EN VIVO - Castillo supera a Fujimori en etapa final de actas contabilizadas de la ONPE

Poesías cortas para el Día de la Madre: dedícale a mamá en su día

Tendencias LR

Poemas para el Día de la Madre.
Poemas para el Día de la Madre.

En este fecha especial, puedes dedicarle unos hermosos versos a tu mamá y exprésale cuánto cariño sientes por ella.

Dedicatorias Día de la Madre | Cada segundo domingo de mayo se celebra el Día de la Madre, una de las fechas más importantes en el calendario porque se trata del día de la persona que más amamos y merece los mejores obsequios, palabras y versos que pueden salir de nuestros pensamientos.

Es por eso que, para que nuestros chocolates y flores no lleguen solos, te hemos preparado un listado de los versos más bonitos de grandes escritores del siglo XX, dedicados a la madre que está, a la que partió y a las que esperan al hijo nacer. Las estrofas más hermosas escritas del hijo al corazón de su madre.

PUEDES VER Día de la Madre: tarjetas, dedicatorias y frases para entregar a mamá este 10 de mayo

Poemas para el Día de la Madre

Dulzura

Madrecita mía,

madrecita tierna,

déjame decirte

dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo

que juntaste en ramo;

deja revolverlo

sobre tu regazo

Juega tú a ser hoja

y yo a ser rocío:

y en tus brazos locos

tenme suspendido

Madrecita mía,

todito mi mundo

déjame decirte

los cariños sumos.

- Gabriela Mistral

Día de la Madre. (Foto: El Periódico)

Madre de mi alma

Madre del alma, madre querida

son tus natales; quiero cantar

porque mi alma de amor henchida,

aunque muy joven, nunca se olvida

que la vida me hubo de dar.

Pasan los años, vuelan las horas

que yo a tu lado me siento ir,

por tus caricias arrobadoras

y las miradas tan seductoras

que hacen mi pecho fuerte latir.

A Dios le pido constantemente

para mi madre vida inmortal;

porque es muy grato, sobre la frente

sentir el roce de un beso ardiente

que de otra boca nunca es igual.

- José Martí

A mi madre

Soñé que me hallaba un día

en lo profundo del mar:

sobre el coral que allí había

y las perlas, relucía

una tumba singular

Acerquéme cauteloso

a aquel lugar del dolor

y leí: "Yace en reposo

aquel amor no dichoso

pero inmenso, santo amor"

La mano en la tumba umbría

tuve y perdí la razón.

Al despertar yo tenía

la mano trémula y fría

puesta sobre el corazón.

- Ruben Darío

Día de la Madre. (Foto: El Periódico)

Enseñarás

Enseñarás a volar…

pero no volarán tu vuelo

Enseñarás a soñar…

pero no soñarán tus sueños.

Enseñarás a vivir…

pero no vivirán tu vida

Enseñarás a cantar…

pero no cantarán tu canción

Enseñarás a pensar…

pero no pensarán como tú

Pero sabrás

que cada vez que ellos vuelen, sueñen,

vivan, canten y piensen

¡Estará en ellos la semilla

del camino enseñado y aprendido!

- María Teresa de Calcuta

PUEDES VER Día de la Madre: canciones para dedicar a mamá en su día

Caricias

Madre, madre, tú me besas,

pero yo te beso más,

y el enjambre de mis besos

no te deja ni mirar…

Si la abeja se entra al lirio,

no se siente su aletear.

Cuando escondes a tu hijito

ni se le oye respirar…

Yo te miro, yo te miro

sin cansarme de mirar,

y qué lindo niño veo

a tus ojos asomar…

El estanque copia todo

lo que tú mirando estás

pero tú en las niñas tienes

a tu hijo y nada más.

Los ojitos que me diste

me los tengo que gastar

en seguirte por los valles,

por el cielo y por el mar…

- Gabriela Mistral

Día de la Madre

Madre, llévame a la cama

Madre, llévame a la cama,

que no me tengo de pie.

Ven hijo, Dios te bendiga

y no te dejes caer.

No te vayas de mi lado,

cántame el cantar aquél.

Me lo cantaba mi madre;

de mocita lo olvidé,

cuando te apreté a mis pechos

contigo lo recordé.

¿Qué dice el cantar, mi madre,

qué dice el cantar aquél?

No dice, hijo mío, reza

reza palabras de miel;

reza palabras de ensueño

que nada dicen sin él.

¿Estás aquí, madre mía?

Porque no te logro ver…

Estoy aquí, con tu sueño;

duerme, hijo mío, con fe.

- Miguel de Unamuno

Palabras a mi madre

“No las grandes verdades yo te pregunto, que

No las contestarías; solamente investigo

Sí, cuando me gestaste, fue la luna testigo,

Por los oscuros patios en flor, paseándose.

Y sí, cuando en tu seno de fervores latinos,

Yo escuchando dormía, un ronco mar sonoro

Te adormeció las noches, y miraste en el oro

Del crepúsculo, hundirse los pájaros marinos.

Porque mi alma es toda fantástica, viajera

Y la envuelve una nube de locura ligera

Cuando la luna nueva sube al cielo azulino.

Y gusta si el mar abre sus fuertes pebeteros.

Arrullada en un claro cantar de marineros

Mirar las grandes aves que pasan sin destino.

-Alfonsina Storni

Día de la Madre

Obrerito

Madre, cuando sea grande,

¡ay..., qué mozo el que tendrás!

Te levantaré en mis brazos,

como el zonda al herbazal.

O te acostaré en las parvas

o te cargaré hasta el mar

o te subiré las cuestas

o te dejaré al umbral.

¿Y qué casal ha de hacerte

tu niñito, tu titán,

y qué sombra tan amante

sus aleros van a dar?

Yo te regaré una huerta

y tu falda he de cansar

con las frutas y las frutas

que son mil y que son más.

O mejor te haré tapices

con la juncia de trenzar;

o mejor tendré un molino

que te hable haciendo el pan.

Cuenta, cuenta las ventanas

y las puertas del casal;

cuenta, cuenta maravillas

si las puedes tú contar..

- Gabriela Mistral