La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

03 Sep 2020 | 17:50 h

En plena contingencia de la COVID-19, una imagen en Facebook anunció: “¡Las pruebas rápidas no sirven!”. El post con más de 2.200 visualizaciones en las últimas 24 horas indicó: “El Gobierno de Martín Vizcarra adquirió con sobrecostos pruebas que dan falsos positivos y negativos”.

Verificador de La República se enfocó en validar la utilidad de estos test en el contexto del coronavirus y sus implicancias de generar falsos positivos y negativos. Y concluyó que el contenido mencionado es impreciso.

PUEDES VER No, las mascarillas no son “un cultivo de gérmenes” ni producen infecciones respiratorias

Es impreciso que las pruebas rápidas no sirven porque dan falsos positivos y negativos. Foto: captura en Facebok.

Según la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), existen dos tipos de pruebas en la coyuntura de la COVID-19: de diagnóstico y anticuerpos.

El primero comprende a las pruebas moleculares, como las RT-PCR —una variante de la PCR específicamente para el nuevo coronavirus— que detectan el material genético del virus; y a las pruebas de antígeno que identifican proteínas específicas.

El segundo es la prueba serológica —denominada prueba rápida— que detecta los anticuerpos producidos por su sistema inmunológico en respuesta a una amenaza, como un virus específico (tipo SARS-CoV-2).

Pueden proporcionar resultados rápidos, pero no deben usarse para diagnosticar una infección activa. Solo detectan anticuerpos que el sistema inmune desarrolla en respuesta al virus, no el virus en sí mismo; por lo tanto, es posible que los anticuerpos aún no se hayan desarrollado. Puede tomar días a varias semanas para desarrollar suficientes anticuerpos para ser detectados”, indicó la FDA.

La eficacia de las pruebas rápidas en el diagnóstico temprano es baja

En comunicación con este medio, Augusto Tarazona, infectólogo y vocal del Colegio Médico del Perú (CMP), explicó que una de las razones de la baja eficacia de las pruebas serológicas o rápidas es que no son útiles para un “diagnóstico precoz o temprano” —uno de los criterios para controlar la pandemia de la COVID-19—. “Los primeros cinco días, las pruebas rápidas pueden salir negativo en una persona, a pesar que está con la enfermedad”, declaró.

Asimismo, indicó que presentan una sensibilidad —mide la eficacia— relativamente baja, porque de 100 personas que tienen el virus del nuevo coronavirus, solo podrían dar positivo entre 40 a 60 personas aproximadamente. “La otra mitad de las personas, a pesar que tienen el SARS-CoV-2, no les va a lograr a diagnosticar las pruebas rápidas”, dijo.

Señaló además que existen muchos laboratorios que han producido pruebas rápidas.Algunas pruebas tienen mejor sensibilidad, es decir, son más efectivas. Pero hay otras que poseen menor sensibilidad. Entonces, en el mercado se tienen diferentes tipos de pruebas que nos pueden dar un falso negativo (sale negativo, pero la persona está con la COVID-19) y falso positivo (sale positivo, pero la persona no tiene la enfermedad)”, comentó.

La eficacia de las pruebas rápidas en el diagnóstico temprano es baja. Foto: Marco Cotrina / La República.

Para el especialista, son un peligro los falsos negativos y positivos, porque en el caso de la primera opción, las personas que tienen el virus no se han visto avisadas en las pruebas rápidas y estas continuarán contagiando a otras personas. “Para un diagnóstico temprano las pruebas moleculares son más efectivas”, aseguró.

No obstante, señaló: “Las pruebas serológicas son bastante útiles cuando evaluamos a poblaciones porque eso nos permite ver qué cantidad de población ha estado en contacto con el virus”. Añadió que son efectivas en estudios de prevalencia —proporción de individuos de un grupo o una población que presentan una característica o evento determinado—.

Asimismo, indicó que son útiles cuando “no nos interesa que el diagnóstico sea temprano”. “Puedo utilizarlo cuando una persona está varios días con la enfermedad —aproximadamente 10 días— y quiero saber si ha estado en contacto con el virus. Ahí me podría servir la prueba rápida de manera individual”, indicó.

