Noticias de Southern

Informe. Son jóvenes, algunos menores de edad, entrenados en el uso de la huaraca para atacar a los policías que intentan poner orden en el Valle de Tambo. Forman la primera línea de las manifestaciones antimineras. Van con los rostros cubiertos. Son actores del clima violento que persiste en Islay a casi 45 días de huelga.

El problema es que este movimiento social no tiene dirigentes ni líderes visibles, representativos o potenciales. La única base gremial es “construcción civil”, cuya actuación es más operativa que estratégica.

Mollendinos y tambeños. Protestas contra el proyecto Tía María han polarizado a los habitantes de Islay. Hay enfrentamientos entre los agricultores del valle de Tambo y pobladores de Mollendo. Un escenario parecido ya se vivió en el 2015, cuando decenas de familias huyeron de sus casas, amenazadas. Marchas a favor y en contra

Carlincatura del sábado 14 de septiembre de 2019