20 Sep 2019 | 18:26 h

Esta semana se compartió un video en Facebook y WhatsApp de una mujer que relata la “desaparición” de su hija en el distrito de Comas. La menor, que estaba jugando a las ‘escondidas’ con su prima, fue encontrada una hora después.

El video es real: se trata del testimonio que da una mujer —quien se identifica como Rosángel D.— a un reportero local, después de ver que su pequeña no aparece. Sin embargo, se le añadió información tergiversada. Publicaciones de Facebook indicaron que se trataba de un secuestro.

Video se ha compartido durante toda la semana por varias páginas de Facebook.

PUEDES VER Audios de WhatsApp sobre “tres bandas venezolanas que secuestran niños” son falsos [VIDEOS]

“Estamos aquí en 22 de agosto, a más o menos a una cuadra de Universitaria”, relata el hombre que graba el video. Al fondo se ve un edificio que parece ser el Centro de Salud Materno Infantil Santa Luzmila II, ubicado en Comas.

“Estaba con su papá, mi hija [estaba] jugando con su primita y de la nada, ya no está. No sé si habrán abierto la puerta de la tienda, pero ya no aparece. Vieron afuera un carro negro sospechoso”, dice la madre de la menor S. C. D. Luego muestra la foto de la niña y describe su ropa.

La grabación fue compartida por el fanpage El Observador el sábado 14 de septiembre pasadas las 11 de la noche con un logotipo. El post no indica cuántos minutos u horas después de la entrevista con la madre se publicó el video en la red social.

Video fue publicado en Facebook el 14 de septiembre, no reporta secuestro.

El video fue utilizado por páginas de Facebook para esparcir el rumor sobre el “secuestro de niños”, a pesar de que la mamá no dijo que la hubieran raptado. La publicación original se sigue compartiendo por otras redes sociales e incluso, cadenas de WhatsApp.

El video fue difundido en WhatsApp asociándolo a secuestros de niños.

El jueves 19 de septiembre el Ministerio del Interior descartó que existan casos de secuestros de menores a manos de extranjeros. Además, el coronel Nicasio Zapata, encargado de la División de Secuestros y Extorsiones de la Dirincri, indicó que no existía “ninguna denuncia” por ese delito.

Para descartar que la niña hubiera desaparecido, este diario buscó el nombre de la niña en el Registro Nacional de Desaparecidos de la Policía Nacional del Perú (PNP). Los papás de la menor no realizaron la denuncia porque la habían encontrado ese mismo día.

Iniciales de la menor son S. C. D. En el registro, primero van los apellidos y luego los nombres.

Revisando las páginas de Facebook que compartieron el video, pudimos encontrar comentarios de usuarios que afirmaban que la menor ya no estaba “desaparecida”. Adjuntaban una captura de pantalla, donde el hombre pedía que, “por favor”, ya no difundieran la grabación. Así pudimos encontrar al papá de la niña —tiene fotos con la menor— y conversamos con él.

El padre de la menor pidió que se deje de difundir el video.

En diálogo con La República, el padre de familia indicó que su hija (S. C.) estaba jugando con su prima a las ‘escondidas’. El lugar donde estaban es una tienda con dos establecimientos, uno al lado del otro. “Entonces, en una estábamos y la otra estaba cerrada”. La niña cruzó un pasadizo que hay al centro y se escondió detrás de la moto en el espacio que ya estaba cerrado.

Tardaron una hora en encontrarla, minutos antes de las 10 de la noche, el mismo sábado 14 de este mes. “Quizá se asustó por los gritos que dábamos llamándola y por el llanto de mi sobrina”, comentó el señor. “Entonces no salía y estaba calladita”, dijo.

Por otro lado, consultamos con la psicóloga del hospital Cayetano Heredia, Liliana Cuya, quien indicó que la reacción de la madre era natural. Ante la situación de la desaparición de un hijo “los niveles de ansiedad son altos” que pueden “golpear emocionalmente a una persona”.

Además, la psicóloga dijo que los psicosociales pueden aumentar los niveles de temor y estrés que pueden llegar a alterar el nivel del pensamiento. Explicó que como las publicaciones [falsas] sobre secuestros en niños mencionan una “camioneta negra sospechosa”, el cerebro puede configurar este objeto como “una amenaza” y sinónimo de peligro.

En conclusión, la publicación sobre el “secuestro de una niña en Comas” es falsa. La madre nunca dijo que la raptaron, no hay denuncias por ese delito ante la PNP, la menor no aparece en el registro de desaparecidos y, finalmente, el padre indicó que la pequeña se había escondido. Por lo tanto, calificamos el viral difundido por Facebook y WhatsApp como falso.

No es la primera vez que el psicosocial de los “niños secuestrados” se difunde a través de Facebook y WhatsApp. En julio de este año, este medio reportó que en el mismo distrito, circularon publicaciones falsas sobre rapto de escolares.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto.