21 Jun 2020 | 20:09 h

Un video grabado en Argentina, en el que un hombre hablaba sobre “la mentira de la pandemia”, se difundió en México y en Perú. El ciudadano afirmaba, sin pruebas, que la mascarilla era dañina, la tecnología 5G causaba la expansión de la COVID-19 y, en África, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había propagado el síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Todo ello falso.

Una publicación del hombre hablando en un espacio público, del 26 de mayo, fue compartida 120.000 veces en Facebook y otra, del día siguiente, unas 37.000 veces.

Video generó más de 12.000 interacciones en un mes, aproximadamente.

El video circula desde hace más de un mes en Facebook.

PUEDES VER Es falso que el cáncer se cura comiendo frutas “con el estómago vacío”

FALSO: “No se dejen engañar por la supuesta COVID-19. No lo digo yo, lo dice gente de todo mundo. La enfermedad está propagándola esa antena 5G” (texto de la publicación del 14 de junio).

Como ya indicamos en verificaciones anteriores, las antenas con tecnología de quinta generación no están en el Perú, no causan hipoxia y tampoco son tóxicas para los humanos, ya que el nivel de radiación que emiten es inferior al límite internacional recomendado.

Manuel Yarlequé, coordinador del Grupo de Tecnologías Inalámbricas, dijo en declaraciones anteriores a este medio que la tecnología 5G ha sido “estandarizada” para evitar riesgos.

Video sobre el nuevo coronavirus se continúa difundiendo en junio.

Por otro lado, el director de Políticas Públicas de GSMA, Lucas Gallitto, descartó que un organismo vivo o virus se propague a través de la tecnología 5G.

Declaraciones falsas del video sobre “la mentira de la pandemia”

SIN PRUEBAS: “Entonces las personas mueren y dicen: están con COVID-19. A los médicos les pagan, y si no les pagan los asesinan. Hay médicos que se suicidaron en distintos países. Por ejemplo, en Italia”.

La pandemia ha cobrado la vida de personas que estuvieron trabajando en primera línea, como médicos, enfermeros, policías, miembros del Ejército, operarios de limpieza y reporteros. En ese contexto, entre marzo y abril, tres dolorosos suicidios trascendieron a través de la prensa italiana: el de las enfermeras Silvia Luchetta (49) y Daniela Trezzi (34), y el del médico Bernard González (60). La primera había sido sometida a una prueba de hisopado y los otros dos tenían COVID-19.

El caso de Luchetta estaba en investigación. La Federazione nazionale degli ordini delle professioni infermieristiche indicó que Trezzi “experimentaba estrés” porque creía que había contagiado a otros. Según Le Parisién, Arnaud Robinet, alcalde del club francés Stade de Reims, dijo que González dejó una nota explicativa a su familia, en la que explicaba “el vínculo entre su gesto y su contagio”. Ningún reporte local indicó que los profesionales de la salud tomaron esa decisión por “decir que” una persona internada en el hospital “tenía coronavirus”.

SACADO DE CONTEXTO: “En Estados Unidos le pagan 13.000 dólares para decir que se enfermaron de COVID-19 y 39.000 dólares para meterle el ventilador artificial que no sirve para nada porque este es un trombo sanguíneo que no se arregla con ningún respirador artificial”.

El senador estatal de Minnesota, Scott Jensen, dijo, en una entrevista con Fox News el 8 de abril, que Medicare —el seguro médico social estadounidense dirigido a personas con discapacidad o mayores de 65 años— entregaba 13.000 dólares por paciente y 39.000 dólares si necesitaba ventilador. Lo que no explicó, de acuerdo a Fact Check, es que ese dinero es para el tratamiento del coronavirus. No se trata de un “bono” para el hospital.

FALSO: “Nos ‘embozalan’ con esto (señalando la mascarilla) y esto tampoco te cura, al contrario, si te entra el virus supuesto, te enfermas más rápido porque estás respirando tu anhídrido carbónico en vez del oxígeno”

La mascarilla no cura el coronavirus, se utiliza para evitar la rápida propagación del virus. Según la OMS, ayuda a que las personas con síntomas no contagien a los demás. También son necesarias para los profesionales de salud. Teniendo en cuenta la existencia de portadores de COVID-19 asintomáticos, el Gobierno peruano estableció su uso obligatorio en espacios públicos a inicios de abril (Decreto Supremo Nº 057-2020-PCM).

