Durante la primera semana de agosto circuló una publicación sobre la pandemia de preguntas y respuestas titulada: ¿Existe o no el coronavirus? Solo un post de la fanpage No a la agenda 2020/30 fue compartido unas 17.000 veces y obtuvo más de 6.000 interacciones en los últimos cuatro días.

Entre otras cosas, este post de 14 declaraciones afirmó que la COVID-19 “tenía cura” (punto 2) y no era una pandemia (5). Además, aseguraba que se podía prevenir “tomando agua de mar y solución de dióxido de cloro” (8). Agregó que el virus SARS-Cov2 fue creado en un laboratorio (10). Todo eso es falso.

Publicación contenía tanto opinión como afirmaciones falsas.

PUEDES VER Es impreciso que la eficacia del medicamento Avifavir contra la COVID-19 “sea del 90 %”

Solo comprobamos cuatro afirmaciones porque el resto del texto es opinión y, por lo tanto, no es verificable.

Es falso, hasta la fecha, que la COVID-19 “tenga cura”

Punto 2 del post: “¿Tiene cura? Sí, si usas las medicinas apropiadas y no dejas tu salud en manos de los medios corruptos”.

Ningún país occidental u oriental, de cualquier modelo socioeconómico, ha declarado hallar “la cura” de la COVID-19. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda, aún, ningún fármaco a los pacientes con el nuevo coronavirus.

“Aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”, zanjó la OMS.

Sin embargo, sí existen medicamentos que van a ayudar al organismo infectado contra el nuevo coronavirus y que se utilizan durante el tratamiento. En el caso de Perú, el Ministerio de Salud puso a consideración una tabla de medicamentos como la hidroxicloroquina y la ivermectina para infecciones leves. En los casos moderados o severos de COVID-19, se incluyeron la azitromicina en combinación con la hidroxicloroquina; además del fosfato de cloroquina cuando no existan otros fármacos (RS 270-2020-Minsa).

Es importante precisar que, según esa resolución del Minsa, son exclusivamente los y las médicos quienes indican el tratamiento en base a una evaluación del paciente. Por ese motivo, anteriormente hemos calificado como “imprecisa” la publicación viral que recomendaba automedicarse sin valorar el historial clínico. Asimismo, también aclaramos que la ivermectina no “garantizaba” la recuperación de los pacientes y que la azitromicina, por sí sola, no era un tratamiento contra la COVID-19.

Es falso que la enfermedad del nuevo coronavirus “no es una pandemia”

Punto 5 del post: “¿Es una pandemia? No. La OMS cambió el término referente a pandemia antes de que saliera este virus para poderle dar término de pandemia”.

La afirmación de que la OMS cambió la definición de pandemia está presente en Internet mucho antes del descubrimiento de la COVID-19, al menos desde la aparición de la gripe H1N1, en el 2009.

Según el artículo de Peter Doshi —publicado en el Boletín N.°7 del 2011 de la OMS— el Consejo de Europa “expresó su seria preocupación” después de que la Organización Mundial de la Salud alterara la “definición” de influenza pandémica al suprimir la frase “un gran número de muertes y enfermedades” el 4 de mayo de 2009 de su página web.

Al respecto, la OMS indicó que el apartado no era una definición, sino una “descripción”. Aunque la polémica se mantuvo, esa acusación se dio, aproximadamente, unos 10 años antes de la aparición de la COVID-19. En ese sentido, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus no tiene relación.

En marzo del 2020, la OMS declaró pandemia a la COVID-19 basándose en los “alarmantes niveles de propagación y gravedad”.

Como expusimos en una anterior verificación, dicho organismo considera una pandemia a la “propagación mundial de una nueva enfermedad”, teniendo en cuenta que la mayor parte de personas no tengan inmunidad frente a ella.

Es falso que la COVID-19 se previene con “agua de mar y dióxido de cloro”

Punto 8 del post: “¿Se puede prevenir? Sí, siendo aseado como has debido ser siempre y manteniendo un sistema inmune alto. También puedes tomar minerales, hacer desayuno eléctrico, tomar agua de mar, tomar solución de dióxido de cloro con el protocolo preventivo y te mantendrás sano”.

Las medidas preventivas recomendadas son, efectivamente, mantener la distancia social y ser cuidadosos con la limpieza y el aseo, entre otras. Sin embargo, tomar agua de mar no evitará que una persona se infecte con el virus SARS-Cov2 y desarrolle la enfermedad. Esto ha sido desmentido por AFP Factual, Colombia Check y Ojo Público.

Hugo Mantilla, doctor en Biología y docente de la Universidad de Quindío, le dijo a AFP Factual que desaconsejaba inyectarla, debido a que el agua de mar contiene múltiples microorganismos que podían “llegar a ser patógenos”. El médico infectólogo Leonel Martínez, del Hospital Loayza, le dijo a Ojo Público que, incluso, el paciente podía presentar niveles elevados de sodio en la sangre (”hipernatremia”) si se sometía a esa intervención.

Por otro lado, el dióxido de cloro no previene ni cura el nuevo coronavirus. Ni siquiera es recomendado como medicamento por la página web de Andreas Ludwig Kalcker, el economista alemán promotor del CDS, que tiene un descargo de responsabilidades. Antes bien, puede llegar a ser peligroso, como alertaron la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud de Bolivia (Agemed), la comunidad académica de Costa Rica y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La comunidad científica apunta que el origen del virus SARS-Cov2 es natural

Punto 10 del post: “¿El virus fue creado? Sí, en un laboratorio (no de un animal)”.

En trabajos anteriores de Verificador ya desmentimos que el virus “haya sido fabricado” en un laboratorio. Hasta el momento, la comunidad científica señala que el origen del SARS-Cov2 es natural.

Basándose en un artículo de Nature —escrito por los investigadores Zhou, P., Yang, X. y Wang—, Pedro E. Romero, doctor en Ciencias Naturales y biólogo evolutivo, expuso a La República que el genoma del nuevo coronavirus “se parece en un 96 %” a otro coronavirus de los murciélagos. Además, explicó en un hilo de Twitter que una correspondencia de Nature Medicine apuntaba a tres hipótesis sobre el origen del SARS-Cov2: pasó de animales a humanos (1), ya circulaba un buen tiempo en las personas (2) y la transmisión entre cultivos celulares (3).

Conclusión

La lista contiene opiniones y varias afirmaciones inciertas sobre la pandemia. Por lo tanto, calificamos esta publicación viral de 14 puntos titulada ‘¿Existe o no el coronavirus?’ como falsa.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico, los martes y los viernes, artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.