Irene Ignacio

irene.ignacio@glr.pe ireneignacioq

07 Ago 2020 | 2:37 h

Durante la primera semana de agosto, circulaba en Facebook un texto titulado “Valiente testimonio de Santiago Rey de Castro”, acompañado de la fotografía del conocido actor peruano Juan Carlos Rey de Castro. Una publicación del 25 de julio, que hablaba sobre el CDC (protocolo de dióxido de cloro) fue compartida en más de 2.000 ocasiones.

Algunos usuarios comentaron que el actor no estaba relacionado con la publicación, pero otros usuarios la compartieron.

Juan Carlos Rey de Castro desmintió ser el autor original de este post. Pero, debido a la viralidad de la publicación, verificamos tres frases sobre el CDS que podrían resultar peligrosas para la salud.

“Administrado correctamente por la vía oral, no es tóxico ni siquiera en altas cantidades”, “El dióxido de cloro transporta los átomos de oxígeno a la sangre, oxigenándola” y “Esta sustancia elimina patógenos de diferentes procedencias e incluso se pueden tratar varios tipos de cáncer”. Estas tres afirmaciones del post viral son falsas.

PUEDES VER Es falsa la publicación de Facebook sobre “consejos de los hospitales de aislamiento”

El CDS (protocolo de dióxido de cloro) no sirve para tratar el cáncer

Si el MMS es una solución al 28 % de clorito sódico en agua destilada, el CDS es una versión “diluida”, a decir del catedrático de Biología celular y neurobiólogo José Alonso en The Conversation. El verificador español Maldita explicó que cuando el clorito de sodio “se diluye en agua y se mezcla con un ácido suave” se genera un gas, el protocolo de dióxido de cloro o CDS.

“Los defensores del dióxido de cloro se basan en que la célula de cáncer ya no tiene un uso de energía celular”, afirmó el médico oncólogo de Aprendiendo sobre el cáncer Juan Carlos Samamé a La República. Por ello, al ingerir el compuesto químico, según ellos se “oxigena” y se genera un ambiente alcalino para que muera la célula tumoral, manifestó.

Sin embargo, el dióxido de cloro no “oxigena la sangre”, de acuerdo a la verificación de AFP Factual. Antes bien, puede oxidarla, como comprobó Salud con Lupa. Además, la “alcalinidad” de lo que se come o bebe no modifica el pH del cuerpo, como señalamos en una, dos y tres ocasiones.

El médico oncólogo expuso que el pH es un indicador de la acidez o alcalinidad del cuerpo, el cual es regulado por “sistemas tampón” ubicados en los riñones y los pulmones. El pH se mide a través del análisis de sangre que circula por las arterias, ya que es más precisa. Según el Departamento de Agricultura de Carolina del Sur (NCAGR, por sus siglas en inglés), el valor en una persona sana oscila entre 7,35 y 7,45.

Fuente: The Alkaline Diet: Is There Evidence That an Alkaline pH Diet Benefits Health? (2011)

Una persona que tenga un pH de fluido arterial cercano a 6 estaría muy mal de salud. Y funcionaría como un indicador de gravedad, no como la causa que origina el malestar, refirió el American Institute for Cancer Research.

Lo que puede pasar, sostuvo Samamé Perez-Vargas, es que el nivel de pH de la saliva o la piel “cambie momentáneamente” debido al “cambio compensador” que el organismo realiza “porque necesita protegerse del agresor”: el dióxido de cloro.

Por su parte, la doctora Denisse Bretel, directora médica de Gecoperu, recalcó a este medio que no había evidencia científica para usar el dióxido de cloro como tratamiento. Calificó como “mito urbano” la afirmación de que sirva para curar el cáncer. Sin embargo, aclaró que no había, hasta el momento, una investigación validada con data de pacientes o dosis. A la vez, la profesional de salud remarcó que “no estaba diseñado para consumo humano”.

El dióxido de cloro no “oxigena” la sangre

Existen videos en Internet en los que se muestra que la saturación (el nivel de oxígeno en la sangre) aumenta después de beber el compuesto químico. El médico Juan Carlos Samamé dijo que es un incremento temporal de saturación, producto de la reacción del cuerpo por buscar el equilibrio.

Incluso, la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades advirtió: “Si usted se expone a cantidades muy altas de dióxido de cloro o clorito, podría sufrir falta del aliento y otros problemas respiratorios debido al daño que causan estas sustancias a la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a través del cuerpo”. Cabe precisar que según El País, este producto está autorizado para desinfección “a unos niveles máximos de 0,8 ppm”. Verificador pudo constatar, al revisar la oferta por redes sociales y conversar con un vendedor, que los niveles de concentración ofrecidos como “tratamiento” son más altos.

El uso del dióxido de cloro como tratamiento sí puede ser peligroso

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) expuso en un comunicado que beber este compuesto químico puede causar múltiples efectos adversos, como náuseas, vómito, diarrea y síntomas de deshidratación severa. En esa misma línea se pronunciaron la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Asociación Toxicológica Argentina y la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).

Para el médico Samamé, el dióxido de cloro puede convertirse en un tipo de lejía dentro del organismo. Esto puede causar la ruptura de la mucosa digestiva y ocasionar, incluso, quemaduras o úlceras. En un paciente de cáncer puede activar un proceso de bioquímico que genere toxicidad o que anule el efecto esperado del tratamiento de la “medicina occidental”.

En ese sentido, la médica oncóloga Denisse Bretel no descartó la posibilidad de que generara toxicidad aguda o toxicidad crónica.

Por otro lado, para una anterior verificación sobre una supuesta cura del cáncer por medio de frutas, el médico del Hospital Cayetano Heredia Miro Rodríguez detalló que el abandono del tratamiento puede ser fatal para el paciente.

Si un paciente con cáncer de esófago deja el tratamiento médico, puede tener dificultad para alimentarse. Si tiene una úlcera cancerosa, puede sufrir sangrado. Si la enfermedad afecta al estómago, este se puede distender y obstruirse.

Juan Carlos Rey de Castro desmintió ser el autor del post viral sobre CDS

El conocido actor peruano negó que la publicación viral fuera de su autoría el 1 de agosto. “Lamentablemente, siguen circulando publicaciones en Facebook con un testimonio sobre el CDS que no he brindado jamás. El testimonio corresponde a Santiago (...) y (otros usuarios) están utilizando mi imagen y mi nombre arbitrariamente”.

No encontramos la publicación original de Facebook en el perfil indicado, pero sí un post público sobre el CDS del 31 de julio. “Ante una ola de ataques y críticas en contra de mi persona, tras un testimonio que al parecer le dio la vuelta a las redes sociales, me vuelvo a pronunciar con una reflexión, manteniendo firme mi posición y sumándome aún más a esta lucha a favor del ‘oxígeno de los pobres’”, comentó el usuario.

Conclusión

El dióxido de cloro no oxigena la sangre, no beneficia a los pacientes con cáncer y puede ser peligroso. Por lo tanto, calificamos esta publicación viral como falsa.