Irene Ignacio

irene.ignacio@glr.pe ireneignacioq

21 Oct 2020 | 22:27 h

Pese a que las candidatas más avanzadas para prevenir la COVID-19 aún no terminan los ensayos clínicos, continúa circulando desinformación sobre este método de inmunización.

Según una publicación en redes sociales, una “vacuna transgénica” contra la enfermedad causada por el virus SARS-Cov2 “degenerará el ADN”. El post falso del 14 de octubre se visualizó unas 4.100 veces durante las últimas 24 horas.

Publicación contra la vacuna ARNm fue compartida más de 400 veces.

“La vacuna que pretenden inocularnos dizque para la COVID-19, es transgénica y experimental. Dañará nuestro ADN”, se podía leer en la imagen de la publicación de Facebook.

La publicación también mencionó que la vacuna contra el nuevo coronavirus “no debe ser obligatoria”. Sin embargo, esa es una opinión y, por lo tanto, no será analizada en este artículo de fact-checking.

Para empezar, todavía no está lista una vacuna para prevenir la COVID-19. Diez de las candidatas más avanzadas se encuentran en la fase 3 de los ensayos en humanos, según el panorama recopilado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Recién cuando terminen los ensayos clínicos se podrá ponderar su seguridad y eficacia.

Sinovac y Sinopharm apostaron por vacunas de “virus inactivo”. Oxford, junto a AstraZeneca, optó por el tipo “vector viral” no replicable, al igual que Cansino (China), el Instituto Gamaleya (Rusia) y Janssen (de Johnson & Johnson). La candidata de Novavax es de “subunidad de proteína”.

La alemana BioNTech y la estadounidense Pfizer están desarrollando juntas una vacuna tipo ARN. De igual manera, Moderna (Estados Unidos).

Entonces, si la vacuna todavía no está lista, ¿a cuál se refiere la publicación?

Perú ha firmado dos acuerdos vinculantes a fin de adquirir dosis para prevenir la COVID-19 hasta la fecha, de acuerdo a una nota de prensa del Ministerio de Salud (Minsa), del 21 de setiembre. Uno con la coalición Covax Facility y otro con Pfizer. Entonces, es probable que el bulo se refiera a la vacuna tipo ARN desarrollada por la farmacéutica estadounidense.

Además, el país mantiene “negociaciones con 13 productores de vacunas”, de acuerdo a una nota de Radio Nacional del 11 de octubre. Entre ellos están Sinopharm, Oxford junto a AstraZeneca, Moderna, Sinovac, Gamaleya (que desarrolló Sputnik V), Novavax, Johnson & Johnson, Covaxx y Arcturus. Es decir, el país podría adquirir vacunas de distintos tipos.

Las candidatas a vacunas tipo ARN ya fueron acusadas sin prueba alguna de “modificar el ADN” en Estados Unidos. No obstante, este cuestionamiento no tiene sustento científico.

La vacuna tipo ARNm no modifica el ADN humano

La información genética se encuentra en el ácido desoxirribonucleico (ADN), que a su vez se ubica en el núcleo de la célula.

“Para que esa información pueda salir de allí, (...) el ARN mensajero copia o lee ciertas partes del ADN que está dentro del núcleo, sale del núcleo y se dirige al citoplasma de la célula", explicó el inmunólogo Alexis García, docente de la Universidad Central de Venezuela (UCV). “Los ribosomas son los que van a traducir o a descifrar el mensaje que llega en el ARNm y una vez que lo leen se produce cualquier proteína que necesite la célula para poder funcionar adecuadamente”, añadió.

Una vez que el ARNm cumple su función, es degradado. “Nosotros tenemos encimas que llevan proteasa. En este caso se llaman ARNasas las que pueden degradar rápidamente el ARN mensajero”, detalló García.

Ahora, la vacuna ARN mensajero (ARNm) se desarrolló a partir de una porción del virus SARS-Cov 2: la proteína Spike (S).

“Con esta nueva vacuna de ARNm (...) se coloca una parte del virus a la célula del cuerpo, el cual genera una respuesta a una partícula especial llamada Spike, que es la cápsula del coronavirus”, expuso Manuel Loayza, médico epidemiólogo del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades.

Juan More, doctor en Inmunología comparada, detalló el mecanismo de acción de la posible vacuna. “En el compartimiento de producción de proteínas, este ARN va a producir la proteína Spike. Y se va a liberar (...) imitando a unas células infectadas con el coronavirus”.

Ese proceso se llevará a cabo en el citoplasma de la célula. “No se va a insertar [en el núcleo de las células humanas], no va a trasgredir dentro del ADN humano porque para eso se necesitaría mucha tecnología de manejo biomolecular”, descartó Manuel Loayza.

More Bayona indicó que “la vacuna no va a generar un cambio en nuestra información genética”. “El ARN se ha modificado en el laboratorio para que solamente sea reconocido (...) en nuestro citoplasma como ribosoma (pequeñas organelas que hacen ese cambio de ARN a proteína)”, detalló. Otra de las razones es porque “nuestra información genética, la del ADN está precisamente en el núcleo”. De esta manera, el ARNm, físicamente, “no puede llegar al núcleo”, dijo el doctor en Inmunología comparada.

“No hay forma de que se produzca un nuevo virus porque solamente se trabaja con una pequeña porción de todo el genoma. Si solo tienes una porción del genoma no hay forma de que se forme un nuevo virus”, rechazó.

Para Alexis García, de la Facultad de Medicina de la UCV, no existe el riesgo de que el ARNm insertado a través de la posible vacuna modifique el ADN humano porque ese ARNm va a desaparecer. “No se va a integrar al núcleo o a la información genética como algunas personas han dicho en las redes”, recalcó.

“Una vez que el ARNm se lee, cualquier ARNm, no solamente el que es para esta vacuna, automáticamente es degradado o destruido por la misma célula”, zanjó el inmunólogo y docente. Esto se debe a un sistema de protección.

La vacuna ARNm no es considerado un “transgénico”

Manuel Loayza especificó que al transgénico “hay que crearlo o modificarlo artificialmente”. Eso implica manipular la célula y no es comparable a un método de inmunización. “La vacuna lo que hace es generar un anticuerpo. O sea informar al cuerpo del ser humano y decirle: ‘genera esta partícula cuando encuentres al SARS-Cov2’”, aseveró.

“No es considerado un transgénico porque no estás mezclando genoma de distintos organismos. Aquí solamente trabajas con una porción específica de un gen y no lo mezclas con otra”, descartó el doctor Juan More Bayona.

¿Cuál sería el origen del bulo?

En junio de este 2020, la osteópata Carrie Madej publicó un video en YouTube en el que especulaba sobre lo que, según ella, podía pasar si las personas se vacunaban con la candidata de Moderna (tipo ARN).

“¿Qué pasa si nuestro ADN, nuestro genoma se modifica y por lo tanto puede ser patentado y poseído? (...) Esto se llama tecnología de ADN y ARN recombinante y es lo que se propone para la vacuna COVID-19”, dijo Carrie Madej, sin mostrar ninguna evidencia. Verificador desmintió esas afirmaciones en agosto.

Conclusión

Una vacuna ARN no va a modificar el ADN humano debido a que se encuentran en espacios diferentes de la célula. Además, nuestro cuerpo naturalmente degrada el ARN mensajero. Por lo tanto, calificamos la publicación como falsa.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Vacunas ARN, últimas verificaciones:

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.