En Facebook circula un video de unos cinco minutos que ha sido compartido más de 50 000 veces, el cual promete contar “la verdad del coronavirus”.

Allí se afirma, con razones que a primera vista parecen sólidas, que el nuevo coronavirus fue elaborado en el 2014 por un instituto del Reino Unido con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Coronavirus

PUEDES VER: Confirman primer caso de coronavirus en la sede principal de la OTAN

Al inicio, cuenta que el virus del COVID-19 fue creado “en los laboratorios de bioinformática de la empresa Pirbright Institute en el 2014”.

Sin embargo, el centro de investigación ya se pronunció al respecto manifestando que “el Instituto Pirbright lleva a cabo investigaciones sobre el virus de la bronquitis infecciosa (IBV), un coronavirus que infecta a las aves de corral y el deltacoronavirus porcino que infecta a los cerdos". Dejando claro que no se refiere al nuevo coronavirus (COVID-19).

Coronavirus

PUEDES VER: Coronavirus en España EN DIRECTO: todo sobre el coronavirus minuto a minuto en el mundo

El video resalta que los inventores son Erica Bickerton, Sarah Keep y Paul Britton. Al revisar sus hojas de vidas se descubrió que, según el Identificador Abierto de Investigadores y Colaboradores (ORCID), Erica Bickerton es una microbióloga médica que forma parte del Instituto Pirbright y hace investigaciones sobre el grupo coronavirus.

Actualmente se encuentra estudiando el virus de la bronquitis infecciosa (IBV), enfermedad que afecta a los pollos.

PUEDES VER: Coronavirus en Perú: Empresas tendrán guía para prevenir la enfermedad entre trabajadores

En cuanto a Paul Britton y Sarah Keep no se halló información en el ORCID. Pero en la base de datos del Instituto Pirbright mencionan que es un licenciado en bioquímica en la Universidad de Leeds con un doctorado en bioquímica en la Universidad de Edimburgo, y que pasó un período trabajando en el coronavirus porcino, el virus de la gastroenteritis transmisible, y posteriormente trabajó con el coronavirus aviar, el virus de la bronquitis infecciosa (IBV).

PUEDES VER: Coronavirus: ¿Debo usar mascarilla para evitar contagiarme del Covid-19?

De Sarah Keep, el instituto solo muestra que es asistente de investigación en el grupo coronavirus.

Coronavirus

Un segundo argumento que proporciona el video es que existe un registro en la oficina de patentes de Estados Unidos con el número US1030701B2.

Al indagar por esa patente en el Buscador de patentes de Google se halla un estudio de estos tres investigadores que data del 2014 sobre el virus de la bronquitis infecciosa aviar, área en el que ellos se especializan.

Además, se muestra que en el 2018 se le entregó la solicitud de la patente y que en la actualidad el estado de aplicación es activo.

PUEDES VER: Clínica Delgado se pronuncia tras denuncia por cobro de 1700 soles por descarte de COVID-19

Asimismo, el video menciona que “este es el mismo virus de SARS pero con mutaciones genéticas para hacerlo más fuerte y contagioso” y adjunta la captura de otra investigación con número US7220852B1.

Esta patente sí hace referencia a una investigación de un coronavirus humano, pero especifica que se refiere al virus del SARS.

Ello se resalta en el resumen de la divulgación en el que se asegura que “un coronavirus humano recientemente aislado ha sido identificado como el agente causante del SARS, y se denomina SARS-CoV”.

PUEDES VER: Google Maps: así podrás ver en tiempo real todos los casos confirmados de coronavirus en el mundo [FOTOS]

Un último argumento que ofrecen es que el 18 de octubre del 2019 se llevó a cabo el Evento 201, al que denominan como un “ejercicio pandémico de alto nivel” y adjudican la organización a la Fundación Bill y Melinda Gates.

Al respecto, el Centro de Seguridad de la Salud difundió una declaración para aclarar las especulaciones: “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante nuestro ejercicio de mesa. Para el escenario, modelamos una pandemia ficticia de coronavirus, pero declaramos explícitamente que no era una predicción”.

Coronavirus

Esta información también fue compartida por el medio de fact checking AFP Factual, el cual explicó que el virus ficticio usado en esta simulación fue denominado CAPS y según la historia inventada, este virus se inició por una transmisión de cerdos a humanos en Brasil. Los síntomas que generaba iba desde gripes leves hasta graves neumonías.

Conclusión

Los argumentos brindados en el video para sustentar que el COVID-19 fue creado en el 2014 en Reino Unido son erróneos. En primer lugar, el Instituto Pirbright ha manifestado que trabajan con coronavirus aviar y porcino, y niegan trabajar con coronavirus humano. En segundo lugar, las patentes que el video usa como argumento están relacionadas al coronavirus aviar y al SARS, no al 2019-nCOV. Por último, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios, organizadores del Evento 201, desmintieron que la modelación de una pandemia realizada en octubre del año pasado era una predicción sobre el nuevo coronavirus.

Por lo que, el video que asegura contar “la verdad del coronavirus” es falso.

“Teoría” sobre la creación del virus

A principios de febrero, también se difundió otra “teoría” a través de los medios sociales chinos en la que puntualizaban que la 'paciente cero’ del nuevo coronavirus era una trabajadora del laboratorio biológico del Hospital Jinyintan de Wuhan, llamada Huang Yanling.

No obstante, como informó el diario La República el Instituto también se pronunció negando que Yanling se haya contagiado con el virus. En el comunicado emitido por el diario South China Morning Post se lee que “Huang fue una estudiante que se graduó en el 2015, cuando se fue de la provincia de Hubei y no ha vuelto desde entonces. Ella goza de buena salud y no ha sido diagnosticada con la enfermedad”.

Por otro lado, se ha deslizado la hipótesis de que el origen del coronavirus está vinculado a algún animal como el murciélago; aunque esta información no ha sido confirmada.

Un investigador chino que asesora sobre este tema al gobierno del país en el que apareció el virus declaró para la revista Science que “el coronavirus es similar a algunos de los virus recopilados de los murciélagos. Pero no está cerca del SARS ni del MERS”.

Esa afirmación es avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha manifestado que el COVID-19 es un 96% idéntico en su genoma al coronavirus del murciélago. Sin embargo, como aseveramos en este medio, la OMS reitera que “todavía no se ha confirmado el origen animal del nuevo coronavirus”.