Noticias de Historia

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la estatua de dos metros de altura podría representar a una mujer de élite más que a una deidad.

La presencia de la Expedición Libertadora del Sur en el virreinato peruano, desde septiembre de 1820, continuó movilizando las voluntades de patriotas que, a lo largo y ancho del territorio, se venían organizando en sus respectivas localidades. El norte del Perú fue un ejemplo de ello. Con la proclamación de la independencia de Lambayeque y Trujillo, ese gran espacio se constituyó en el primero en unirse a la causa de la patria. Las independencias se siguieron declarando, una historia en la que el marqués de Torre Tagle tuvo un innegable protagonismo.

René Farrait es uno de los varios exintegrantes del grupo que han acusado de abuso al mánager Edgardo Díaz.

Entrevista a la historiadora peruana quien, de cara al año del bicentenario, analiza los recientes episodios de crisis que nos dejó el 2020.

Homenaje a la gloria. Brígida Silva de Ochoa, María Parado de Bellido y las ‘Heroínas Toledo’. En total, serán acuñadas 10 millones de unidades por cada uno de los motivos.

El siglo XXI y el tercer milenio, contrario a lo que se creía, no empezó el 1 de enero de 2000, sino el 1 de enero de 2001. ¿Cómo surge esta confusión temporal?

El Ejército Libertador cuenta con un aliado tan poderoso como los propios cañones: la profunda crisis económica del régimen colonial. El virrey José de la Pezuela hace esfuerzos denodados por extraer recursos de los comerciantes más pudientes y rematar bienes de los jesuitas para financiar al ejército realista. A medida que los insurgentes consolidan el cerco de hierro sobre Lima, el hambre y la desesperación se apoderan de la capital, pero también atiza la llama de la libertad en las tres veces coronada villa.

Homenaje. Tenía 94 años. Su sobrina, la investigadora y docente universitaria Teresa Tovar, resalta lo mejor de su trayectoria profesional en esta semblanza.

¡Extra, extra! ¡Deserción del batallón Numancia! El virrey Pezuela ha caído en la cuenta de que el enemigo está a punto de ejecutar una operación tenaza alrededor de Lima, y ordena el desplazamiento de Ricafort de Arequipa a Huamanga; de O’Reilly de Lima a Cerro de Pasco; y de Valdés de Lima a Chancay, para confrontar los dos frentes abiertos por el Ejército Libertador. El 3 de diciembre de 1820, mientras Ricafort bate la retaguardia patriota en Huamanga y se apresta a destruirla en Cangallo, el batallón realista Numancia, fogueado en numerosas batallas a lo largo del espinazo andino, deserta en masa y se une a la causa patriota.

El Ejército Libertador, con unos 4 mil soldados, desembarca en Huacho, a 140 km al norte de Lima, mientras el virrey Pezuela no termina de asimilar el duro revés que ha significado la captura del buque insignia de la armada española, la Esmeralda, en la mismísima rada del Callao. A pesar del éxito de la audaz operación naval liderada por el almirante Cochrane, la madrugada del 6 de noviembre las discrepancias de estrategia entre el general San Martín y el marino inglés se acentúan.

Una nueva lectura de la célebre leyenda fundacional del Tahuantinsuyo derriba la visión militar que se tenía de los héroes que forjaron una cultura que se extendió por todo el área de influencia de la Cordillera de los Andes.

Antes de anoche, 6 de noviembre –200 años atrás–, cayó en manos patriotas la Esmeralda, buque insignia de la armada española, en el Callao. La fortaleza Real Felipe y las otras baterías en la costa abrieron fuego, pero no lograron evitar la captura. La escuadra libertadora al mando de Cochrane –quien resultó herido en el asalto– mantiene el bloqueo sobre el puerto. El general San Martín se encuentra en Ancón, mientras que en la sierra central marcha Álvarez de Arenales sin confrontar aún mayor resistencia por parte de los realistas.

Antes de su sentencia Micaela Bastidas dijo: “Por la libertad de mi pueblo, he renunciado a todo, no veré florecer a mis hijos”

Pisco, 24 de octubre de 1820. El general San Martín presentó hace tres días la nueva bandera del Perú independiente, roja y blanca. Ese mismo día, Ica proclama su independencia del yugo español, mientras que una facción de las tropas comandadas por el general patriota Álvarez de Arenales se aproxima a Huamanga. La retaguardia realista, comandada por el general Quimper, ha sido batida en Palpa, Nazca y Acarí. El virrey Pezuela se atrinchera en Lima ante la incertidumbre de cuál será la siguiente movida del Ejército Libertador.

Se ganó el respeto de todos en ambos países. “Coronel Francisco Bolognesi Cervantes, héroe del Perú, ejemplo de valor y cumplimiento del deber”, se consignó en el monumento.

Cuando fue elegido, el mandatario renunció a su sueldo público para donarlo a causas solidarias. Durante su Gobierno se destacó la carrera espacial y la crisis de los misiles de Cuba.

Lima, plaza fuerte de los realistas con 10 mil soldados, más del doble que los de la Expedición Libertadora que han desembarcado en Paracas, es un caldero de conspiraciones a favor de la causa patriota. Líder en la sombra de los planes desestabilizadores y fuente invalorable de información clasificada, destaca un joven aristócrata limeño de 37 años de edad, José de la Riva Agüero y Sánchez Boquete. Autor de “Las veintiocho causas”, en ese texto resume por qué los americanos deben independizarse de España. Los españoles lo vigilan de cerca, pero Riva Agüero teje una impresionante red de informantes y contactos, incluso con las guerrillas.

Han transcurrido 30 días desde el desembarco del general San Martín en Paracas y la noticia corre como reguero de pólvora. Un brazo del Ejército Libertador marcha desde Pisco a la sierra, y Guayaquil, hoy Ecuador, sorpresivamente proclama su independencia en un putsch militar incruento, el 9 de octubre de 1820, que tuvo entre sus protagonistas a un inquieto arequipeño. Guayaquil era entonces el astillero más importante del Pacífico Sur.

Se trata de la caminata prehistórica más larga jamás registrada. Las huellas relatan una increíble historia maternal.

Aniversario. La institución establecida por José de San Martín no solo resguarda nuestra soberanía sino que también ayuda durante fenómenos naturales o pandemias.

Historia. Tenía 101 años. Luchó en la Guerra Civil Española y se enroló en la Legión Extranjera contra los nazis. Fue preso en el campo de concentración en 1939.

Unos cuatro mil soldados han desembarcado hace menos de un mes en Paracas y se han acantonado en Pisco. Se trata de la Expedición Libertadora comandada por el general San Martín. En Lima, el virrey De la Pezuela plantea un armisticio para negociar la paz. Luego de siete días de tensas discusiones en Miraflores, la negociación acaba de fracasar. San Martín ordena entonces iniciar la campaña bélica.

Las pinturas rupestres no fueron de exclusividad de los hombres. A raíz de un análisis de huellas, se descubrió que las mujeres también tuvieron un rol importante en una de las manifestaciones artísticas más antiguas de las que se tiene registro.

Entregadas por el ministro de Relaciones Exteriores. Sesenta y cinco piezas pertenecientes al Patrimonio Cultural de la Nación

En esta instantánea se ve a un soldado del Ejército Peruano ayudando a una anciana a caminar y a cargar su bolsa de víveres, luego de la operacón Tayta.

Historia

Historia
martes 19 de enero del 2021Carlincatura