CASO BYRON CASTILLO - FPF pide al TAS excluir a Ecuador de Qatar 2022 y que Perú juegue el Mundial
ELECCIONES 2022 - ¿A qué hora comienza la ley seca?
Turismo

Los chaskis están de vuelta

Plataforma_glr

Más de 3 mil corredores atravesarán 6 regiones del país en una competencia que se inició este lunes en Cerro de Pasco y culmina en el Cusco el 26 de junio luego de recorrer 1500 kilómetros en 14 días.

Flor Ruiz / Revista Rumbos

 

Uno no lo puede creer si no lo ha vivido. Esta es la IV edición de la carrera “Los nuevos chaskis del Perú” que organiza el IPD, dirigido por Saúl Barrera, y aunque en Lima y otras ciudades del país, la atención esté puesta en otros eventos deportivos como la Copa América, la atención y euforia que suscita el paso de estos atletas por diferentes rincones de la sierra sur es simplemente apoteósico. La gente olvida los goles y celebra el esfuerzo de sus héroes locales, entre ellos sexagenarios, invidentes, y hasta discapacitados físicos como Efraín Sotacuro, que carece de ambos brazos, y sin embargo no se amilanó y participó el año pasado con éxito en la III competencia de estos nuevos chaskis y ahora va a representar a Perú en los Paralímpicos de Río 2016.

PUEDES VER: El retorno de los Chaskis | FOTOS

 

Los Chaskis recorrerán 1500 kilómetros en 14 días. Foto: Flor Ruiz 

 
La algarabía está presente de comienzo a fin. Desde la partida en cualquier localidad, puede ser Huancayo o Andahuaylas, siempre con banda de música, centenares de personas aplaudiendo a rabiar, y decenas de banderas del Tahuantinsuyo y peruanas ondeando al paso de los atletas; hasta la llegada a poblados más pequeños como Lircay o Uripa, donde la gente, en su mayoría niños, rodean y les piden autógrafos o selfies a los maratonistas, exactamente igual como los fans harían con un actor o cantante famoso.
 
 
 
Cerro de Pasco, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac y Cusco  son los territorios por donde pasarán los corredores. Foto: Flor Ruiz 
 

La convocatoria es tal que cada año aumenta el número de kilómetros recorridos y de las ciudades y regiones por la que transitan los chaskis. En la primera edición se corrieron 600 kilómetros uniendo 3 regiones. En esta ocasión son 6 regiones participantes (Cerro de Pasco, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac y Cusco) y la ruta supera los mil 400 Km. de distancia.

 

El periplo coincide con el trazo original del Camino Inca. Foto: Flor Ruiz 

 

Otro elemento de interés es que gran parte del periplo coincide con el trazo original del Qhapac Ñan. En esta ocasión la partida se dio en Huarutambo, baños termales incas cerca de Yanahuanca, en Pasco, por donde pasaba el camino real que unía Quito con Cusco. Es un sistema de postas, donde los deportistas, la mayoría niños entre 10 y 15 años, corren 3 Km. antes de pasarles la posta (en este caso la bandera del Tahuantinsuyo) a otros competidores. También participan 180 atletas del programa nacional de maratonistas, ellos si recorren un promedio de 40 Km. de un tirón. Muchos de ellos, como Gladys Machacuay y  Paulino Canchanya, habían conseguido la marca para asistir a las Olimpiadas de Río, pero Perú solo contaba con 6 cupos.

 

Los paisajes y sitios turísticos le imprimen una cuota  de interés a la competencia. Fotos: Flor Ruiz 

 

Los paisajes y sitios de interés turístico son un plus en la ruta. Se pasa por el bosque de piedras de Huayllay, se bordea el lago Chinchaycocha, que es parte de la Reserva Nacional de Junín, y alberga a parihuanas, patos y al zambullidor de Junín, endémico del Perú. Entre los complejos arqueológicos que serán parte del recorrido destacan Vilcashuamán en Ayacucho, Sóndor en Andahuaylas, y Maras en el Cusco. También le dan un toque particular a este circuito los notables puentes coloniales de Izcuchaca en Huancavelica y Pachachaca en Abancay. Numerosos nevados se apreciaran en la ruta, destacando el Salkantay y el Verónica ya en el departamento del Cusco donde termina la travesía.

 

Algunos se atreven a decir que gracias a estas competencias el Perú será una potencia en fondismo. Foto: Flor Ruiz 

 

“Posiblemente en diez años Perú será una potencia en fondismo y seguirá sin ir a un mundial de fútbol”, me dice el atleta Juan Huamán Ccanto. Y le creo. Saliendo de Cerro de Pasco rumbo a Huayllay, la multitud vitoreaba a los corredores, les ofrecía vasos de chicha, y les tomaba innumerables fotos con sus celulares. Una chica coquetona le gritó a un competidor “corre cholito, corre rápido, allá te espero si ganas”. Aunque realmente aquí no hay vencedores ni vencidos, ganan los pueblos olvidados, gana el Perú.