Postres fáciles y rápidos para disfrutar en San Valentín 2021

Revisa las más sencillas y deliciosas recetas para sorprender a tu pareja o confidente en el Día del Amor y la Amistad.

En esta época es mejor optar por opciones sencillas y económicas que se puedan preparar en casa. Foto: Difusión
En esta época es mejor optar por opciones sencillas y económicas que se puedan preparar en casa. Foto: Difusión
Tendencias LR

Este 14 de febrero es el Día del Amor y la Amistad y, si todavía no sabes cómo sorprender a tu pareja por San Valentín, no entres en pánico. Aún estás a tiempo de preparar un gesto tan dulce como llevar el desayuno a la cama o disfrutar de una tarde romántica.

Otra de las opciones favoritas para celebrar esta fecha son los dulces o ricos postres con los que podrías tener un momento agradable en la compañía de la otra persona. A causa de la pandemia por el coronavirus y el confinamiento es mejor optar por ideas sencillas y económicas que se puedan preparar en casa para un reunión íntima o una cita virtual.

A continuación, te mostramos algunas recetas con ingredientes accesibles que podrás hacer en casa de manera rápida y agradable.

Tarta de chocolate

tarta de chocolate

Para prepara este delicioso postre solo necesitas lo siguiente (receta para 2 personas):

  • 80 g de galletas tipo digestiva
  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 g de chocolate negro para postres
  • 1/2 litro de leche entera
  • 2 sobres de leche cuajada en polvo
  • 20 g de azúcar
  • 40 g de chocolate blanco para decorar.

Solo se necesitan 15 minutos para preparar esta tarta de chocolate y una hora en la nevera. El resultado no puede ser más delicioso y la receta más fácil de hacer. La clave es usar sobres de cuajada en polvo para conseguir esa consistencia tan especial. El secreto es simple: se elabora como si fuera la de una tarta de queso.

Helado de mango, plátano y melón sin azúcar

Helado de plátano

Una opción elegante y fácil de preparar para 2 personas:

  • 60 g de mango congelado
  • 60 g de melón cantalupo u otra variedad bien dulce
  • 120 g de plátano congelado
  • 10 g de mantequilla de cacahuete (opcional)
  • Menta fresca (opcional)
  • Esencia de vainilla.

Para que todo salga perfecto, debes congelar la fruta previamente, preferiblemente el día antes. Cuanto más maduro esté el plátano, más dulce será el helado, aunque también tendrá un sabor más marcado. Pélalo y córtalo antes de introducirlo en una bolsa de congelación ya pesado. También descascara y corta el mango, que deberá estar también maduro, y pésalo antes de congelarlo por separado.

Ponlo en la licuadora o cualquier trituradora los ingredientes, añade el plátano y el mango. Empieza a triturar a intervalos cortos y a gran potencia. No olvides parar de vez en cuando para remover.

Al cabo de unos minutos tendrás una crema helada homogénea. Pruébala y añade algo más de alguna de las frutas. Agrega una pizca de vainilla y cúrcuma (opcional, aporta más color) y vuelve a triturar.

El helado se puede servir directamente o guardar en un recipiente limpio para congelarlo entre 30 y 60 minutos. Remueve antes de servir por si se hubiera formado cristales al congelarse. Coloca un poco de menta fresca si lo deseas.

Mousse de fresas y queso fresco

Día de San Valentín

Te mostramos una receta para 2 personas

  • 200 g de fresa o fresón
  • 200 g de queso fresco batido desnatado
  • 2 ml de esencia de vainilla.

Lava muy bien las fresas con suavidad y sécalas con cuidado. Retira el rabito y córtalas hasta obtener medio kilo. Tritura hasta tener un puré sin grumos de fruta. Cuando termines el proceso deja reposar por dos horas.

Incorpora el queso fresco batido desnatado y escurrido. Tritura un poco más para mezclar. Se puede usar también yogur griego natural o yogur normal natural, pero que sea cremoso.

Combina y calienta en un cazo a fuego suave hasta justo llevar a ebullición. Remueve y reparte en vasitos o un gran molde grande. Espera a que enfríe un poco y lleva a la nevera, donde tendrá que reposar como mínimo dos horas.

Copas de queso fresco, mango y frutos rojos

Copas de queso fresco, mango y frutos rojos

Para 2 personas:

  • 200 g de queso fresco batido desnatada
  • 100 g de frutos rojos frescos o congelados
  • 50 ml de zumo de naranja recién exprimido
  • 1 mango maduro
  • Ralladura de lima
  • Esencia de vainilla (opcional).

El primer paso será cocinar la mezcla de frutos rojos para dar tiempo a que enfríe antes de montar las copas. Dispón los frutos rojos y añade el zumo de naranja. Coce a fuego lento al remover y machacar con la cuchara hasta que espese y reduzca. Puede tardar media hora o más.

Deja enfriar. Si deseas, tritura y cuélalo para retirar las semillas, aunque se recomienda dejarlo con el aspecto de compota y con piezas más enteras que aportan textura y sabor.

Escurre el líquido del queso fresco. Es posible usar yogur natural espeso, aunque el queso es menos ácido. Mezcla con la esencia de vainilla y, si fuera necesario, un poco de estevia o edulcorante.

Saca la carne de los mangos, que deberán ser maduros. Tritura muy bien y procura que no queden filamentos desagradables en el paladar. Mezcla con ralladura de lima fina.

Monta las copas al alternar capas de las tres preparaciones. Deja enfriar hasta el momento de servir, pero saca unos minutos antes de la nevera para que se atemperen un poco. Corona con pistachos picados o con otros frutos secos para dar un punto crujiente.

Crema de chocolate blanco y caramelo

Crema de chocolate blanco y caramelo

Los siguiente ingredientes también son para dos personas:

  • 70 g de nata
  • 20 g de caramelo líquido
  • 90 g de chocolate blanco
  • Extracto de vainilla
  • Fresas.

Cocina la nata y el caramelo mientras lo bates de rato en rato. Cuando rompa a hervir, reduce el fuego y cuece durante un par de minutos. Añade el extracto de vainilla.

Pon en un bol el chocolate blanco troceado y vierte sobre él la nata con caramelo. Mezcla cuidadosamente con una espátula para que el chocolate se funda. Cuando obtengas una crema ligeramente densa, suave y homogénea, viértela en los vasitos tras pasarla por un colador por si quedó algún grumo.

Deja enfriar a temperatura ambiente y después tapa los vasitos con film transparente. Reserva en el frigorífico hasta el momento de servir. Puedes decorar los vasitos de crema de chocolate con fresas, frambuesas, galletitas crujientes o unos barquillos.

Buen provecho.