01 Jul 2020 | 20:25 h

Alrededor del mundo han circulado cientos de bulos y teorías conspirativas sobre la COVID-19, desde publicaciones que afirmaban que todo se trata de un plan mundial para obligarnos a usar microchips hasta aquellas que sugieren que el nuevo coronavirus ha sido creado con el fin de despoblar el planeta. Esta vez una persona se atrevió a compartir esas afirmaciones con la población peruana en medio de la Plaza San Martín.

El material fue compartido el 20 de junio vía Facebook y muestra a una mujer que afirma durante 5 minutos, sin pruebas, que las mascarillas y los desinfectantes son dañinos para la salud y que las torres 5G debilitan el sistema inmunológico. Asimismo, señala que la actual pandemia forma parte de un plan de la Organización Mundial de la Salud para acabar con las personas mayores.

PUEDES VER: Es falso que cadáveres ficticios demuestran “el fraude del coronavirus”

“Yo me comunico con hermanos y hermanas de todo el mundo y los están engañando”, menciona la protagonista del video.”Es hora de levantarnos frente a esta infamia”, exclama. En esta nota verificamos los principales bulos mencionados en el post que ha sido compartido más de 47.000 veces en una semana.

La publicación fue compartida más de 47.000 veces.

ENGAÑOSO: “El uso de ese gel antibacterial lo único que hace es dañar la primera capa de la piel y nos hace vulnerables a cualquier microorganismo llámese bacterias, bacilos, esporas y virus”

Los especialistas consultados para esta verificación declararon que si bien es posible afectar la primera capa de la piel al usar este producto, eso no implica que debamos de dejar de utilizarlo. El dermatólogo Ennie Barrón definió a esa afirmación como una “verdad parcial”. “Si bien eso es relativamente malo para la piel, el beneficio (de usarlo) es mucho mayor”, señaló.

El también miembro de la Sociedad Peruana de Dermatología destacó que aunque este compuesto afecta esta capa conocida como ‘hidrolipídica’, también elimina los microorganismos que allí se impregnan. “Al retirar esa capa estamos quitando la posibilidad que el coronavirus y otros virus más se adhieran y permanezcan ahí posiblemente infectando”, indicó.

Asimismo, la dermatóloga Zelika Kumakawa precisó que “no solo el uso del alcohol en gel, sino también el uso de jabones antibacteriales, el uso constante de detergentes y el uso de lejía diluida o no, van a afectar esta barrera cutánea”.

No obstante, resaltó que ningún dermatólogo está en contra del lavado de manos o el uso de alguna sustancia desinfectante para disminuir la propagación del virus. “La recomendación es que si bien es cierto todas esas sustancias desinfectantes van a generar una alteración de la barrera cutánea existen formas para que esta barrera se reestablezca”, subrayó. Un ejemplo de ello es la constante humectación de la piel.

Finalmente, recordó que “el lavado de manos es lo ideal, pero si no tengo cerca un baño o no tengo la facilidad de tener agua como muchos lugares del país, entonces haré uso de alguna sustancia que me ayude a desinfectarla, pero como último recurso”.

PUEDES VER: Es falso que un asintomático de COVID-19 “no contagia”

FALSO: “Todos ustedes usan mascarilla mandada por la Organización Mundial de la Salud que nos está envenenando. Uno elimina el dióxido de carbono, mientras más tiempo estemos con esa mascarilla más nos estamos debilitando nuestro sistema inmunológico”

Aquí hay dos principales afirmaciones por comprobar. En primer lugar, la posición de la Organización Mundial de la Salud sobre el uso de las mascarillas ha cambiado en el tiempo.

A lo largo de la cuarentena, esta entidad se ha abstenido de recomendar este implemento para la población en general por el temor de generar desabastecimiento y el equipo médico se quede sin estos recursos necesarios. No obstante, el 5 de junio, la institución emitió un documento en el que aconseja su uso en “áreas con transmisión generalizada”, es decir, donde no se pueda mantener el distanciamiento social.

En segundo lugar, no es cierto que al utilizar la mascarilla respiramos el dióxido de carbono. Anteriormente, el neumólogo Hebert Cuenta explicó a Verificador que la mascarilla permite que el aire circule, puesto que el oxígeno es un compuesto muy fino. “El oxígeno atraviesa el material de la mascarilla y así el aire entra y sale sin ningún problema”, expresó.

