Fiestas Patrias: poemas del bicentenario para celebrar este 28 de julio la Independencia del Perú

Revisa aquí las mejores poesías del bicentenario para celebrar las Fiestas Patrias.

La independencia del Perú se proclamó de manera oficial en Lima el 28 de julio de 1821 por el general José de San Martín. Foto: Ministerio de Cultura
La independencia del Perú se proclamó de manera oficial en Lima el 28 de julio de 1821 por el general José de San Martín. Foto: Ministerio de Cultura
Tendencias LR

El Bicentenario del Perú se celebrará este 2021. Cada vez faltan menos días para que el pueblo peruano festeje Fiestas Patrias este 28 de julio y conmemore así los 200 años de su independencia de la corona española.

Por ello recordaremos una compilación de poesías de diferentes autores y generaciones que con su talento lograron hacerle reconocimiento a la variedad cultural y majestuosidad del Perú con sus letras. Conoce a continuación los mejores poemas para dedicarle al Perú en esta fecha festiva.

Perú en lo alto (Alejandro Romualdo)

Según mi modo de sentir el fuego

soy del amor, sencillamente ardiendo.

Según mi modo de sufrir el mundo

soy del Perú, sencillamente siendo.

Tierra de sol, marcada al negro vivo,

llorando sangre por los poros, sombra

a media luz del bien: a media noche

del día por venir. ¡Yo estoy contigo!

Golpe, furia, Perú: ¡Todo es lo mismo!

Saber, a ciencia incierta, lo que somos,

buscando, a media luz, otro destino,

con todo el cielo encima de los hombros.

Por eso quiero alzarte, recibirte

con los besos abiertos,

junto a la luz,

ardiendo de alegría.

Escenificación publica que recuerda la hazaña de héroes y heroínas de la independencia

El Perú (Marco Martos)

No es este tu país

Porque conozcas sus linderos,

ni por el idioma común,

ni por los nombres de los muertos.

Es este tu país,

porque si tuvieras que hacerlo,

lo elegirías de nuevo

para construir aquí

todos tus sueños.

Puerto Supe (Blanca Varela)

Está mi infancia en esta costa,

bajo el cielo tan alto,

cielo como ninguno, cielo,

sombra veloz, nubes de espanto,

oscuro torbellino de alas,

azules casas en el horizonte.

Junto a la gran morada sin ventanas,

junto a las vacas ciegas,

junto al turbio licor y al pájaro carnívoro.

¡Oh, mar de todos los días,

mar montaña,

boca lluviosa de la costa fría!

Allí destruyo con brillantes piedras la casa de mis padres,

allí destruyo la jaula de las aves pequeñas,

destapo las botellas y un humo negro

escapa y tiñe tiernamente el aire y sus jardines.

Están mis horas junto al río seco,

entre el polvo y sus hojas palpitantes,

en los ojos ardientes de esta tierra

adonde lanza el mar su blanco dardo.

Una sola estación,

un mismo tiempo de chorreantes dedos

y aliento de pescado.

Toda una larga noche entre la arena.

Amo la costa,

ese espejo muerto en donde el aire gira como loco,

esa ola de fuego que arrasa corredores,

círculos de sombra y cristales perfectos.

Aquí en la costa escalo un negro pozo,

voy de la noche hacia la noche honda,

voy hacia el viento que recorre

ciego pupilas luminosas y vacías,

o habito el interior de un fruto muerto,

esa asfixiante seda, ese pesado espacio

poblado de agua y pálidas corolas. En esta costa soy el que despierta

entre el follaje de alas pardas,

el que ocupa esa rama vacía, el que no quiere ver la noche.

Aquí en la costa tengo raíces,

manos imperfectas,

un lecho ardiente

en donde lloro a solas.

Lazy loaded component

Blasón (José Santos Chocano)

Soy el cantor de América autóctono y salvaje:

mi lira tiene un alma, mi canto un ideal.

Mi verso no se mece colgado de un ramaje

con vaivén pausado de hamaca tropical…

Cuando me siento inca, le rindo vasallaje

al Sol, que me da el cetro de su poder real;

cuando me siento hispano y evoco el coloniaje

parecen mis estrofas trompetas de cristal.

Mi fantasía viene de un abolengo moro:

los Andes son de plata, pero el león, de oro,

y las dos castas fundo con épico fragor.

La sangre es española e incaico es el latido;

y de no ser Poeta, quizá yo hubiera sido

un blanco aventurero o un indio emperador.

Patria Querida (Lilian Goicochea Ríos)

Es mi Patria querida, el rincón donde nací,

a la que venero y canto cada día con amor,

desde Los Andes que cruzan avecillas hasta el mar,

pasando por la espesura de la Selva y su calor;

le canto a toda mi Patria porque en ella hay riquezas,

los corales en el mar, la minería y la pesca,

la dulzura de la caña, su sol y su primavera,

todo lo tiene mi patria desde la Sierra a la Selva;

ante el pendón bicolor hago una real reverencia,

cantando el Himno Patrio, rasgo el alma en cada nota

y me encanta ver lucir en mi pecho, a la izquierda,

la roja y blanca, de seda, la hermosa escarapela,

honor y honor al Perú, en todos los actos míos,

en cada nota del canto, en el verso y mi canción

porque te llevo en mi alma te saludo Perú mío,

ofreciéndote la ofrenda con sangre del corazón.

Lazy loaded component

Patria pobre (Manuel Scorza)

Yo conocí en mi patria sólo rostros vacíos,

hombres de mirada prematuramente cana,

balnearios de hueso

donde antes de tiempo veraneaba la muerte.

Yo sólo recuerdo ojos en la niebla

Así era mi padre:

un hombre que miraba la lejanía

como si él mismo estuviera por venir;

así son los que en mí caminan cuando duermo,

así son los hombres, las cárceles, los pueblos.

Yo no conocía el rostro de mi patria.

Tuvo que caérseme el corazón a un pozo;

tuve que verla con su cartel de ciego en los suburbios,

tuve que oírla llorar de miedo en las prisiones,

para comprender que la patria

era quien me dolía bajo tanto dolor.

Porque no es cierto que en mi patria

crezca una flor de espuma inmóvil,

no es cierto que el crepúsculo

coma en la mano azul de las muchachas.

Yo sólo vi pueblos ojerosos,

sementeras de gritos,

gemidos tan grandes

que ni por las calles más largas podían pasar.

Yo no tengo tardes fulgurantes

ni muchachas risueñas de amor.

Yo apenas recuerdo un país tan pobre,

que ni en el ocaso da sombra.