Noticias de Choque y fuga

Si bien fue Vizcarra quien accionó su guantelete con un chasquido de dedos, fueron los propios fuji-acciopopu-upepe-apristas los que se fueron suicidando de a pocos

Sé que a don Javier Velásquez Quesquén lo han llamado cariñosamente Sipán, tal vez por esa dulce carita que recuerda tanto a un huaco moche, pero de allí a pensar que podría ser el dueño del codinome homónimo hay mucho trecho y mala fe.

Maritza Espinoza advierte lo que podría pasar con los partidos en un posible adelanto de elecciones.

Maritza Espinoza escribe sobre la tensa relación entre el presidente Martín Vizcarra y el Congreso.

“¿Acaso posee don Pedro capacidades de hipnotizador y puede obligar a cumplir su voluntad a cualquier congresista o, incluso, hacer que Tamar Arimborgo cacaree como gallina?”

Solo por eso, desde acá, le imploramos, señor presidente: disuélvalos con confianza, tiene todo nuestro apoyo.

Pero, si entonces no hubieras votado por Alan, seguro que Humala se hubiera importado toditito el modelo chavista y hoy serían los venezolanos los que estarían echándonos de Caracas.

Lo cierto es que, con Keiko o sin Keiko, Fuerza Popular tiene tantas probabilidades de resurgir de sus cenizas como un cigarrillo pisoteado en el césped.

En estos días salió a flote lo peor de la xenofobia local (como si ya no fuera suficiente con la que sufren los migrantes venezolanos cada día).

¿Y qué decir de aquellos padres que se avergonzaron de sus hijos gays como si fueran ladrones o asesinos? ¿Qué de aquellos que intentaron “curarlos” o forzarlos a vivir dobles vidas en aras de la opinión ajena?

Por ejemplo, que muchas de las bebidas gaseosas “sin azúcar” llevan, en realidad, altísimas cantidades de… azúcar; que lo que nos venden como alimentos “light”, lo único que tienen de light, casi siempre, es el peso.

2019 M10 20Carlincatura