¿Qué son los hackers éticos y en qué se diferencian de los cibercriminales?

La piratería ética está tomando mayor valor en las empresas que operan con sistemas y redes complejas, ya que esta podría anticiparles cualquier tipo de ataque cibernético.

Las empresas quieren reforzar su seguridad por medio de los hackers éticos. Foto: composición LR/ Envato.
Las empresas quieren reforzar su seguridad por medio de los hackers éticos. Foto: composición LR/ Envato.
Videojuegos LR

La tecnología ha avanzado a tal punto de poder almacenar todo tipo de información, la cual flota a la deriva en una web cada vez más vulnerable. En los últimos años, los delincuentes han utilizado el internet para poder acceder a datos personales y configurar softwares a su favor, en otras palabras, lo que hoy en día se conoce como hackeo.

Aquellos que recurren a esta actividad para fines negativos son llamado cibercriminales, pero, ¿qué ocurre cuando esta práctica se utiliza con otros fines? Actualmente, el término hacker ético ha tomado mayor importancia para las empresas, pues son los encargados de detectar todo tipo de vulnerabilidades de cierto sistema.

Estos agentes expertos en informática se dedican a la actividad profesional de resguardar la seguridad de los datos de una compañía y solucionar las posibles fallas internas. De igual modo, trabajan para las empresas de manera legal y están totalmente capacitados para poder infringir y distribuir la información necesaria.

Evidentemente, comparado con los cibercriminales, los hackers éticos actúan en contra de ellos, pues laboran con principios para que las compañías no sean víctimas de robo de información. Asimismo, supervisan los errores tecnológicos para anticipar algún caos cibernético que luego no pueda ser manejado.

PUEDES VER: Hackers: las técnicas que utilizan para burlar la autenticación en dos pasos

¿En qué se diferencian con un agente de ciberseguridad?

Es necesario enfatizar que no cualquier especialista en ciberseguridad es considerado como un hacker ético, pues la principal diferencia es que estos últimos son contratados para irrumpir en un sistema sin previo aviso, con el fin de atacar y poder determinar qué tan débil es.

Dicho esto, las corporaciones solicitan estas labores para poder establecer nuevos regímenes tecnológicos a partir de una infiltración que simula la de un hacker con malas intenciones, pero que en realidad trabaja conscientemente en lo que se quiere lograr.

Por su parte, el agente de ciberseguridad tiene como misión implementar la seguridad en las redes y administrar que los sistemas y redes estén en buen estado. Prácticamente, el hacker ético trabaja de la mano con estos especialistas.