Danza de los pastorcillos de Malvas es declarada Patrimonio Cultural de la Nación

Plataforma_glr

administracionweb@glr.pe

07 Mar 2016 | 13:38 h

En la Navidad los niños de Malvas se convierten en pastorcillos para presenciar el nacimiento de Jesús, siguiendo la tradición cristiana.

Por ser una expresión artística arraigada en la tradición navideña y estar profundamente enraizada en la organización social y los valores de la población del distrito de Malvas, Huarmey, Áncash,  la danza de los pastorcitos ya es parte del Patrimonio Cultural de la Nación.

PUEDES VER: Navidad: Negrería de Huayllay, tradición de altura

De esa manera, el Ministerio de Cultura reconoce la importancia de los pastorcitos de Malvas, cuyos preparativos se inician a mediado de año con la selección de los niños que ejecutarán los roles protagónicos.
 
Y es que en Malvas todo se realiza meticulosamente: los versos de los cánticos infantiles y los pasos de baile. También los trajes, que son confeccionados por el 'mudatsiquq' o 'modatsikoq'. 

Cuando todo ya está listo, la comparsa formada por doce niños denominados pastrocillos -ellos tienen entre los seis y doce años-. Todos visten con camisa, pantalón y calzado de color blanco, recorren con cantos y coreografías las calles de su localidad, haciendo sonar  sus tradicionales campanillas. Así convocan con ellas a los vecinos.

En la comparsa hay ángeles. En realidad, son niñas vestidas de blanco con encajes, alas y una corona o aureola. Luego están los viejos, dos ancianos campesinos vestidos con sombrero, abrigos y bastón. Ellos son los que les avisan a los pastorcillos sobre el nacimiento de Jesús y los acompañan durante los recorridos. Estos personajes reciben los nombres de 'Viejo Venturo'  y 'Viejo Pascual'.  En su caminar suelen perder el equilibrio, por lo que los pastorcillos los auxilian antes de que caigan. Estos viejos son interpretados por personas adultas.

Por su parte, los pastorcillos realizan una serie de coreografías denominadas 'mudanzas'. Estas se diferencian por el lugar en las que se realizan, los pasos que se presentan y la música que los acompaña.

Las mudanzas son 'la entrada a la iglesia', en la que los pastorcillos portan una rama de aliso adornado de ichu y flor de amancaes, considerada esta última como la 'flor del Niño', pues florece en diciembre.

Otra de las entradas es 'la calle', la cual se interpreta mientras se visita a las autoridades, funcionarios o 'promesos'; "la casa", canto y danza que se realiza en el domicilio de la persona visitada; 'el caporal', coreografía que ejecutan dos niños al ritmo de las campanas, demostrando su destreza en el baile a través de un vistoso contrapunto. finalmente, 'la despedida', paso que se realiza dentro de la iglesia y que marca el fin de la festividad.