ALERTA - Minsa: mayores de 38 años serán inmunizados en Vacunatón del 6 al 8 de agosto

“No quiero ser el hazmerreír de la gente”

Plataforma_glr

Publicidad

SONIA MORALES le sigue los pasos a otros artistas y entra a terreno de la política. Folclórica hace campaña en Musho, Áncash, la tierra que la vio nacer. Dice que es consciente de la violencia de esa zona pero “no le temo a mi pueblo sino a los delincuentes”.

Manuel Ígreda Reátegui. Enviado especial a Musho.

Sonia Morales vuelve a dar que hablar y ahora en otros escenarios. Tras saborear el éxito como cantante folclórica, convirtiéndose, sin querer, en la rival más fuerte que haya tenido Dina Páucar y tras un sorpresivo retiro de los escenarios, entra a las lides políticas.

La República la acompañó a Musho, aquel variopinto pueblo de Áncash que la vio nacer, donde Sonia inauguró la torre de la iglesia de su pueblo, gesto que sus paisanos agradecieron con emoción.

–Tu nombre se suma al de otros artistas que tientan en el campo político.

–Todo en la vida es política, debemos tomar decisiones. En estos 4 años quiero aprender sobre política. No es bueno meterse y hacer un papelón. No quiero ser un ‘hazmerreír’ de la gente.

–¿La música quedó atrás

–Por servir a mi pueblo, sí. Ahora, también puedo darme una escapadita. (Risas).

–¿Crees que tu popularidad será el mejor gancho con los electores?

–Más que eso, es mi lengua madre, el quechua que me ayudará. Yo llego a lugares donde no saben español y mi gran ventaja es el idioma.

–¿Y la salud, cómo está?

–Bueno, estoy recuperándome de la garganta. Tenía una displasia que si no me la trataba podría volverse metaplasia y desencadenar un cáncer. Hace seis años me operé de una de las cuerdas vocales y en setiembre último de otra. Ahora me encuentro muy bien.

–¿Tienes enemigos?

–Como coordinadora de Mampe (Movimiento de Acción Nacionalista Peruano) algunos candidatos se han desesperado al ver mi presencia. Nos han saboteado algunos mítines. En Áncash vivimos una etapa de corrupción. Muchos políticos engañan a la gente. Yo estoy andando de pueblo en pueblo apoyando la candidatura a la presidencia regional del ingeniero Ricardo Narváez.

–¿No tienes miedo a que atenten contra tu vida debido a los últimos asesinatos en esta zona?

–Definitivamente hay temor. Por eso he aprendido defensa personal y porto un arma. Llevo la pistola solamente cuando voy a lugares muy alejados. Yo no me cuido de mi pueblo sino de los delincuentes.