Irene Ignacio

irene.ignacio@glr.pe ireneignacioq

14 Oct 2020 | 21:43 h

Mientras candidatas a vacunas contra la COVID-19 todavía están en fase de ensayos, continúa circulando desinformación sobre este método para prevenir enfermedades.

Según una publicación de Facebook, si una persona recibe cinco vacunaciones de gripe “a lo largo de su vida” el riesgo de padecer Alzheimer “aumenta un 600%”. Supuestamente, esto se debe al contenido de aluminio en la vacuna contra la influenza. Dicho post fue visualizado más de 3.000 veces en las últimas 24 horas.

Un post de Facebook del 22 de setiembre fue compartido más de 400 veces.

El aluminio de la vacuna contra la influenza no “aumenta el riesgo de padecer Alzheimer”

Los especialistas consultados por la unidad de fact-checking de La República, Verificador, señalaron que no había relación entre el Alzheimer y las vacunas debido a que se considera que dicha enfermedad está causada por factores genéticos. Además, la presencia de aluminio no es considerado un factor desencadenante.

Erika Castillo —PhD en Ciencias Médicas y fundadora de Cienciagenerika— manifestó que “no hay evidencia científica de la relación entre el aluminio (en la cantidad de las vacunas) y el Alzheimer u otra complicación”. Por el contrario, sostuvo que había investigaciones (reportadas por medios españoles) que sugerían que personas vacunadas tenían menor prevalencia de la enfermedad. Cabe precisar que no son concluyentes.

Efectivamente, algunas de las vacunas contra la influenza contienen sales de aluminio, que funcionan como coadyuvante y ayudan a reforzar la respuesta del sistema inmunológico, como explicamos en una nota anterior.

Pero, debido a que está presente en poca cantidad, las vacunas con sales de aluminio son de “riesgo extremadamente bajo” para los lactantes, según un artículo publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina —Farmacocinética del aluminio actualizada después de exposiciones infantiles a través de la dieta y la vacunación—.

Consultado para esta verificación, Nilton Custodio, neurólogo del Instituto Peruano de Neurociencias, confirmó que el aluminio no tiene relación con el Alzheimer. Además, comentó que esta duda estaba presente en las investigaciones de las décadas de los 70 y 80, pero que actualmente había un consenso de que las vacunas eran seguras.

Según el neurólogo, el Alzheimer es causado por factores genéticos. El cerebro de un paciente con esta enfermedad presenta “alteraciones en dos proteínas”. Una es la beta-amiloide y la otra es la proteína tau. No necesariamente es hereditario.

Además de la “explicación genética”, indicó Nilton Custodio, “existen factores de riesgo que podrían empeorar el pronóstico”. Así, hay mayor posibilidad de desarrollar la enfermedad cuando los genes y los factores condicionantes coinciden.

La hipertensión arterial, la diabetes, el tabaquismo e, incluso, la baja interacción social son considerados factores condicionantes del Alzheimer, de acuerdo al profesional de la salud. Existen dos síntomas principales que se presentan en los pacientes. El primero es la pérdida de la memoria episódica, cuando se olvidan hechos y eventos recientes. El segundo es la dificultad de denominar (no pueden recordar el nombre de un objeto, por ejemplo).

Por último, ya en el 2018, el doctor Alejandro Macías, infectólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México, descartó que las vacunas para prevenir la influenza “aumentaran el riesgo de padecer Alzheimer”.

¿Cuál es el origen del bulo?

Según un artículo del médico Elmer Huerta, “20 mitos sobre la enfermedad de Alzheimer”, estudios iniciales realizados en animales “muy susceptibles al aluminio, llevaron a conclusiones erróneas que no han sido confirmadas en humanos".

Asimismo, la Sociedad de Alzheimer de Reino Unido, reportó Chequeado, expuso que “conejos inyectados con una dosis extremadamente alta de aluminio desarrollaron proteína tau tóxica en sus cerebros”. “Esto llevó a la especulación de que el aluminio de las latas, utensilios de cocina, alimentos procesados e incluso el suministro de agua podrían estar causando demencia”, afirmó. Pero esta enfermedad no es lo mismo que el Alzheimer. Y esos fueron resultados de exposiciones “extremadamentes altas”.

Maldita Ciencia detalló que el origen del bulo son declaraciones del doctor Hugh Fudenberg, en 1997, las cuales fueron repetidas por el presentador Bill Maher en diciembre del 2005, durante una entrevista con Larry King. CNN publicó la transcripción; no osbtante, no hay prueba que respalde esa afirmación.

Otros argumentos del post sobre las vacunas son engañosas, como evidenciamos en esta verificación acerca de los componentes y esta otra sobre la vacuna para prevenir la influenza.

Conclusión

La afirmación no tiene sustento científico. Aunque sí ha sido una preocupación de la ciencia, no se encontró evidencia de relación entre el aluminio de las vacunas y la enfermedad de Alzheimer. Por lo tanto, calificamos la publicación de Facebook como falsa.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Vacunas, últimas verificaciones:

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.