He vuelto a un país donde la clase media vive detrás de rejas y alambres de púas electrificadas

Plataforma_glr
06 Dic 2015 | 18:30 h

Entrevista. Jon Lee Anderson. Periodista y escritor invitado al Hay Festival

El periodista norteamericano Jon Lee Anderson estuvo en casi todas las guerras de las últimas décadas. Es considerado uno de los cronistas más notables. Al Perú no ha vuelto desde 1982 y lo que ha encontrado es una clase media social emergente que vive entre rejas asediada por la delincuencia. En esta entrevista habla de eso y el terrorismo islámico.

PUEDES VER: Arequipa será capital de cultura del mundo con el Hay Festival

¿Tantos años en el frente de guerra no lo perturban?

Sí, porque creo que se avecina un conflicto mayor (por el terrorismo  islámico) donde muchos morirán  .  Eso me pone triste. Algunos amigos míos fallecieron cruelmente como víctimas de esta contienda. James Foley es un ejemplo (fotoperiodista americano decapitado cuyo video se difundió en internet)

¿En esta guerra los periodistas corren más riesgo, resultan un estorbo ?

Ahora los grupos extremistas hacen a los periodistas a un lado y utilizan el internet para propagar la guerra. Érase una vez que grupos semiextremistas nos buscaban para hacer su propaganda. Nosotros más o menos hacíamos lo que nos parecía para representar  su punto de vista. Ser periodista era un papel más o menos consagrado para ambos lados en los conflictos. Hoy no nos necesitan, ellos pueden exhibir sus cadáveres, sus decapitaciones y propagar su terror a través de las redes  y nosotros nada más estamos ahí a la deriva como observadores intentando interpretar y analizar los hechos pero nos han hecho aparte. Por eso nos matan. 

¿Esta limitación en el trabajo del periodista hace que no se pueda ver las cosas en su real magnitud?

Claro, lamentablemente, lo que hoy en día suelen llamarse medios de comunicación, muchas veces solo son grabaciones de celular o una cuenta de twitter. Son propagaciones bastante catastróficas del mundo que ayudan a los extremistas. Y los que no son violentos se ven más y más pueriles. Cada vez que matan a alguien en París, se socava el equilibrio mundial y la noción de confianza y seguridad que tienen millones de personas en todo el mundo. Con 140 muertes, ISIS logró un impacto a nivel mundial, todos se sienten menos seguros en Perú en Bután, en Australia y en donde sea. Es un tiempo difícil. Lo que consideramos que son los medios propagan y hacen la labor del terrorista. A menos que dejemos el Internet... y quizá no sea malo.

¿Dejar el Internet?

No sería mala idea. Escuché a un analista de la inteligencia norteamericana decir una y otra vez después de San Bernardino ( matanza de 14 personas en EEUU) que los servicios no sabían cómo rastrear las comunicaciones de los terroristas, porque ellos utilizan el internet profundo. Si se empieza a utilizar para propagar el terror, e inclusive ofrecer una red para los terroristas con dimensiones mundiales, quizá deberíamos volver a las cartas y palomas comunicadoras. Lo digo entendiendo que no es una salida realista, como un exabrupto.

Se siente más miedo al Estado Islámico que a los conflictos provocados por el narcotráfico

Pero es por los celulares, porque se propaga el terror de lo que hace ISIS a través de las redes. Todos estamos amedrentados por lo que vemos. Mas bien si un narco mata a otro en México o Perú, uno siente que solo se da entre ese ámbito, por supuesto que hay gente civil que son cargados en esos conflictos. En general sentimos inseguridad por la presencia del hampa y la corrupción que hay en estos lugares donde el Estado es débil, pero el terror que proviene de los ataques en París es una cosa que se riega por el mundo.

¿Estamos en el inicio de una tercer guerra mundial?

No quisiera decir eso tal cual, pero por primera vez desde los años 40 se requiere una alianza de naciones para acabar con un mal mayor. Aún no hemos llegado a hablar de millones de víctimas todavía. Esperemos que esto se pueda zanjar.

¿Esto se incuba desde el 11 de setiembre del 2001 cuando derribaron las torres gemelas ?