Los cubrebocas no privan de oxígeno. Como explicamos en una verificación anterior, es falso que la mascarilla “intoxique” al organismo. Según el doctor Hebert Cuenca, miembro de la Sociedad Peruana de Neumología, el dióxido de carbono puede salir libremente a través del tapabocas. Así también lo comprobó AFP Factual con la ayuda de especialistas de México, Chile y Colombia.

FALSO: “La Organización Mundial de la Salud está manejada por Bill Gates y Fauci. Fauci es el que metió el genocidio del SIDA. El SIDA es lo que repartió la OMS hace 30 años en África. Cinco países de África. Lo repartieron en Haití y en Brasil para matar a los negros”.

Este bulo se basa en el video Plandemic, de Judy Mikovits, y pudimos acceder a un extracto gracias a una versión comentada de Doctor Mike en YouTube.

Mikovits aseguró que formó parte del equipo que aisló el virus del VIH de la saliva y la sangre. “Fauci retuvo la publicación del documento durante varios meses, mientras Robert Gallo escribía su propio documento y tomó todo el crédito y, por supuesto, están involucradas las patentes. Este retraso de la confirmación, literalmente, condujo a la propagación del virus, matando a millones”, afirmó.

Según el artículo de fact-checking de Science Mag, el primer artículo de Francis Ruscetti sobre el virus de inmunodeficiencia humana fue publicado en agosto de 1985. En mayo de 1986, Judy Mikovits, en autoría con Ruscetti, publicó por primera vez un paper sobre el VIH: ”Analysis of Effector Mechanisms Against HTLV-I- And HTLV-III/LAV-infected Lymphoid Cells”. No hay pruebas de que el doctor Anthony Fauci estuviera involucrado de algún modo y Mikovits tampoco expone ninguna evidencia.

Fact Check realizó una verificación más exhaustiva sobre cada uno de los puntos del video de Mikovits.

FALSO: “La misión que mandó la ONU, de militares, volvieron con siete vacunas, volvieron todos con cáncer. Por eso en el Beneto se rebelaron”.

Full Fact concluyó que no hay evidencia científica para afirmar que las vacunas causan cáncer. “Las vacunas, como cualquier fármaco, pueden ocasionar efectos adversos. Cualquier efecto indeseable atribuible a las vacunas ha de poder detectarse mediante sistemas de vigilancia potentes y bien estructurados”, señaló el artículo Falsas creencias sobre las vacunas, publicado el 2019 en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

“Las principales falsas creencias están relacionadas con efectos que se producen en las edades próximas a las de la administración de las vacunas, pero esta coincidencia no tiene por qué ser causal, como se ha demostrado en la mayoría de las ocasiones”, concluyó.

Por otro lado, en una nota anterior de Verificador de La República comentamos cuáles eran los factores de riesgo del cáncer y cómo se prevenía.

FALSO: “Se rebelaron del protocolo de la OMS. En Italia se hizo una autopsia y se descubrió de qué se moría la gente. Se moría de trombosis en la sangre, no de una pulmonía normal”.

De acuerdo al Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades, del Ministerio de Salud (Minsa), existe “mayor letalidad para personas con comorbilidades” como la diabetes y las afecciones cardiovasculares y respiratorias crónicas.

En ese sentido, el virus SARS-Cov 2 puede desencadenar varias complicaciones, como la trombosis o la neumonía, entre otras. Tal como lo explicamos en una verificación anterior, el bulo tergiversa la declaración de un investigador.

El Hospital Castel San Giovanni de Piacenza realizó la autopsia a algunos pacientes fallecidos por coronavirus y, basándose en sus hallazgos, recomendaron la enoxaparina.

“Creemos firmemente que las personas mueren no tanto por insuficiencia respiratoria grave, sino más frecuentemente por embolia pulmonar, patología tromboembólica y coagulación intravasal”, señaló Filippo Drago a Il Messaggero, de acuerdo a Il Giornale.

El profesor no descartó la insuficiencia respiratoria grave como complicación mortal, solo la comparó con otras más frecuentes. Por otro lado, Italia comunicó que seguía los protocolos de la OMS, según un decreto emitido el 26 de abril por el Consejo de Ministros. Lo explicamos con más detalle en una verificación anterior.

Conclusión

En menos de tres minutos este ciudadano se las arregló para compilar al menos siete bulos. Algunas frases fueron sacadas de contexto y otras no tienen mayor asidero. Calificamos las declaraciones del video viral en México y Perú como falsas.