MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
Qatar 2022 - ¿Qué selecciones juegan este domingo 27 de noviembre?
PARO DE TRANSPORTISTAS EN VIVO - Gremios dan tregua y se reunirán con Ejecutivo el lunes 28
Tecnología

Elon Musk habla sobre el mayor competidor de Tesla y no es una compañía de automóviles

Tesla ha ganado poco a poco terreno y presencia en la industria automotriz; sin embargo, para Elon Musk, hay un competidor que tiene poco o nada que ver con motores.

No te imaginas a quién nombró el magnate como su mayor competidor. Foto: Composición LR
No te imaginas a quién nombró el magnate como su mayor competidor. Foto: Composición LR
Tecnología LR

Elon Musk tiene un concepto muy claro de su empresa de autos a electricidad Tesla. Para el magnate, no se trata de competir directamente con los fabricantes de automóviles a combustión, sino de cambiar completamente la dependencia de aquella y otras industrias por energías renovables. Ahora, el empresario ha confirmado dicha directriz en una reciente declaración.

Gracias a productos como el Tesla Model S y el Tesla Model 3, la compañía del sudafricano/norteamericano ha podido probar ante las masas la viabilidad de un parque automotriz basado en la electricidad y en energías renovables a nivel mundial.

Por supuesto, el gran titán a superar -o por lo menos igualar- es de la industria de autos a motores de combustión impulsados por gasolina y otros derivados del petróleo. Dado su éxito a gran escala con el Tesla Model 3, la compañía de Musk es comparada constantemente con pares como Ford, General Motors y marcas europeas/orientales.

Tesla no solo fabrica automóviles

La realidad no es tan simple. En primer lugar, tanto el propio Musk como la misma compañía han señalado anteriormente que Tesla no se dedica a la fabricación de autos, sino a la creación de hardware y software. Esto queda claro si observamos el gran número de otras áreas con las que la empresa cuenta.

Aun así, la palabra mayor la tiene el propio Elon Musk, quien, fiel a su estilo en Twitter, aclaró cuál considera que es el mayor competidor de Tesla: una empresa petrolera.

Elon reconoce que advirtió sobre la recesión. Foto: Twitter

El usuario Whole Mars Catalog hizo una publicación que el magnate respondió. “Atención a los shareholders que se quejan del tipo que los hizo ricos solo porque el mercado ha tenido una recesión. ‘Todo es culpa de Elon’. Amigos, él les advirtió que los precios estaban altos, les advirtió que la recesión venía. ¿Por qué lo ignoran y luego se molestan con él?”, comentó el cibernauta, en relación al alza de los precios del crudo.

El gran rival de Tesla

Elon Musk contestó de esta manera. “Pues sí, realmente lo hice (advertirlo). Aún así, también creo que Tesla tiene el potencial de ser la compañía mejor valorizada de la historia. Cuando su capitalización de mercado haciendo productos de energía sostenible exceda el que tiene Aramco, que hace combustible fósil, sabrás que el futuro será bueno para la tierra”.

De esta forma, Musk señaló que el mayor objetivo de Tesla es superar a una de las compañías de petróleo más grandes del mundo. En capitalización bursátil, Aramco es uno de los pesos pesados del crudo, además de ser dueño del 69% del SABIC, quienes fabrican productos químicos, plásticos, metales y hasta fertilizantes.

Elon Musk recibió demanda de accionistas de Twitter: ¿qué pasará con la ansiada compra de la red social?

Todo lo que parecía ser la negociación del siglo se ha convertido, posiblemente, en una pesadilla para ambas partes, pues ni a Elon Musk ni a Twitter les conviene lo que está sucediendo. Todo empezó con un requerimiento que hizo el dueño de Tesla hacia la mencionada red social, en donde le exigió que se haga un conteo oficial de la cantidad de bots que existen dentro de la plataforma. Esto complicó mucho las cosas, al punto de que Musk anunció que su futura compra se había truncado, lo que generó un declive inmediato en las acciones de la compañía de microblogging.

A penas se viralizó el anuncio de Musk, las acciones de Twitter pasaron de tener un valor de 54,20 a 39,50 dólares cada una, lo que supuso una pérdida aproximada de 8.000 millones. En esa misma línea, lo que había empezado como un acuerdo entre Twitter y Musk de US$ 44.000 millones, en la actualidad ya no valdría lo mismo, debido a esta pérdida.

Este 31 de mayo, un grupo de accionistas ha demandado a Elon Musk ante el tribunal federal de San Francisco por presuntamente haber manipulado el valor de las acciones de Twitter durante las negociaciones.