La República

larepublica_pe

11 Set 2020 | 2:12 h

En Facebook, una publicación anuncia una lista de supuestos beneficios del ajo para las personas. Entre ellos, menciona que este vegetal reduce el colesterol, combate la anemia si lo consumes de forma diaria y mejora la circulación de la sangre. Dicho post fue compartido más de 1.700 veces.

PUEDES VER Post sobre financistas y recomendaciones de la OMS contiene información falsa

El post señala que los pacientes con anemia deben consumir ajos de manera diaria. Además, indica que comer este vegetal disminuye el colesterol y potencia la circulación de la sangre. Foto: captura en Facebook.

El ajo no es un alimento recomendable para la anemia porque posee poco hierro

Según National Heart, Lung and Blood Institute, la anemia “es una afección en la cual la sangre tiene una cantidad de glóbulos rojos o hemoglobina más baja de lo normal”. “La hemoglobina es una proteína rica en hierro que ayuda a los glóbulos rojos a transportar oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo”, se lee.

Explica que cuando alguien tiene esta enfermedad, el cuerpo no recibe suficiente sangre rica en oxígeno, lo cual ocasiona que la persona se sienta cansada o débil o presenta dificultad para respirar, mareos, dolores de cabeza o latidos cardíacos irregulares.

El ajo no es un alimento recomendable para la anemia porque posee poco hierro. Foto: captura web Cinfasalud.

En comunicación con Verificador de La República, Saby Mauricio, exdecana del Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP), declaró que existen varias causas de la anemia —deficiencia de la vitamina B12, ácido fólico, entre otras— pero el 50% aproximadamente de los casos es por una baja concentración de hierro.

Explicó que hay dos clases de Hierro: Hem y No Hem. El primero se encuentra en alimentos de origen animal —sangrecita, hígado, bazo— y tiene una mejor absorción (70%) —proceso químico y físico a fin de absorber los nutrientes, minerales y sustancias externas y necesarias para vivir—. El segundo se halla en alimentos de origen vegetal —espinaca, ajo, entre otros— y presenta una baja absorción (30%). Además, este último tipo de hierro necesita de la vitamina C para lograr un mejor efecto.

Señaló que 100 gramos de ajo (“Allium sativum”) equivalen a 1.7 miligramos de hierro aproximadamente. “Los niños necesitan de 10 a 12 miligramos de hierro. Las mujeres embarazadas requieren cerca de 18 miligramos de hierro. Entonces imagínate cuánto de ajo tendría que comer una persona”, especificó. Recomendó que si alguien come sangrecita, puede añadir ajos para potenciar el consumo de más hierro.

PUEDES VER No, Planned Parenthood no es un “grupo eugenésico”, como indica post sobre padre de Bill Gates

Según la nutricionista Nataly Aguilar, el ajo no es un alimento que aporte una mayor cantidad de hierro para tratar la anemia. “Según la tabla, 100 gramos de ajos es equivalente a un miligramo de hierro. Es mínimo el aporte del hierro”, indicó.

Asimismo, recordó que existen tipos de la enfermedad: algunos por déficit de hierro (en su mayoría), otros por déficit de ácido fólico o vitamina B12. “Particularmente por el déficit de hierro se recomienda los alimentos de origen animal —como la sangrecita de cerdo o de pollo— que tienen mejor absorción del hierro que los de origen vegetal”, dijo.

Enfatizó que un solo alimento no solucionará la anemia. Por tanto, dijo que se debe mantener una alimentación variada.

¿El ajo reduce el colesterol?

Nataly Aguilar resaltó que el ajo es un alimento que resalta por su contenido antioxidante, particularmente la alicina, la cual es su principal nutriente.

“Los ajos, en base a la tabla de composición de alimentos, nos aportan en promedio 129 calorías —una cantidad de 100 gramos—. Generalmente no utilizamos esa cantidad de energía”, explicó. Señaló que se puede comer estos con otros alimentos (en arroz, ensalada, etc) a fin de ingerirlos lo más naturalmente posible.

Según la especialista, la alicina concentra diversos beneficios como la regulación de los niveles de colesterol —sustancia cerosa que el cuerpo necesita para una buena salud, pero en niveles no saludables provocan una afección llamada colesterol alto en sangre—.

El consumo de ajo te puede ayudar a reducir el colesterol. Pero, esto debe ser acompañado por otros alimentos saludables. Si comes ajos, pero sigues ingiriendo alimentos fritos (grasa mala) le estás devolviendo la grasa al cuerpo”, explicó.

¿El ajo reduce el colesterol? Foto: captura web El Español.

Por su parte, Saby Mauricio, quien también es directora de Nutrición Humana de la Universidad Privada Norbert Wiener, refirió que el ajo es un “alimento funcional”. “No solo alimenta, también tiene efectos positivos en la salud, es decir, ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades”.

Dijo que para gozar de todas sus propiedades (vitaminas, minerales, etc), se debe utilizar este vegetal como el principal aderezo de las comidas, promoviendo así la alimentación saludable y balanceada. “Puede ser machacado, partido, cortado o en polvo para aprovechar mejor el contenido de la alicina —principal nutriente— en comparación con el consumo de suplementos o tabletas”, dijo.