Además, señaló que esto no sucede en ningún tipo de mascarilla médica, ni en las N95 ni en las quirúrgicas ni mucho menos en las de tela. Asimismo, en una verificación reciente desmentimos que las mascarillas debilitan nuestro sistema inmunológico y nos ocasionan rinitis y alergias. En dicha ocasión, el neumólogo Alfredo Pachas descartó que los cubrebocas generen este tipo de enfermedades.

FALSO: “La COVID-19 es una gran mentira y ya lo dijo el doctor Lorenzo Arias Colca de Arequipa, dijo esto es una simple gripe”

En principio, confirmamos que el doctor citado en la publicación sí comparó la COVID-19 con una gripe común. Además, aseguró que el tratamiento que él recomienda aplicar es el dióxido de cloro (CDS). No obstante, ambas afirmaciones han sido desmentidas por Verificador.

Por un lado, la Organización Panamericana de la Salud menciona que una de las principales diferencias entre la gripe común y la actual pandemia es la velocidad de transmisión. “El virus de la gripe tiene un periodo de incubación medio más corto (el tiempo que pasa desde la infección hasta la aparición de síntomas) y un intervalo de serie más corto (el tiempo transcurrido entre casos sucesivos) que el virus de la COVID-19″, indica.

Asimismo, señala que la cantidad de pacientes que presentan una infección grave y, por lo tanto, requieren de oxígeno y ventilación, es mayor para la COVID-19. “La fracción de infección grave y crítica parecen más elevadas que las observadas en el caso de la infección gripal”, resalta.

Por otro lado, el dióxido de cloro (CDS) no es la cura para esta enfermedad. Este producto no ha sido aprobado por la OMS como cura o tratamiento del nuevo coronavirus. Además en nuestro país la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud ha informado que este compuesto no cuenta con autorización sanitaria en nuestro país, puesto que su consumo puede ser perjudicial.

“El dióxido de cloro es considerado un poderoso agente blanqueador, y su consumo puede causar graves daños a la salud, siendo algunos potencialmente mortales”, advierte el documento.

PUEDES VER: Es falso que el dióxido de cloro cura al 97 % de los enfermos de la COVID-19

FALSO: “Las torres 5G nos dañan el sistema inmunológico. A nivel mundial, ellos están plantando las redes 5G”

La Organización Mundial de la Salud se ha pronunciado sobre este tema asegurando que cerca de 25.000 artículos científicos rechazan la posibilidad de que los campos electromagnéticos emitidos por las antenas tengan implicancias para la salud.

“Basándose en una revisión profunda de las publicaciones científicas, la OMS concluyó que los resultados existentes no confirman que la exposición a campos electromagnéticos de baja intensidad produzca ninguna consecuencia para la salud”, afirma en su página oficial.

Asimismo, la directora de Fiscalizaciones y Sanciones en Comunicaciones del MTC, Patricia Diaz, recalcó que estos aparatos tecnológicos no son los causantes de ninguna enfermedad y menos del coronavirus. “No existe investigación científica que sustente en modo alguno que las antenas tienen alguna relación con el cáncer, el coronavirus o cualquier otra enfermedad”, comentó en una nota de prensa publicada el 11 de junio del 2020.

Ello también lo confirma el director de Políticas Públicas de GSMA, Lucas Gallitto, quien descartó que se pueda propagar una enfermedad a través de la tecnología 5G. “Así como no se puede transmitir un organismo vivo o un microorganismo a través de las emisiones electromagnéticas, el virus no se puede propagar a través de quinta generación (5G) o cuarta generación (4G)”, mencionó a un medio local.

Conclusión

El alcohol en gel sí afecta la primera capa de la piel; sin embargo, su uso permite eliminar todos los microorganismos que se acumulan en esa área. Las mascarillas no generan que respiremos nuestro propio dióxido de carbono porque este compuesto químico como el oxígeno son partículas pequeñas que traspasan el material protector. Asimismo, la OMS ha presentado las diferencias entre la gripe común y la COVID-19 y también ha manifestado que las pruebas científicas hechas hasta el momento no confirman que la exposición a las antenas generen un daño mayor a la salud. Por lo tanto, Verificador concluye que el video sobre los riesgos de utilizar desinfectante, mascarilla e instalar antenas 5G es falso.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico, los martes y viernes, los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.