Según Augusto Tarazona, en otras enfermedades las pruebas rápidas pueden presentar dos indicadores: la infección es reciente cuando se detecta la presencia de inmunoglobulina M y el contagio tiene de dos a tres semanas cuando se detecta la inmunoglobulina G. “En esta enfermedad (COVID-19) no se cumple ese criterio”, especificó.

Es impreciso que las pruebas rápidas no sirven porque dan falsos positivos y negativos. Foto: Marco Cotrina / La República.

Por su parte, el médico e infectólogo Salomón Durand declaró a este medio que en el Perú existe una mala interpretación de estos test. “La prueba rápida va a decirme que yo he tenido contacto con el virus (SARS-CoV-2), pero no me dice que tengo la enfermedad aguda en este momento y que tengo la capacidad de transmitir”, precisó.

Explicó que actualmente utilizar las pruebas rápidas para detectar los casos nuevos no es recomendable. “Lo que sucede es que ya han transcurrido varios meses del inicio de esta pandemia. Hay ciudades donde el 71% de las personas podrían tener anticuerpos para el virus. Entonces, en esta situación es muy difícil reconocer a un caso nuevo por la serología porque probablemente ya lo tenga”, dijo.

Si nuestro objetivo es frenar la pandemia, no tiene sentido utilizar las pruebas rápidas, de acuerdo a Salomón Durand. “Pero, si nuestro objetivo es ver si esta persona ha tenido o no el virus, sí sirve la prueba rápida”, sostuvo.

Para el especialista, las pruebas rápidas serán efectivas pasando la enfermedad, siete días aproximadamente, porque la persona ya desarrolló anticuerpos. “En ese momento sí es útil porque la prueba molecular ya se hace negativa y la única forma de identificar al paciente es con la prueba rápida (...) Esta puede persistir de forma positiva varios meses”, enfatizó.

PUEDES VER No, las mascarillas no son “un cultivo de gérmenes” ni producen infecciones respiratorias

Ninguna prueba es 100% confiable

En una publicación de The New York Times, Demetre Daskalakis, subcomisionado de control de enfermedades en la ciudad de Nueva York, señaló que las pruebas rápidas no son totalmente confiables y añadió: “Los resultados negativos no son concluyentes”.

Asimismo, mencionó que “ninguna prueba es 100% segura” y que “una prueba negativa no nos excluye de ser portadores del virus”. Incluso, agregó que una razón por la que las pruebas rápidas no se usan de manera generalizada es que se necesitan otras pruebas para confirmarlas.

Un estudio de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador —Pruebas rápidas para COVID-19 — concluyó que “la evidencia disponible del desempeño de las pruebas rápidas en infecciones por coronavirus es escasa y su aplicación debería estar limitada para fines investigativos o para propósitos de vigilancia”.

Advirtió que este tipo de test no debe utilizarse para la detección de casos o para definir estrategias de salud pública.

“La prueba serológica rápida logró detectar un mayor número de casos respecto a la molecular, sobre todo a partir de la segunda semana de inicio de síntomas. Además, presentó una alta especificidad. Los resultados mostrarían su utilidad como prueba complementaria a la prueba molecular, especialmente durante la segunda y tercera semana de enfermedad”, señaló un artículo de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública.

Ninguna prueba es 100% confiable. Foto: captura documento OPS.

Por otro lado, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló que no existen pruebas rápidas que hayan sido formalmente validadas.

“Tienen menor sensibilidad. Por lo tanto, según los datos actuales, la OPS / OMS no recomienda el uso de pruebas rápidas de detección de anticuerpos para la atención al paciente o el diagnóstico de COVID-19. Su utilidad en la vigilancia y la investigación epidemiológica aún no se ha establecido”, se lee en una publicación del 8 de julio.

Conclusión

El post es impreciso porque las pruebas rápidas podrían utilizarse para identificar grupos de personas que hayan estado con el SARS-CoV-2, pero no son eficaces para obtener diagnósticos tempranos de nuevos casos de la COVID-19.

Estos test solo pueden señalar que el virus ingresó a la persona, aunque no son 100% confiables.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.