Perrita encuentra a urraca herida, la cuida y ahora son inseparables amigos

Tendencias LR

LRTendencias

27 Nov 2020 | 20:51 h
Desliza hacia la izquierda para ver las tiernas escenas protagonizadas por Molly y Peggy, los inseparables amigos. Foto: captura de YouTube
Desliza hacia la izquierda para ver las tiernas escenas protagonizadas por Molly y Peggy, los inseparables amigos. Foto: captura de YouTube

Una perrita cariñosa que encontró una urraca abandonada dada por muerta ha adoptado al pájaro como su propio bebé, e incluso ha producido leche involuntariamente. El tierno video ha conmovido a miles en YouTube.

Una perrita y una urraca se han convertido en un dúo inseparable, pues la can encontró al ave en pésimo estado de salud cuando realizaba su paseo matutito por un bosque de Queensland en Australia. Un video compartido a través de YouTube dan muestra de la estrecha amistad entre ambos animales.

La pequeña urraca se ha convertido en un miembro más de la familia, pues desde que Peggy, como fue bautizada la perrita, la halló se preocupó mucho por su recuperación.

Lazy loaded component

Juliette Wells, la dueña de la can recogió al pájaro y lo llevó a casa y, junto con su compañero Reece buscó a un especialista de vida silvestre para el cuidado y la recuperación del ave.

En cuestión de una semana, la urraca ya se había recuperado por completo y Peggy comenzó a interesarse por ella de una manera especial, como si de su madre se tratase como muestra un video en YouTube.

Según Juliette, la perrita, de un año, suele tener miedo a las aves, pero con esta se mostró muy preocupada. Tanto que decidió “adoptarla” como su propio cachorro e, incluso, ha llegado a producir leche involuntariamente para su “nuevo bebé”.

“Estábamos sacando a Peggy a dar un paseo cuando descubrió esta pequeña urraca que estaba sola. Se veía realmente débil y no estaba nada bien”, dijo Wells en el clip de YouTube.

“No sabíamos qué hacer porque no podíamos ver a los padres por ningún lado. Luego los vimos en lo alto del árbol, pero no querían acercarse a ella. Se habría caído del nido y la abandonaron, lo que a veces puede pasar. Esperamos dos horas, pero nunca bajaron. continuó la mujer.

Tras pasar varios meses juntos, su familia adoptiva le ha enseñado a atrapar sus propios gusanos y lagartijas. Pero ella realmente cree que es un perro porque corre detrás de Peggy. Las dos ahora se han vuelto inseparables e incluso parecen tener su ‘propio pequeño lenguaje’.

Al parecer, el pequeño plumífero llegó para quedarse ya que los Wells la nombraron Molly.