¿Sabías que WhatsApp no se creó como una app para chatear?

Tecnología LR

larepublica_pe

10 Ene 2021 | 20:01 h
WhatsApp era muy diferente a como es hoy en día en sus inicios como app exclusiva para iPhone. Foto: YouTube/Old Wide Web
WhatsApp era muy diferente a como es hoy en día en sus inicios como app exclusiva para iPhone. Foto: YouTube/Old Wide Web

Millones de usuarios siguen utilizando WhatsApp, pero desconocen sus orígenes. Descubre para qué servía en su primera versión de 2009.

WhatsApp, la app de mensajería más popular del mundo está envuelta en una reciente polémica por su nueva política de privacidad, por lo que sus desarrolladores hasta invitaron a los usuarios a descargar otras alternativas, en caso no estén de acuerdo. La aplicación, sin embargo, no fue creada como una herramienta para chatear. ¿Quieres saber sus orígenes?

WhatsApp lleva bastante tiempo liderando el mercado de aplicativos móviles con el que podemos usar nuestro número de teléfono para crear una cuenta y acceder a un chat gratuito, móvil y automático con el que podamos comunicarnos con nuestra lista de contactos.

Aun así, muchos seguramente desconocen que los orígenes de la aplicación nos llevan a un uso muy diferente. Aquí te contamos para qué servía hace más de 10 años, cuando sus creadores Jan Koum y Brian Acton fundaron la compañía.

En 2009, Jan Koum, un emprendedor ucraniano-nortaamericano y extrabajador de Yahoo!, se unió a Brian Acton, quien también estuvo en las filas de Adobe y Apple. Su idea era simple, pero ya revolucionaria: hacer que la agenda de contactos de los smartphones sea más útil.

La motivación venía directamente de la experiencia de Koum, quien en mayo de 2009 expuso sus ideas en el foro Flyertalk, lo que marcó la fuente de inspiración para WhatsApp: “Detesto cuando la gente intenta contactarme mientras estoy en un avión o el extranjero. Por eso me pregunté: ¿no sería genial poder poner un estado en mi iPhone, como el que ponemos en Skype o Yahoo Messenger”.

La idea de WhatsApp, en un inicio, era de servir como una agenda de contactos que pudiera mostrar oraciones debajo de nuestros nombres, de manera que podíamos señalar si estábamos ocupados o no con avisos como “en el vuelo de camino a Japón”, “de vacaciones”, “llámame en dos semanas”, etc.

Los estados podrían programarse y cambiarse de acuerdo a horarios, pero lo más característico de esta primera concepción de WhatsApp es que utilizaba la información de tu agenda de contactos, algo que luego evolucionaría hasta permitir los mensajes directos.

La novedad no tardaría mucho en llegar, pues sería la versión 2.0 la que por fin integraría los mensajes. Esto provocó que su popularidad crezca, con lo que alcanzó en poco tiempo 250.000 usuarios. El resto es historia. WhatsApp fue comprada por Facebook en 2014 y ahora es la app de mensajería más usada del mundo.