Con fecha del 16 de agosto, una publicación de Facebook ofrece una serie de recomendaciones sanitarias para evitar una “recaída” tras haber superado la infección del COVID-19. Hasta el momento, esta información ha sido compartida más de 4.300 veces.

Entre algunas de las sugerencias, se encuentra no consumir alimentos fríos, evitar las duchas nocturnas y hacer ejercicios físicos diariamente. No obstante, contiene información falsa que incluso puede ser contraproducente para el proceso de recuperación.

PUEDES VER Es falso que el dióxido de cloro oxigene las células y regule el pH del cuerpo

Post viral sobre cómo evitar una recaída por COVID-19. Foto: Captura.

La publicación presenta información errónea o imprecisa

En primer lugar, el post viral no define a qué se refiere con el término “recaída”. Incluso se indica que este grupo está conformado por “pacientes que se curaron y luego volvieron a contagiarse”, lo cual, es impreciso. Más adelante, se reitera que no se debe “jamás creer que está inmune al COVID-19 para toda la vida”. Estas afirmaciones pueden crear confusión entre una posible reinfección del virus y una recaída en la sintomatología de las personas que lo contrajeron.

Por otro lado, la publicación afirma que “la OMS recomienda aislar por dos semanas más a quienes superen la infección del COVID-19”, lo cual era cierto, de acuerdo a las declaraciones de Tedros Adhanom Ghebreyesus en marzo.

No obstante, la OMS actualizó los criterios para poner fin al aislamiento de un paciente de coronavirus. En ellos, afirma que las personas sintomáticas deben esperar 10 días después de la aparición de los síntomas, seguido de al menos tres días sin ningún síntoma. En el caso de los asintomáticos, tienen que esperar 10 días tras el resultado positivo de la prueba de detección.

PUEDES VER Es falso afirmar que el dióxido de cloro limpia y desinfecta la sangre

¿Qué es una reinfección?

El Diccionario Médico de la Clínica Universidad de Navarra define la “reinfección” como la “segunda infección con un microorganismo igual u otro semejante”. En el caso del coronavirus SARS-CoV-2, una de las grandes cuestiones es determinar el periodo de inmunidad que desarrolla el organismo ante un posible segundo contagio.

Sin embargo, como señaló María Van Kerkhove, jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, todavía se está estudiando el grado de inmunidad de las personas recuperadas de COVID-19. Si bien una investigación publicada el 11 de julio sugiere un deterioro en los anticuerpos protectores, Van Kerkhove precisó que “no debemos sacar demasiadas conclusiones de resultados preliminares”.

¿Qué es una “recaída”?

Verificador se comunicó con Carlos Medina, médico infectólogo del Hospital Cayetano Heredia, quien señaló la importancia de diferenciar entre una recaída y una reinfección. A diferencia de la segunda, comenta, una recaída ocurre cuando el paciente recuperado de COVID-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, vuelve a tener “síntomas similares al primer evento de infección” con el paso de los días.

Agregó que esta recaída en los síntomas puede ocurrir dependiendo de la severidad del cuadro infeccioso, ya que la COVID-19 puede dejar secuelas a nivel pulmonar o de otros órganos luego de la recuperación. Reiteró que esto no significa que el virus haya reaparecido o que se trate de una reinfección.

PUEDES VER Es falso que el matico pueda reemplazar al oxígeno en pacientes de COVID-19

Algunas recomendaciones para “evitar una recaída” son falsas

Dado que aún no es concluyente afirmar que una persona se pueda reinfectar, presentaremos las recomendaciones de la publicación de Facebook como afirmaciones para evitar la recaídas en tanto sintomatología de la COVID-19.

1. “Debe evitar los alimentos fríos, como helados, refrescos con hielo o sacados recién de la heladera.”

Esta afirmación es falsa. Carlos Medina indicó a Verificador que no existe una prescripción que prohíba el consumo de determinados alimentos a temperaturas específicas y que su consumo no está relacionado con una recaída. Señaló que la recomendación correcta para pacientes recuperados es evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que “podrían condicionar una disminución temporal de la inmunidad”.

Además, como confirmó Maldita.es al desmentir que las bebidas calientes prevengan el contagio de coronavirus, la ingesta de líquidos, independientemente de su temperatura, no tiene nada que ver en el proceso de infección ni afecta la temperatura corporal.

2. “No se debe bañar con agua fría y menos de noche. Tiene que tratar de dormir en ambientes de temperatura normal, como mínimo 28 grados. Si tiene ventilador o aire acondicionado, el viento no le debe dar directamente.”

Esta afirmación es mayormente falsa. Por un lado, siguiendo la línea de la recomendación anterior, la Organización Panamericana de la Salud en Uruguay afirma que “con independencia de la temperatura del agua de la bañera o la ducha, la temperatura corporal continuará siendo de 36,5 °C a 37 °C”.

Verificador desmintió anteriormente que la exposición al frío sea una forma de contagio de COVID-19. Ante la posibilidad de una recaída, Medina reiteró el riesgo de los cambios bruscos de temperatura y señaló que una ducha fría por sí misma no supone ninguna alteración.

A su vez, la recomendación de “dormir en ambientes de temperatura normal” presenta información errónea al sugerir “como mínimo 28 grados”, ya que esta corresponde a un clima caluroso, superior a la temperatura del ambiente. Tan solo en la ciudad de Lima, entre los meses de enero y abril, la temperatura máxima promedio diaria es de 25 °C, de acuerdo con Weather Spark.

