Blackstar, la despedida de David Bowie

23 Ene 2016 | 23:30 h

En una gran broma final, David Bowie, el hombre que reinventó el concepto de estrella, volvió a dejar desconcertado al mundo al despedirse de este a través de los mensajes ocultos en su último disco, Blackstar, publicado en su 69º cumpleaños, dos días antes de su muerte.
 
El disco, que venía precedido de dos sobrecogedores videoclips, el de la canción que le da título y ‘Lazarus’, ha sido recibido con expectación y calidez.
 
Sin embargo, las letras estaban todavía por descifrar, entre metáforas que parecían hablar de integrismo religioso y de los refugiados sirios. 
 
“Recibí un e-mail suyo. Estaba divertido, como siempre, y surrealista, dando vueltas a juegos de palabras, alusiones y todas esas cosas que hacía. Terminó con esta frase: ‘Gracias por nuestros buenos ratos, Brian. Nunca se pudrirán’. Y lo firmó como ‘Amanecer’. Ahora me doy cuenta de que estaba diciendo adiós”, ha recordado su productor, Tony Visconti, en una nota que recoge el diario español El Mundo.
 
“Visconti era de los pocos que sabían este último secreto –el cáncer que lo aquejaba– del hombre que redefinió el concepto de estrella, jugó con él y fijó el modelo para generaciones posteriores de artistas”, dice una nota del citado diario de España. 
 
Alguien capaz de inocular entre los jóvenes la pasión por vivir la vida sin represiones, siendo quien tú quieras ser.

Te puede interesar