29 Ago 2020 | 17:52 h

Un post viral de Facebook, compartido más de 250 veces, contiene una serie de afirmaciones falsas relacionadas con el dióxido de cloro (CDS). Publicada el 24 de julio, la imagen afirma que esta sustancia es utilizada para desinfectar bolsas de sangre. También señala que se consume “de forma terapéutica” contra el nuevo coronavirus y que “no es tóxico ni dañino”, lo cual no es cierto.

Publicación de Facebook falsa. Foto: Captura.

PUEDES VER Es falso que el Minsa podría retirar títulos a profesionales de la Medicina

Es falso que el dióxido de cloro se utilice para desinfectar bolsas de sangre

Recientemente, Verificador desmontó al detalle la afirmación que sugiere que el dióxido de cloro limpia y desinfecta la sangre, ya que se trata de un compuesto químico cuyo principal uso está en la limpieza de superficies y la desinfección del agua.

En tal sentido, el médico infectólogo del Hospital Sabogal, Luis Hercilla, explicó a este medio que el CDS no interviene en el tratamiento de la sangre porque su molécula puede juntarse con la hemoglobina y “generar una alteración a nivel de ese núcleo que da lugar a una intoxicación que se llama metahemoglobina”.

Según Hercilla, el dióxido de cloro se utiliza para desinfectar el agua porque genera una acción de microbicida en gérmenes y algunos virus al eliminar su estructura molecular. “Eso no quiere decir que bajo ese principio se use en la sangre porque esta no se compara con el agua. La sangre y el dióxido de cloro son totalmente diferentes, por composición y reacción. La posibilidad de diluirse (el CDS) o separarse en agua no lo hace en la sangre”, aseveró.

PUEDES VER Es falso que “el Dr. Fauci aprobó la hidroxicloroquina hace 15 años para curar los coronavirus”

Asimismo, no existen pruebas de que el dióxido de cloro sea empleado en las bolsas de sangre. Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre su uso clínico no contemplan el dióxido de cloro para la desinfección u otros tratamientos al tejido sanguíneo:

“La sangre total se obtiene de donantes de sangre humanos por venopunción (extracción de sangre de una vena). Durante la donación, la sangre es colectada en contenedores plásticos estériles y desechables que contienen soluciones anticoagulantes y preservantes. Esta solución usualmente contiene citrato, fosfato, dextrosa y con frecuencia adenina (CFDA)”, explica la entidad en su informe.

No, el dióxido de cloro no es terapéutico para combatir el coronavirus, y puede ser tóxico

Asimismo, en distintas ocasiones Verificador ha desmentido que el consumo de dióxido de cloro sea efectivo para el tratamiento de diversas enfermedades, entre ellas la COVID-19. Por el contrario, puede ser perjudicial para la salud, como alegan instituciones sanitarias como la Food and Drug Administration (FDA), en Estados Unidos, y la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), en Perú.

Al ser consultado sobre los posibles peligros que puede provocar esta sustancia, el químico farmacéutico Erick Cóndor señaló: “En el organismo causa irritación, destruye glóbulos rojos causando una anemia hemolítica, lo que a su vez puede llevar a una insuficiencia respiratoria que puede ser grave dependiendo del cuadro del paciente. (...) También genera problemas en la actividad cardíaca, arritmias e insuficiencia hepática”.

PUEDES VER Cadena de oración por paciente “con coronavirus” es falsa: foto es del 2019

¿Qué es el oxígeno estabilizado?

“El dióxido de cloro es oxígeno estabilizado”, versa la publicación. La denominación “oxígeno estabilizado”, según los promotores del dióxido de cloro, refiere al clorito de sodio (NaClO2) al 3,5%. Se trata del potabilizador de agua que utilizó Jim Humble para “curar a los enfermos de malaria” durante un viaje a Guyana, según cuenta su libro The Miracle Mineral Solution of the 21st Century (2006), y del que nacería la “Sustancia Mineral Milagrosa” (MMS).

Cabe señalar que Verificador ha desmentido que el dióxido de cloro “oxigena las células”, como afirman sus defensores para incentivar su consumo. Además, el director del Centro de Información, Control Toxicológico y Apoyo a la Gestión Ambiental (CICOTOX) de la UNMSM, Alfonso Apesteguía, advirtió en este medio los riesgos que trae su consumo, ya que oxida la hemoglobina.

“Químicamente hablando, [la hemoglobina] en el medio tiene un átomo de fierro de valencia +2. El CDS [dióxido de cloro] convierte ese fierro +2 en fierro +3. Eso le quita la propiedad a la hemoglobina de transportar oxígeno”, señaló. De este modo, la hemoglobina se convierte en metahemoglobina, y en altos niveles puede generar metahemoglobinemia, una enfermedad que podría causar la muerte.

Publicación de Facebook falsa. Foto: Captura.

¿“Hidrocloroquina”?

Adicionalmente, la publicación presenta información incorrecta con el nombre y la fórmula química de la hidroxicloroquina, a la que llama “hidrocloroquina” y escribe “C18H26ClN30O”, adicionando 27 partículas nitrógeno (N) a la original: C18H26ClN3O.

El post no explica el motivo de su inclusión, pero deja entrever cierta relación con el dióxido de cloro por sus componentes en común (cloro y oxígeno) y porque también se le suele atribuir la cura para el nuevo coronavirus, pese a que no se ha comprobado su eficacia.

PUEDES VER Es falso que las pruebas moleculares puedan dar falsos positivos “porque captan el ADN humano”

Conclusión

Es falso que el dióxido de cloro sea utilizado para desinfectar las bolsas de sangre, ya que puede alterar la hemoglobina, y no hay evidencia de que sea utilizado de tal manera. Asimismo, la afirmación del post de Facebook sobre el uso terapéutico del CDS contra el coronavirus es falsa, ya que este no es considerado un medicamento y su consumo puede resultar dañino.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico, los viernes, los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.