PUEDES VER Es falso afirmar que a mayor uso de mascarillas, más probabilidades de dar positivo a COVID-19

3. “La alimentación tiene que ser nutritiva, con muchas verduras, frutas, lácteos, fibras y líquido. Debe tomar té de hierbas medicinales con miel de abejas, hacer vahos de eucalipto y manzanilla.”

La afirmación sobre la alimentación es cierta. El Comité Internacional para la Elaboración de Consensos y Estandarización en Nutriología (CIENUT) señaló que una nutrición integral contribuye a la protección de las personas durante la convalecencia por cualquier tipo de proceso inflamatorio, incluyendo la COVID-19.

“Las personas con un estado nutricional adecuado, con un balance apropiado entre macro y micronutrientes, presentan menos probabilidades de desarrollar cuadros graves de esta enfermedad”, indica el documento publicado en abril de 2020.

Por otro lado, es falso que las hierbas medicinales repercutan en la recuperación del coronavirus. “Si bien el uso de productos naturales puede aportar efectos reconfortantes al organismo, no hay evidencia científica actual que confirme que utilizarlos de una u otra forma, reduzca el riesgo de contagio de COVID-19, mejore los síntomas, y menos aún, que puedan curarlo cuando se presenta”, resalta el Instituto Nacional de Salud.

Además, el post viral no especifica a cuáles se refiere, por lo que cabe precisar que las plantas medicinales no son reguladas como los medicamentos y pueden ser tóxicas en dosis altas, como advierte el portal MedlinePlus en su guía sobre el uso de las mismas.

A su vez, el eucalipto, como demostró AFP Factual, tampoco previene o elimina el coronavirus, pero sí ayuda a controlar algunos síntomas de las infecciones respiratorias. El INS remarcó que los baños de vapor (vahos) “pueden ayudar a la fluidez de la mucosidad, a relajar los nervios o a limpiar la piel de algunas impurezas, pero no para otra cosa”.

PUEDES VER No hay evidencia científica de que dormir del lado izquierdo es lo “más saludable para el organismo”

4. “Hacer ejercicios físicos diariamente ayuda a la mente y al cuerpo. Con ellos recupera y fortalece los pulmones que quedan dañados luego del paso del coronavirus.”

Esta afirmación es imprecisa. Por un lado, Carlos Medina afirmó que los pacientes recuperados de COVID-19 deben mantener reposo hasta que los tejidos del pulmón se recuperen de sus lesiones, y que esto se acentúa según la severidad de la infección y las secuelas que han quedado en el organismo.

Por ejemplo, continúa el médico infectólogo, en el caso de las personas que fueron hospitalizadas por dos o tres semanas y presentan una severa lesión pulmonar, realizar ejercicios físicos diarios sería contraproducente para su recuperación. “A mayor daño pulmonar, más limitación habrá en la actividad física”.

“Recomendamos posponer la actividad física cuando hay síntomas por debajo del nivel del cuello, como congestión en el pecho, tos áspera o malestar estomacal. Además, si tiene fiebre, lo mejor es darle al cuerpo unos días de reposo para recuperarse”, señala el doctor Daniel Montero, especialista en medicina del deporte en Mayo Clinic.

Por otro lado, no obstante, el tipo de ejercicios que sí son recomendables son los de fisioterapia respiratoria para mejorar la función pulmonar y el patrón ventilatorio, según el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid. Asimismo, apuntan que el ejercicio físico diario para entrenar la resistencia es recomendable solo si no se presenta fiebre o mucha sintomatología respiratoria.

5. “El estrés y los pensamientos negativos deben ser alejados de una persona que tuvo recientemente esta enfermedad.”

Esto sería posible, en tanto que los cuadros de estrés repercuten en la inmunidad de las personas, como afirma el infectólogo Carlos Medina. Sin embargo, no es exclusivo de los pacientes recuperados de COVID-19 ni está demostrado que produzca una recaída en la sintomatología del virus.

Por otro lado, un artículo del año 2006 publicado en la Revista Mexicana de Neurociencia, concluyó que las hormonas del estrés “modulan el funcionamiento del sistema inmunológico”, y su influencia debe ser considerada al tratar enfermedades infecciosas, ya que “puede prolongar el tiempo de tratamiento, lo cual aumenta el número de recaídas y empeora las condiciones de salud del paciente”.

En tal sentido, Medina explicó que es probable que la baja en el sistema inmunitario permita adquirir agentes virales diferentes que podrían generar una recaída, sobre todo si el paciente presenta una secuela.

PUEDES VER Es falso que haya “pruebas científicas” de que las vacunas contra la COVID-19 van a disminuir la población

Conclusión

El post de Facebook que brinda recomendaciones contiene afirmaciones erróneas e imprecisas, ya que no es claro en su definición de “recaída”, a la que confunde con “reinfección”.

Si bien es cierta la importancia de una alimentación nutritiva y evitar el estrés para fortalecer el sistema inmunitario, es falso que las duchas nocturnas, los alimentos fríos y las hierbas medicinales tengan repercusión en la reaparición de síntomas de COVID-19.

Además, realizar ejercicio físico es recomendable de manera paulatina y cuando el paciente se ha recuperado de los síntomas.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico, los viernes, los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.