desde el último 10 de junio, por lo menos. No obstante, la revisión de este portal se enfocará en la validez de las afirmaciones en el tiempo presente.

Las mascarillas no impiden la inhalación de oxígeno

FALSO

“Su uso permanente hará que las personas sanas enfermen porque están respirando aire en menor cantidad de lo que su cuerpo necesita.”

Como hemos reiterado en anteriores ocasiones, las mascarillas no impiden la respiración ni causan hipoxia, ya que las partículas de oxígeno sí atraviesan el material. El neumólogo Hebert Cuenca, miembro de la Sociedad Peruana de Neumología, declaró a este medio que “la mascarilla no produce hipoxia, eso es imposible”. “El oxígeno atraviesa el material de la mascarilla y así el aire entra y sale sin ningún problema”.

En otra verificación, el infectólogo del Hospital Cayetano Heredia, Carlos Medina, precisó: “El oxígeno es una molécula demasiado pequeña y definitivamente el cubrebocas no va a impedir su paso. Puede haber algunas molestias, pero solo eso”.

De igual modo, la OMS indica que las mascarillas quirúrgicas atraviesan un análisis que evalúa su óptimo funcionamiento. “Su desempeño se pone a prueba mediante un conjunto normalizado de métodos con miras a comprobar el equilibrio entre una gran capacidad de filtración, la ‘respirabilidad’ adecuada y, a veces, la resistencia a la penetración por líquidos corporales”.

FALSO

“También su uso permanente mantiene húmeda la nariz y boca propiciando hongos e infecciones respiratorias por ejemplo. Sin mencionar que a momentos en vez de respirar aire, respiramos CO2 venenoso al organismo.”

Esta afirmación es falsa. Augusto Tarazona, presidente del Comité de Salud Pública del Colegio Médico del Perú, declaró para Verificador que no existen condiciones para la proliferación de virus, hongos y bacterias en las mascarillas. “Su reproducción se da en días, semanas, (...) toma su tiempo”, sostuvo.

Asimismo, Camille Webb, médico infectóloga de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), añadió para un caso anterior que la mascarilla “se puede contaminar con virus (no necesariamente el SARS-CoV-2) o bacterias si se usa múltiples veces sin lavarlo”.

A su vez, Tarazona recalcó que el uso de cubrebocas podría conllevar ciertos riesgos para la salud si “se utiliza por mucho tiempo una mascarilla que es descartable” o al no desinfectar correctamente, es decir, cada veinticuatro horas, las mascarillas de uso permanente.

Por su parte, la afirmación de que el cubrebocas retiene el anhídrico carbónico (CO2) también es falsa. Como explicamos líneas arriba, no se impide la circulación de oxígeno, por lo que no respiramos las partículas de dióxido de carbono.

Las mascarillas de tela sí protegen contra el coronavirus

FALSO

“...sólo los cubrebocas con filtro protegen en un 95% y los de tela o esponja protegen 0%. Estos últimos que no protegen en absoluto los usan con diseños extravagantes y generalmente de algodón los cuales no sirven de nada más que para obstruir el aire que respiran.”

En la presente afirmación, es falso que las mascarillas de tela protejan un 0%, aunque es cierto que el grado de protección no equipara al de una mascarilla N95. Un estudio publicado en la revista científica ACS Nano––Aerosol Filtration Efficiency of Common Fabrics Used in Respiratory Cloth Masks–– concluyó que los materiales de mascarillas de tela, como el algodón, la seda y la gasa, pueden otorgar una “buena protección”, generalmente superior al 50%, en un rango de 0,01 a 6 micrómetros (μm).

Cabe resaltar que la Organización Mundial de la Salud especificó que el SARS-CoV-2 puede transmitirse mediante gotículas respiratorias, las cuales presentan un diámetro “de 5 a 10 micrómetros (µm), y también a través de núcleos goticulares, cuyo diámetro es inferior a 5 µm”.

En tal sentido, Erika Castillo, PhD en Ciencias Médicas y fundadora de Cienciagenerika, apuntó a Verificador que “nada en este momento es suficiente al 100%, pero ponerte una barrera entre tu boca y el resto reduce enormemente la posibilidad de contagio”. “Acompañado de un distanciamiento, te protege mucho más”.

¿Debe utilizarse la mascarilla en la calle?

El post afirma que “en algunos países, la recomendación del secretario de salud es no usar cubrebocas en la calle, pero es común ver a muchos en la calle con cubrebocas (...). De momento, solo deben usarse en interiores. Incluso he visto bebés con cubrebocas y no saben el daño que les hacen.”

No obstante, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan el uso de mascarillas en lugares públicos, como medios de transporte público, eventos y cualquier espacio donde haya congregación de personas. “Es muy probable que las mascarillas reduzcan la propagación del COVID-19 cuando las personas las usan de forma generalizada en entornos públicos”, precisa.

A su vez, el portal Healthy Children señala que, para los niños, es recomendable el uso de mascarillas de tela. En el caso de los bebés, los CDC recalcan que los niños menores de 2 años no deben utilizar cubrebocas. Asimismo, la OMS precisa que no debe ser obligatorio en menores de hasta 5 años de edad.

Finalmente, Verificador ha revisado otros bulos que han circulado acerca del uso de mascarillas. Así, hemos señalado que los cubrebocas no causan enfermedades neurodegenerativas, neumonía acidosis, cáncer, ni produce el ‘colapso’ del sistema inmunológico, entre otros males.

Conclusión

La publicación titulada “El secreto de un cubrebocas” presenta información falsa. El uso de mascarillas no impide la respiración ni favorece la retención de CO2, ya que las partículas de oxígeno sí pueden atravesar el material sin problemas.

Además, no presenta condiciones para la proliferación de hongos ni infecciones respiratorias. Por último, no es cierto que las mascarillas de tela protegen un 0% del coronavirus, ya que ayuda a reducir la posibilidad de contagio. En consecuencia, calificamos esta publicación como falsa.

Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.