Alumnos de un colegio arequipeño estudian en medio del polvo y cables expuestos

Desalojo anticipado. Municipio pidió que estudiantes dejen antigua infraestructura. Pasaron cinco meses y no se inicia la reconstrucción de su plantel. El director, maestros y padres de familia, pidieron aulas prefabricadas a entidades públicas. Sin embargo, hasta el momento no se tiene 

Desalojo anticipado. Municipio pidió que estudiantes dejen antigua infraestructura. Pasaron cinco meses y no se inicia la reconstrucción de su plantel. El director, maestros y padres de familia, pidieron aulas prefabricadas a entidades públicas. Sin embargo, hasta el momento no se tiene 

"No me gusta el polvo que entra a mi clase, ensucia mis cuadernos", dice Eduardo a sus cortos 7 años

PUEDES VER: Chicos genios de las ciencias vienen de Huancavelica, Junín y Pasco

La tierra que ingresa por los costalillos rotos, el calor que convierte al salón de tripley en un horno, incomodan también a Delia, Anita y Luis. Todos ellos están condenados a estudiar en aulas precarias por tiempo indefinido.

Desde hace cinco meses (1 de julio), los mil 200 alumnos del colegio Víctor Andrés Belaúnde, en el distrito de Cerro Colorado, fueron trasladados al campo deportivo del mismo nombre.

Aprender sobre la tierra, fue la única alternativa que encontró el director Mario Bedregal Hurtado, para que todo el alumnado permanezca junto, mientras la infraestructura del plantel es reconstruida por el Banco de Crédito del Perú (BCP). La entidad bancaria firmó un convenio con la comuna de Cerro Colorado para ejecutar el proyecto bajo la modalidad de Obras por Impuestos, valuada en 8 millones 799 mil soles.

"Nos pidieron desalojar, pero la obra ni comienza. Mis niños están muy incómodos", se quejó Bedregal. 

Negligencia

Luego de que se firmara el convenio este año, al revisar el expediente técnico se dieron cuenta de que el monto de la obra sobrepasaba los 17 millones de soles. Por ello, replantearon y modificaron el proyecto y se inició un nuevo trámite para verificar su viabilidad ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), pero ahora por 12 millones 500 mil soles.

"Mantenemos comunicación constante (con el MEF). Esperamos que nos digan que el monto es correcto para dar pase a que la empresa inicie los trabajos", sostuvo Roberto Aybar,  jefe de la Oficina de Programación e Inversiones (OPI) del municipio cerreño.

Agregó que solicitaron el desalojo anticipado de los estudiantes, ante la expectativa de inicio de obra

Molestias y riesgos

Los reclamos también vienen de los maestros. La profesora Benigna Chalco, contó que el ruido de los salones vecinos desconcentran a los niños. "El rendimiento no es el mismo pero tratamos de cumplir con la currícula. No podemos trabajar así", enfatizó.

En tanto la educadora Macarena Pérez, integrante del Comité de Prevención de Riesgos y Desastres, señaló que los niños están en riesgo eléctrico, debido a que los cables de luz están expuestos. Además su improvisada infraestructura podría colapsar ante un movimiento telúrico. 

"Las aulas se convierten en invernaderos por los techos de calamina, y para la época de verano se pronostican fuertes lluvias. Los salones podrían colapsar", advierte.

Los desayunos de las mañanas también son contaminados por el abundante polvo. "Varios escolares sufrieron de conjuntivitis por la tierra", añade el sub brigadier escolar, Steysi Campos López, del sexto grado.

Un año durará obra

"Un año durará aproximadamente la obra", indicó el titular de OPI, Roberto Aybar. Con ello, la principal preocupación de padres y profesores, de empezar un nuevo año académico (2016), bajo esas condiciones, sería irremediable.

Para remediarlo solicitaron a la Unidad de Gestión Educativa Local (Ugel) Norte, a la Gerencia Regional de Educación de Arequipa (GREA) y hasta al Gobierno Regional de Arequipa (GRA), diez aulas prefabricadas. Sin embargo, hasta el momento no obtuvieron respuesta.

El mejoramiento del servicio educativo Víctor Andrés Belaunde, data de 2012. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO