ONPE - Cómo elegir tu local de votación para las elecciones municipales y regionales MELGAR VS. RACING - Sigue todos los detalles del partido por la fecha 5 de la Copa Sudamericana

Epson HX-20: la primera laptop que revolucionó el mercado tecnológico

Este equipo portátil, además de ser uno de los mejores productos del mercado en la década de 1980, fue la primera base para la tecnología de laptops que hoy conocemos.

Conoce aquí todos los detalles de esta laptop histórica. Foto: composición LR/ Epson
Conoce aquí todos los detalles de esta laptop histórica. Foto: composición LR/ Epson
Gabriel Mejía

Hoy en día, las computadoras van perdiendo territorio a nivel internacional, debido al apogeo que vienen experimentando las laptops desde la última década. En principio, estos ordenadores portátiles se desarrollaron para poder llevar a cualquier lugar nuestras herramientas y archivos virtuales, sin embargo, los equipos actuales pueden reemplazar tranquilamente el valor que tiene una PC en casa o en el trabajo, ya que poseen sus mismas funciones, o incluso mejores.

Desde gamers hasta para realizar home office, las primeras laptops de este milenio colaboraron en la variedad tecnológica que pueda sacar una marca y en las opciones que la sociedad pueda elegir en su siguiente compra; pero ¿sabías que estos equipos tienen un pasado mucho más lejano con más de 40 años de trayectoria?

En esta nota repasaremos un poco la historia del mundo de la tecnología, para conocer cuál fue esa primera laptop que tuvo éxito en el mercado y que se convirtió en la base para que más empresas puedan desarrollar su propia línea de este tipo de productos.

PUEDES VER: Trabajo remoto: ¿qué debes tener en cuenta antes de comprar una laptop para home office?

Primeras intenciones para crear una laptop

Algunos historiadores precisan que el ingeniero Bill Moggridge creó la primera laptop de la historia en 1982, denominándola como GRiD Compass 101 y que fue una gran sensación en su momento por tener una pantalla electroluminiscente con resolución de 320 x 240 pixeles. Sin embargo, al ofrecerse a un precio extremadamente alto (más de 8.000 dólares aproximadamente), sus clientes principales fueron trabajadores de la NASA, por lo que quedó en el olvido de los clientes y usuarios de tecnología.

El verdadero primer registro de un ordenador portátil en la historia nos remonta al año 1968, cuando el informático americano Alan Kay crearía el Dynabook, el cual era un simple equipo de escritorio que podía llevarse a todos lados. No obstante, la máquina era dirigida para un público objetivo menor, pues se diseñó para que los niños puedan llevar a cabo tareas escolares. En tanto, al tener un tamaño tan grande, era complicado poder trasladarla de un lugar a otro, por lo que ninguna marca o compañía importante apostó por este proyecto.

Fue en realidad en 1981 cuando una laptop de verdad pudo ofertarse a un precio coherente para los clientes, con los detalles necesarios para poder suplantar una computadora común.

Lazy loaded component

Epson HX-20

La década de los 80 se caracterizó por tener los principales productos y servicios que en un futuro revolucionaría la tecnología, pues, por ejemplo, en el mundo de los videojuegos, las desarrolladoras se batían constantemente por ver quién sacaba la mejor consola cada periodo. En el caso de las computadoras, no era la excepción, aunque el reto era aún más complicado, puesto que la portabilidad era un tema más que urgente para la comunidad.

Por esos años, las máquinas ya acoplaban de a pocos las características exigidas, pero tenían algún otro defecto que deterioraba sus presentaciones. Algunas eran muy grandes, otras demasiado pesadas, mientras que ciertos equipos consumían cantidades elevadas de energía, factor que fue más complicado de mejorar. La compañía japonesa Epson se propuso como meta implementar en 1980 estos artículos en una sola máquina, pero tuvieron que esperar hasta el siguiente año para poder revelar su Epson HX-20, la primera laptop con éxito en el mercado.

La efectiva y glamurosa promoción de este portátil fue una de las claves para su éxito, ya que el equipo de comunicaciones de Epson anunciaba en cada comercial y flyer que su nuevo producto aguantaba hasta 50 horas de batería sin necesidad de realizar una recarga. Asimismo, aún sin la distribución mundial de los lectores de CD, la unidad de microcassette era el boom del momento, por lo que los usuarios vieron con buenos ojos este elemento.

PUEDES VER: Los 5 videojuegos más populares que podías probar en PC cuando se iba el Internet

Especificaciones y detalles

Con casi el mismo tamaño de una hoja de papel A4, el Epson HX-20 incorporó una pequeña pantalla LCD monocroma de 120×32 píxeles, que permitía visualizar a los usuarios hasta cuatro líneas seguidas de 20 caracteres cada una. Sobre el CPU, para este equipo se utilizaron dos microprocesadores Hitachi 6301 de 8 bits, mientras que la memoria RAM estándar era tan solo de 16KB, aunque, sin mucha diferencia notable, podía ampliarse a 32KB.

Como se mencionó previamente, su batería de níquel cadmio aseguraba una larga duración, independiente de una carga próxima o red de corriente cerca. El teclado, según testimonios de los primeros clientes, era bastante cómodo y agradable de usar, pues sus 68 teclas estaban bien distribuidas en el clásico formato QWERTY. Además, el portátil podía conectarse con una impresora matricial y de tamaño reducido.

Lazy loaded component

Intel 4004: el primer CPU de la historia que revolucionó los microchips

La historia de estos chips viene desde la década de los 60, cuando la informática quería revolucionar la tecnología de dicha época, por lo que Intel junto a sus empresas cooperativas pusieron en marcha un proyecto para crear un microprocesador al alcance de todos. Fue así como a inicios de los 70, precisamente en noviembre de 1971, se lanzó el Intel 4004, el primer CPU disponible en el mercado internacional.

Principales características

Si bien esta obra se le adjudica a Intel, como empresa encargada de lanzarlo, el crédito general es otorgado al ingeniero eléctrico y físico italiano Federico Faggino, quien fue el diseñador que puso los primeros cimientos de este microprocesador comercial.

El Intel 4004 constaba de 4 bits y tan solo estaba conformado por 2.300 transistores con una velocidad máxima de 750 kHz. Asimismo, era alimentado por un diseño de 16 pines, una cantidad muy mínima a comparación de los actuales procesadores de duodécima generación, como el Alder Lake de Intel Core, que se nutre mediante un diseño de 1700 pines.

Con el tamaño de una uña humana, ofrecía la misma potencia de cálculo que el primer ordenador electrónico construido en 1946, el cual era tan grande que llenaba una habitación entera, por lo que nunca salió a distribuirse en ninguna tienda. El procesador no admitía interrupciones, pero tenía una composición de tres niveles.

Los chips ROM 4001 incluían un puerto de entrada/salida de 4 bits, mientras que los dispositivos RAM 4002 tenían un puerto de salida de 4 bits. Por su parte, el registro de desplazamiento 4003 fue diseñado para interactuar con estos puertos. Juntas, estas interfaces proporcionaron un método para vincularse con teclados, impresoras y otros dispositivos.