Conoce a Tombili, el gato callejero que tiene su propia estatua en Estambul

El minino convivió más de una década con los vecinos de la zona y, tras su muerte, ellos decidieron construir una estatua con su postura favorita. La historia conmovió en Facebook.

Aunque han pasado más de 5 años, este peludo se ganó el cariño de todos los habitantes. Foto: Facebook/Anadolu Kedisi
Aunque han pasado más de 5 años, este peludo se ganó el cariño de todos los habitantes. Foto: Facebook/Anadolu Kedisi
Tendencias LR

Con el paso de los años, los animales se han ganado un lugar importante en los corazones de miles de personas alrededor del mundo. Gracias a su tierno comportamiento y su desinteresado amor, estos pequeños se han convertido en los protagonistas de muchas historias como la de Tombili, la cual fue publicada en Facebook.

Él era un gato sin hogar que vivía en una de las más concurridas avenidas de Estambul. Disfrutaba de mirar a todo el que pasaba por la calle Ziverbey, mientras descansaba en una posición bastante particular.

Tras 10 largos años de vivir en el barrio, los vecinos decidieron fabricarle una estatua para rendir homenaje a la mascota. Foto: Facebook/Anadolu Kedisi

Como un humano cansado del trabajo, posaba su cola en la silla y reposaba la parte superior de su cuerpo en una de sus patas. Aunque no tenía una casa propia, lucía bien alimentado gracias a la caridad de los vecinos.

Según informó el medio Epik, era el felino más tranquilo del vecindario, pero lamentablemente fue víctima de una enfermedad por varios meses que acabó con su vida.

No obstante, tras 10 largos años de vivir en el barrio, los vecinos decidieron fabricarle una estatua para rendir homenaje a la mascota que nunca tuvo dueño, pero se ganó el cariño de los residentes.

Su imagen con un brazo apoyado en el respaldo de un banco mirando la calle. Foto: Facebook/Anadolu Kedisi

A través del Facebook, Anadolu Kedisi publicó unas fotografías en donde se ve la estatua del animal sentado con su habitual posición sobre la banqueta. Actualmente, el espacio parece estar siempre acompañado de alimentos para que otros gatos lleguen y puedan compartir con la estatua de Tombili.

Aunque han pasado más de 5 años, es probable que aún lo extrañen, ya que este peludo se ganó el cariño de todos los habitantes.