No, desde antes. De hecho se agudizó a partir de allí, con la torpeza de George Bush y Blair de invadir Irak. Y luego irse sin derrotar al enemigo. Convencieron al yihadismo de que podían ganar. Pero esto se remonta a la revolución de Iran, donde se estableció por primera vez las nociones expansivas del Islam político.

¿Occidente permitió que el Estado Islámico avanzara?

Hay muchos factores. Hay países, presidentes, jeques y una serie de elementos históricos  para que llegáramos a esto. Pero al final los responsables  son los del Islam, no estoy diciendo con esto que hay que borrar a todos los musulmanes. Estoy diciendo que hay una interpretación literal y extrema del Islam. Hay que aniquilar al Estado Islámico así como habría que aniquilar a los nazis. No se puede negociar con ellos. Ven cualquier flaqueza nuestra como síntoma de debilidad y aprovechan para atacar más. Hay que utilizar elementos de guerra total contra ellos, de la mano de una política extremadamente delicada para no caer en xenofobias o persecuciones de gente inocente o de la religión. Pero eso solo es posible si emergen líderes del mundo musulmán que reconocen que tienen un problema y es suyo. Nada justifica el grado de brutalidad que esa religión ahora pregona en el mundo. Ellos tienen el problema al interior de su cultura y lo tienen que atacar. Se tiene que llevar en una reforma dentro del Islam, donde conceptos como el Yijad no sean permitidos jamás, sean extirpados del lenguaje.

Sobre su disertación ayer en la universidad San Pablo, algún momento hablaba sobre el régimen cubano, y se molestó porque el auditorio se empezó a vaciar

No sé, vi que un montón de gente se fue y lo dije como una provocación, no se.

¿Quizá porque términos como reivindicación social y socialismo le recuerdan a algunos sectores  lo que fueron los años de violencia en el país?

Pero Sendero apenas reivindicó socialmente a nada. Comenzaron a colgar perros y matar gente a mansalva y lo hizo el Estado en represalia también. No soy experto de lo que pasó, pero si el ciudadano común se asusta por el término reivindicación social está muy mal. Quizá por eso el país tiene un Estado minúsculo que no defiende a los derechos de la gente indígena, que permite que el Perú se convierta en el primer productor de cocaína en el mundo, que arrasa con sus bosques y montañas para entregarle a los chinos y canadienses como si esto fuera una novela de Conrad. La reivindicación social hace falta en cualquier pueblo.

Refirió que su retorno al Perú es uno de los que más le chocó

He vuelto a un país, donde la clase media para arriba vive detrás de rejas y alambre de púas electrificadas, con índices de inseguridad muy altas, con casinos por todos lados, que para mí es sinónimo de una sociedad a la deriva. Son lugares del hampa, por lo menos donde  se puede lavar dinero. Yo vuelvo a un país sin líderes nuevos, con los tres grandes líderes políticos de los últimos años tras las rejas (Fujimori, Abimael Guzmán, Vladimiro Montesinos). Qué pasa aquí, yo me pregunto, que solo tienen a Keiko Fujimori, Alan García y Toledo y nadie cree en ellos. Veo que este es un país que está yendo a las urnas y nadie cree en nada. No he visto nada de entusiasmo entre los jóvenes y es una pena 

¿Esta sociedad cambió desde que se fue?

Esta sociedad no es mejor a la que dejé 1982, a mi juicio es peor. Era un país corrupto y lo sigue siendo. Es mi impresión no digo que sea la verdad absoluta. En general, en América Latina, hubo una degeneración total en los últimos 30 años. Tu vas a Venezuela y es un lugar desastroso, vas al Salvador y ese país tiene un problema casi sociópata, antes había una guerra civil y ahora es el país más sanguinario sobre la faz de la tierra por la cantidad de pandillas. Mucho dunkin donuts, pero la gente  se confunde y cree que cuando llegan marcas internacionales llegaron al paraíso y eso pasó en Perú.

Y hasta Lima, yo me quedé espantando, los ríos siguen llenos de basura hace 30 años, no han hecho nada. La Victoria sigue tan candente como siempre, la gente tiene más carros punto. Yo estoy hablando fuerte, porque una vez yo viví acá y sentí un afecto profundo. Porque no ha de ser así coño. El Perú está lleno de talento y una diversidad cultural excepcional y es como que lo están tirando en el tacho.