AHORA - Guido Bellido convoca esta noche a los ministros en Palacio de Gobierno

Smartphone: Europa podría prohibir las apps que vienen preinstaladas en tu teléfono

La nueva Ley de Mercados Digitales en Europa podría apuntar hacia la práctica de incluir apps en los teléfonos desde fábrica.

"La guerra contra el bloatware" ha llegado a los smartphones. La Unión Europea podría investigar los efectos negativos a la privacidad y la competencia libre que suponen los aplicativos preinstalados en los smartphones. Foto: The VPN Guru
"La guerra contra el bloatware" ha llegado a los smartphones. La Unión Europea podría investigar los efectos negativos a la privacidad y la competencia libre que suponen los aplicativos preinstalados en los smartphones. Foto: The VPN Guru
Tecnología LR

Si llevas usando tecnología de consumo para usuario final desde hace algún tiempo, lo más probable es que estés familiarizado con el ‘bloatware’, aunque quizá no con el término. Se trata de todo tipo de software (como las propias apps) que viene instalado “de fábrica”, tanto en computadoras, tablets, smartphones y demás. Pues bien, en la Unión Europea, están tomando un rumbo que podría llevar a su desaparición en un futuro.

¿Tan grave es el ‘bloatware’? Si bien tener aplicaciones preinstaladas en tu teléfono, laptop o tablet no se traduce necesariamente a un riesgo de seguridad, sí representa la imposición de cierto tipo de productos que, en muchos casos, no puede siquiera desinstalarse.

Un caso conocido —y que demuestra la poca simpatía con este tipo de prácticas—involucró al propio Bill Gates a fines de la década de los noventa, cuando un grupo de usuarios de Linux protestaron públicamente. Su queja fundamental era que el mercado estaba plagado de computadoras con Windows instalado, por lo que tenían que pagar la licencia incluida en el precio final. La manifestación se hizo conocida como “Windows Refund Day” y el popular sistema operativo de Microsoft era, en ese caso, el indeseado ‘bloatware’.

Si bien este es un caso extremo, la idea de obligar al consumidor a usar un tipo de software (de cualquier nivel) siempre ha estado envuelta de polémica. En los últimos años, se trasladó de la computadora personal al smartphone, con Android como gran terreno a explotar, por parte de casi la totalidad de fabricantes.

Ahora, en la UE, se están avizorando esfuerzos por llegar a la raíz del malestar. Una nueva ley de Mercados Digitales ha dado un primer paso, pues “permite a los usuarios finales desinstalar cualquier aplicación de software preinstalada”.

Pese a tal medida, la visión de quienes ven el problema más profundamente (especialmente de algunos desarrolladores) apunta a que es necesario una regulación por motivos de privacidad y libre competencia, temas en los que la Comisión Europea se muestra vigilante, como con el caso Facebook.

Lo cierto es que la existencia de bloatware responde a cuestiones comerciales (acuerdos con desarrolladores). Google está alejada de la ecuación, pues la decisión de incluir ‘bloatware’ recae directamente en los fabricantes de hardware. Asimismo, las empresas son conscientes que pese a que los usuarios tengan libertad de desinstalar las apps que deseen, en la práctica son muy pocos los que lo hacen.

“El 95% de las personas nunca cambia su configuración predeterminada, lo que significa que incluso si los usuarios tienen la capacidad de desinstalar, es muy probable que una aplicación predeterminada siga siendo una aplicación predeterminada”, indica el fundador de ProtoMail y otros servicios similares.

“Las aplicaciones predeterminadas como Gmail, Chrome, Google Search, etc. son pilares clave del modelo de negocio de recopilación de datos de Google y, por defecto, se oponen fundamentalmente a proteger la privacidad de los usuarios”, agrega.

En cualquier caso, la iniciativa de la Unión Europea por observar el fenómeno ‘bloatware’ corresponde a una primera instancia por identificar y socorrer estas vulnerabilidades a la competencia leal y la privacidad de los usuarios, si es que fueran encontradas. Todo dependerá de cómo ejerzan la regulación que tomará lugar en cuanto la ley sea publicada.