Redes Sociales

Recuerdos de tu infancia: pegaloco y otros juguetes que podías encontrar en las golosinas

Desaparecieron, pero siempre vivirán en nuestra memoria. Chipitaps, tatuajes, figuras armables y coleccionables forman parte de la lista de aquellos obsequios que traían diversas golosinas peruanas.

Estas fueron algunas de las golosinas que traían diversos juguetes coleccionables dentro de sus empaques y que fueron un éxito a mediados de los 90. Foto: captura de Twitter
Estas fueron algunas de las golosinas que traían diversos juguetes coleccionables dentro de sus empaques y que fueron un éxito a mediados de los 90. Foto: captura de Twitter
Myldred Herbozo

A mediados de los 90, diversas marcas de golosinas en el Perú regalaban singulares juguetes dentro de sus empaques. Estos podían ser coleccionables, por lo que muchos niños se juntaban con sus amigos para intercambiar aquellas figuras que iban acumulando. ¿Recuerdas cuáles eran estos juguetes? A continuación, te mostramos los más populares.

Probablemente muchos siguen conservando estos divertidos objetos, o tal vez el paso del tiempo hizo que desaparezcan. Sin embargo, quedarán siempre en la memoria de aquellos que disfrutaron de esta sana diversión en su infancia.

Dinolocos de Chocolate Winter’s

El popular chocolate traía dentro de su envoltura unos pequeños muñecos de dinosaurios coleccionables. Eran 24 en total y 12 de ellos eran ‘aqua-reactivos’, lo que significaba que crecían cuando los metías al agua para después volver a su tamaño real.

Asimismo, durante otra temporada, se pusieron de moda los Mutantes de Winter’s. También eran 24 muñecos de colección y estos tenían la particularidad de brillar en la oscuridad. Estos muñecos de miniatura fueron todo un boom en la época.

Foto: captura de Twitter

Muñecos Dragon Ball Z

La misma marca de golosinas sacó una edición limitada de los muñecos de Dragon Ball Z tras el éxito del ánime entre los más pequeños. Eran muñecos de los personajes más representativos, hechos de plástico blando y que solo venían en colores dorado y plateado. Eran 24 figuras de colección.

Foto: captura de Twitter

Cucharitas de Chocopunch

Una de las golosinas más adquiridas era esta pequeña porción de muss de chocolate negro y blanco. Para comerlo, se necesitaba una pequeña cuchara que venía dentro del empaque. Esta se volvió una excelente oportunidad para ofrecer merchandising de colección, tal como lo hizo Chocopunch.

La primera colección de cucharitas coleccionables se lanzó entre el año 1992 y 1993. Estas venían inspiradas en Popeye. Luego, le siguieron figuras de Star Wars, El chavo del 8, La máscara y un sinfín de personajes que hicieron un total de 160 modelos diferentes.

Foto: captura de Twitter

Chipitaps

Estos fueron el verdadero boom de los niños y adolescentes. Fueron tres generaciones de estos juguetes coleccionables, los cuales traían figuras de Pokémon. Fueron evolucionando desde su diseño más sencillo hasta traer aquellos tridimensionales. En estos últimos, el pokemón podía evolucionar si lo movías. Hasta el día de hoy, algunas personas ofrecen colecciones completas a la venta de estos recordados juguetes.

Foto: captura de Twitter

Pokemón armable

A mediados del 2003, apareció la última generación de estos juguetes de colección. En esta ocasión, se crearon las figuras armables de los pokemón. Para armarlos, debías desglosar cada parte de la figura y encajarlas correctamente para tener a tu muñeco de pie. Estos juguetes se volvieron los más buscados dentro de las bolsas de Chizitos.

Foto: captura de Twitter

Pegalocos

Probablemente uno de los juguetes más divertidos que traían las golosinas. Se trataba de una singular figura hecha de goma y que podías lanzar para que se quede pegada en la pared. Originalmente, venían en forma de una mano, pero luego se crearon en formas de personajes como superhéroes o dibujos animados.

Foto: captura de Twitter

Sin duda, la generación que coleccionaba los juguetes que venían de regalo en sus golosinas guarda en su memoria la diversión que estos traían.