11 Nov 2019 | 20:06 h

Una foto donde mujeres con pañuelos celestes cargaban un cartel que supuestamente ilustraba el aborto fue viralizada en Facebook. “El niño muere ahogado”, se leía en la imagen.

“Se abre el abdomen de la madre y se arranca al niño vivo. Luego, es ahogado en agua y su cuerpo comercializado para fábricas de cosméticos”, se leía en el presunto cartel ‘provida’. Sin embargo, la imagen contiene varios elementos falsos.

Publicación de mediados de octubre fue compartida más de 200 veces hasta este domingo.

PUEDE VER Foto de Evo Morales, Pablo Escobar y ‘Chapo’ Guzmán es falsa

Existen al menos dos métodos de aborto, pero estos no contemplan el ahogamiento en agua de un “feto vivo”.

La interrupción legal del embarazo en el Perú (aborto terapéutico) puede darse antes de las 22 semanas. Es solicitado por la madre y pasa por la aprobación de la junta médica del hospital.

La paciente que va a abortar es medicada con Misoprostol, para provocar la expulsión del embrión. Si aún es un embrión o cuenta con menos de 12 semanas, el médico realiza un aspirado manual endouterino (AMEU). Si ya es un feto o tiene entre 12 a 22 semanas de embarazo, el profesional de la salud puede realizar un legrado uterino para retirar los restos, de acuerdo al doctor Javier Puma Medina, del hospital Cayetano Heredia (HCH).

En nuestro país también existen clínicas clandestinas que recetan las pastillas y que, a veces, llegan a realizar un legrado (raspado del útero). Pero, eso puede terminar en un “aborto incompleto”, según el ginecólogo Puma Medina. Entre las complicaciones está la infección, el sangrado con dolor, e, incluso, perforaciones en el útero.

Cabe precisar que un embrión se convierte en feto alrededor de las ocho semanas de embarazo y un feto recién alcanza la madurez a las 37 semanas. “Si tiene entre 22 y 24 semanas, tiene una mortalidad del 99%”, indicó el doctor de la unidad de Ginecología y Obstetricia del HCH. Si cuenta entre 26 y 37 semanas puede sobrevivir, pero suele presentar secuelas neurológicas.

PUEDES VER Bolivia y Venezuela reportaron resultado “irreversible” del oficialismo en los últimos votos

Por otro lado, la imagen repite el bulo de que los fetos son sacrificados para la industria, que explicamos en una nota anterior.

Algunos investigadores utilizan las células HEK293 en estudios biomédicos para crear vacunas o para probar efectos de productos fabricados por industrias en los humanos, por ejemplo.

Estas células HEK293 provienen de una única línea celular obtenida en 1973, cuando el tejido del riñón de un solo embrión abortado (de manera legal) fue donado para la ciencia, según el blog especializado Materia.

Otro episodio que alimenta este mito es la acusación contra Planned Parenthood en el 2015. Un video de cámara oculta de The Center for Medical Progress supuestamente mostraba como la entonces directora principal, Deborah Nucatola, daba precios sobre el tejido embrionario.

Sin embargo, el video grabado en Estados Unidos había sido editado. En el clip completo, la doctora Nucatola explica que la donación de tejidos de un feto abortado requiere del consentimiento de la paciente. Estos no son vendidos, pero la organización de salud reproductiva aceptaba entre 30 y 100 dólares por conceptos de recolección y transporte, según la editorial de New York Times del 22 de julio del 2015.

Por último, la imagen fue publicada en una página que se presentaba como ‘provida’. Pero, algunas cuentas del movimiento celeste afirmaron que era “falsa”. Ni la publicación sobre el aborto, ni la página ‘Frente Poblano por la Familia’ son visibles para todos los usuarios este 11 de noviembre.

En conclusión

La imagen no guarda concordancia con la información actual y tampoco con el contexto peruano, ya que deja de lado la utilización de las pastillas Misoprostol. Además, la fanpage que la publicó tampoco cuenta con el respaldo de los grupos ‘provida’. Por lo tanto, la publicación sobre aborto es falsa.