Madre de Dios: trasladan a jaguar a otro ambiente natural ante posibles ataques

Plataforma_glr

La medida se habría tomado ante las amenazas que tuvieron los trabajadores de una reserva ecológica por la presencia de varios felinos silvestres. 

El traslado de un jaguar (Panthera Onca) del centro de rescate de la Reserva Ecológica Taricaya, situada en Madre de Dios, a otro ambiente natural, causó sorpresa en todo el país debido a que es la primera vez que se lleva a cabo esta medida.

PUEDES VER: Madre de Dios: se realiza con éxito viaje de familiarización a Bahuaja Sonene

Según el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), la reubicación del mencionado animal silvestre se debió a que el felino puso en riesgo a los trabajadores y voluntarios de dicho centro de rescate ante la presencia de diversos jaguares en la zona. Al igual que para los animales que habitan en el.

El trabajo fue realizado por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) junto con la Dirección Regional Forestal y de Fauna Silvestre (DRFFS) del Gobierno Regional de Madre de Dios (Goremad) y los titulares de un centro de rescate y de una concesión forestal.

Asimismo, en los últimos meses se registró la presencia de felinos en dicho ecosistema de 476 hectáreas, los cuales rondaban cerca de las instalaciones debido a que eran atraídos por un jaguar hembra en celo.

La evidencia del peligro fue confirmada cuando un jaguar macho adulto atacó y mató a dos paujiles (Mitu Tuberosum) y a un mono maquisapa joven (Ateles chamek).  Un acontecimiento  que fue notificado  al Goremad y al Serfor por el Regente de Fauna Silvestre del centro de rescate, Raúl Bello Santa Cruz.

Luego de mantener en cautiverio al jaguar capturado, se le trasladó a la Concesión Forestal Otorongo SAC, ubicada a más de 120 kilómetros del centro de rescate y a más de 40 kilómetros del interior del bosque desde la Carretera Interoceánica Sur.

Los datos

El jaguar es una especie protegida por el Estado y fue categorizada como casi Amenazada.

Luego de su liberación en el nuevo ambiente natural, el Sefor continúo monitoreando sus movimientos a través de la señal satelital emitida por el radiotransmisor.