Señaló que la alicina y otros compuestos azufrados (ajoeno, ajoina y alitridina) generan efectos positivos sobre la salud de las personas. Declaró que se ha reconocido el efecto hipolipemiante que contrarresta el incremento del colesterol y triglicéridos, incluso puede reducir el colesterol malo (LDL) e incrementa el colesterol bueno (HDL).

¿El ajo reduce el colesterol? Foto: Andina.

Asimismo, un artículo de revisión del año 2016—Efectos terapéuticos del ajo (Allium Sativum)—, publicado en la Revista Salud y Administración de la Universidad de la Sierra Sur de México, señala que, según estudios, el consumo del extracto en polvo y aceites esenciales del ajo contrarresta el aumento de colesterol y triglicéridos sanguíneos en humanos por la ingesta de grasas saturadas en humanos.

Además, explica que algunas investigaciones sobre la ingesta del vegetal en pacientes con enfermedad coronaria arterial disminuye “los niveles de colesterol en un 12% asimismo de los triglicéridos” en 4 semanas de tratamiento. Indica que la máxima reducción de colesterol se daba con el empleo de ajo crudo, a una dosis diaria de 10 g (3 dientes) o de aceite de ajo a una dosis diaria de 8 mg.

Otro artículo del año 2007—El ajo—, publicado en la revista Offarm, señala que el ajo y sus componentes presentan un efecto positivo sobre la hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol en la sangre) ya que disminuye los valores de colesterol total y de LDL.

PUEDES VER Es engañoso que el consumo de almendras previene la diabetes de tipo 2

Sin embargo, existen publicaciones científicas del año 2009 como el ‘Suplemento del ajo y colesterol sérico: un metanálisis’ que luego de analizar los efectos del ajo en trece ensayos con 1056 sujetos concluye: “La terapia con ajo no produjo ninguna reducción estadísticamente significativa en el nivel de colesterol total en suero, nivel de colesterol LDL, nivel de triglicéridos o nivel de apolipoproteína B”.

Asimismo, en una publicación del 2007, Stanford Medicine indicó que un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford concluyó: el consumo de ajo no reduce los niveles de colesterol LDL en adultos con niveles de colesterol moderadamente altos.

“No hay atajos. La buena salud se logra comiendo alimentos saludables. No hay una pastilla o hierba que pueda tomar para contrarrestar una dieta poco saludable”, declaró a la publicación el autor de la investigación, Christopher Gardner.

El ajo puede ayudar a mejorar la circulación de la sangre

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, los problemas de la circulación de la sangre —también llamados enfermedades vasculares— son afecciones del sistema vascular, el cual es la red de los vasos sanguíneos que incluye a las arterias, venas y capilares.

El ajo puede ayudar a mejorar la circulación de la sangre. Foto: captura wen Medline Plus.

De acuerdo con la nutricionista Nataly Aguilar, comer ajos favorece que los tejidos de los vasos puedan tener una mejor flexibilidad debido a los antioxidantes. Advirtió que el consumo no debe ser de manera exagerada o forzada.

“Existen otros alimentos que contienen licopeno (antioxidante) que también mejoran la flexibilidad y la velocidad de la circulación de la sangre. Se encuentran en las verduras y frutas de color rojo. Por otro lado, los antioxidantes de las frutas y verduras de color azul y morado (uvas, betarragas, berenjena) ayudan a prevenir los coágulos —una formación excesiva de las grasas y grasas trans—”, explicó.

Por su parte, Saby Mauricio explicó que el compuesto azufrado del ajo posee un “efecto hipotensor”, esto es la reducción de dos tipos de presiones: sistólica —lleva sangre a las arterias— y diastólica —atrae la sangre al corazón—.

“¿Qué es lo que pasa? Evita la formación de trombos (coágulos de sangre), es decir, evita que la sangre líquida se ponga espesa”, dijo. La nutricionista precisó que esto permite que la sangre fluya de manera regular.

Asimismo, el artículo citado de la revista Offarm expone: “El ajo puede intensificar los efectos de los anticoagulantes, como la heparina o warfarina, y de los antiagregantes plaquetarios”. Aunque, insta a tener cuidado con las personas hipersensibles porque “en vista de las acciones terapéuticas del ajo, este debe usarse con precaución en caso de trastornos de la coagulación debido a que puede favorecer la aparición de hemorragias”.

Por otro lado, otra investigación del año 2017 —Los productos herbolarios, la coagulación sanguínea y la cirugía otorrinolaringológica— señala que el ajo es una de las hierbas que pueden reforzar (potencializar), interferir o inhibir el efecto de los medicamentos anticoagulantes orales y retardar la coagulación sanguínea. Entre las otras se encuentra la quina, alholva, el boldo, el clavo de olor, etc.

Conclusión

El ajo es uno de los alimentos que puede ayudar a mejorar la circulación de la sangre en las personas. Sin embargo, este vegetal no es la mejor opción para pacientes con anemia, ya que existen otros que pueden aportar mayor cantidad de beneficios. Además, no hay evidencia concluyente sobre el efecto reductor del colesterol. Por lo tanto, el post es engañoso.

No obstante, el ajo debe formar parte de los alimentos saludables y variados para lograr los resultados positivos. Asimismo, es recomendable que se consuma con moderación.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Verificador, últimas noticias

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking y debunking desmintiendo la información falsa que circula en internet.