25 Ago 2020 | 20:09 h

Una publicación sostiene que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) ocasionan un daño genético irreversible y representan un crimen contra la humanidad. Además, señala que manipulan genéticamente a los voluntarios.

“Las llamadas vacunas de ARNm de última generación intervienen directamente en el material genético del paciente”, anuncia. “Después de una vacuna ARNm sin precedentes, ya no podrán tratar los síntomas de la vacuna de forma complementaria”, agrega.

PUEDES VER: No, la posible vacuna contra la COVID-19 no es “nociva”, ni es parte de un “plan de control”

La publicación asegura que las vacunas de ARN como la elaborada por el laboratorio Moderna causan daños genéticos irreversibles. Fuente: Facebook

Una de las aseveraciones que más se reiteran a lo largo de la publicación asegura que los efectos adversos que se presenten por la aplicación de la vacuna “no podrán ser tratados porque son resultado de una manipulación genética”.

“Si un síntoma de vacunación se desarrolla después de una vacunación de ARNm, ni yo ni ningún otro terapeuta pueden ayudarlo, porque el daño causado por la vacunación será genéticamente irreversible”, explica.

No obstante, esta afirmación es falsa por dos razones principales. En primer lugar, todos los efectos adversos que presentaron los voluntarios de la vacuna del laboratorio Moderna hecha de ARN mensajero (ARNm), citada en la publicación, son tratables y, en segundo, la mayoría no requirió de asistencia médica.

De acuerdo a Juan More, PhD en Inmunología comparada, los síntomas de estas vacunas no se diferencian en absoluto de otros tipos de vacunas como las de virus inactivado o vector viral no replicante.

“Los efectos adversos que se han visto hasta ahora serían los mismos que con otras vacunas: dolor de cabeza, fiebre, malestar corporal, etc”, declaró a Verificador. “Es producto del estímulo de la vacuna para generar una respuesta”, añadió.

Efectivamente, en el informe preliminar publicado en la revista médica The New England Journal of Medicine se señala que las reacciones que se presentaron en la primera vacunación fueron de gravedad leve o moderada; mientras que en la segunda, tres de los voluntarios presentaron uno o más eventos graves.

“Los eventos adversos solicitados que ocurrieron en más de la mitad de los participantes incluyeron fatiga, escalofríos, dolor de cabeza, mialgia y dolor en el lugar de la inyección”, consigna el documento.

Por ello, el también virólogo Juan More manifestó a este medio que “los efectos adversos que se han reportado hasta hoy son leves a moderados, para eso hay tratamiento”. “En algunos casos incluso son transitorios y no lo requieren”, precisó.

Asimismo, y citando algunos de los datos presentados en el informe, la publicación de Facebook sostiene que “tres de los 15 conejillos de indias humanos (20%) experimentaron un ´evento adverso grave´”.

Aunque tres de los 15 pacientes en la fase 1 presentaron síntomas considerados como graves, no es cierto que estos sean irreversibles como afirma el post. En un comunicado, Moderna indicó que estos pacientes se encuentran estables sin necesidad de tratamientos médicos.

“Hasta la fecha, los eventos adversos más notables se observaron al nivel de dosis de 250 µg, que incluyeron tres participantes con síntomas sistémicos de grado 3, solo después de la segunda dosis. Todos los eventos adversos han sido transitorios y se resolvieron por sí solos. No se han informado eventos adversos de grado 4 o eventos adversos graves”.

Además, luego de esa prueba en 15 personas, decidieron no aplicar esa dosis a los futuros voluntarios. “La dosis de 250 µg está descartada por la aparición de efectos adversos”, informa Moderna en su comunicado.

Al respecto, Jorge Carrillo, experto en vacunas y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Inmunología, declaró a Maldita que “uno de los objetivos de este tipo de ensayo es ajustar la dosis”.

Una segunda razón por la que esa aseveración es falsa reside en que este tipo de vacunas no modifica el ADN, como sugiere la publicación al asegurar que “intervienen directamente en el material genético del paciente”.

Juan More explica que las vacunas de tipo ARN llevan información específica a nuestras células. En el caso de la vacuna para el SARS-CoV-2 lleva la información de la proteína Spike (S) y con ello, nuestras células empiezan a producir dicha proteína, propia del virus. “Este proceso de producción de proteína se da en el citoplasma, no en el núcleo donde está nuestro ADN”, aclaró.

Asimismo, en una nota anterior de Verificador desmentimos que las vacunas candidatas contra la COVID-19 modifican el genoma humano.

El bulo ha sido atribuido a Robert F. Kennedy Jr.

La publicación ha sido atribuida al líder antivacunas Robert F. Kennedy Jr. En Verificador, no hallamos un post en el que mencione todo lo que esta afirma. Sin embargo, identificamos que ciertas partes sí han sido dichas por él en diferentes medios online.

Por ejemplo, aquella que cita los tres casos graves registrados en la fase 1 de la posible vacuna de Moderna, fue publicada en un artículo escrito por Kennedy Jr. en Fort Russ.

El 20 de mayo, John F. Kennedy Jr. publicó un artículo en el que menciona los tres casos graves registrados en la fase 1 de la vacuna candidata Moderna. Fuente: Fort Russ.

Asimismo, en su Instagram encontramos una publicación del 16 de agosto en la que acompañado de un video del pediatra Paul Offit reitera las cifras de las personas que presentaron efectos adversos.

En una publicación del 16 de agosto vuelve a reiterar los resultados de la fase 1 de la posible vacuna. Fuente: Instagram

PUEDES VER: Es falso que Bill Gates haya afirmado que la posible vacuna ARN “alterará nuestro ADN”

Las vacunas de ARNm

Los bulos sobre la supuesta manipulación de genes han alarmado a los ciudadanos sobre las pruebas clínicas de la vacuna para la COVID-19 que se han iniciado en diferentes partes del mundo.

Es importante recalcar que solo 22 de los más de 170 proyectos de vacunas que se están llevando a cabo actualmente utilizan el ARN mensajero.

De esas, solo seis se encuentran realizando pruebas clínicas (en humanos): la de Moderna (Estados Unidos); BioNTech (Alemania), Fosun Pharma (China) y Pfizer (Estados Unidos); Curevac (Alemania); Arcturus (Estados Unidos) y Duke-NUS (Singapur); la del Imperial College London (Reino Unido), y la de la Academia de Ciencias Militares del Ejército Popular de Liberación de China.

Además, en Perú se planea iniciar las pruebas clínicas de tres vacunas para la COVID-19. La primera de ellas es del laboratorio chino Sinopharm que es de virus inactivado, como explica La República, Xinhua y BBC. La segunda mencionada por Martín Vizcarra el 20 de agosto es la de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que es de vector viral no replicante, y la tercera que es del College of London que es tipo ARN.

En una conferencia del 20 de agosto, Martin Vizcarra afirmó que están en conversaciones con siete laboratorios que elaboran las posibles vacunas para el coronavirus. Fuente: TV Perú

Conclusión

Las vacunas de ARN mensajero (ARNm) no modifican el material genético de las personas, puesto que el proceso de producción de proteína se da a nivel del citoplasma. Además, los eventos adversos que se presentan a causa de su aplicación son similares a los de otras vacunas. Por lo que es falso que las vacunas ARNm son irreversibles y modifican los genes.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.